Enlaces accesibilidad

34 años para la Constitución española y una celebración de estreno.

La Constitución celebra hoy su aniversario oficial por primera vez en el Senado

  • También se estrena en el acto Rajoy como presidente del Gobierno
  • La celebración llega en un momento duro de la crisis y con un visible desencanto
  • Está previsto que acudan ocho presidentes autonómicos
  • Se espera la ausencia de los diputados de Izquierda Plural, PNV, Amaiur o ERC

Por

Hasta ahora, el aniversario de la Carta Magna de 1978 tenía su territorio natural, el Congreso. 2012 ha invertido la tradición. Las obras en la Cámara baja –la oposición sospecha que se trata de aplacar el efecto 25-S– han llevado los fastos al Senado. Las jornadas de puertas abiertas se han tenido también que centrar este año en el palacio de la plaza de la Marina Española y no en la Carrera de San Jerónimo.

Y hoy jueves es el día. La recepción oficial se desplaza a la Cámara alta. Se estrena, pues, el espacio, pero también sus protagonistas. Mariano Rajoy debuta en un cumpleaños de la Constitución como presidente del Gobierno. El año pasado ya había ganado por estas fechas las elecciones generales del 20N, pero todavía no se habían constituido las Cortes, ni se le había investido jefe del Ejecutivo ni tenía nombrado a su Gabinete. Al mando (en funciones) aún se hallaba José Luis Rodríguez Zapatero. Alfredo Pérez Rubalcaba, a su vez, lucirá traje de secretario general del PSOE.

También por primera vez no se llevará solo la gloria el presidente del Congreso. Esta vez compartirá titulares con su homólogo en el Senado. Así, Jesús Posada y Pío García-Escudero recibirán (los dos), a partir de las 11.45 horas, a los cientos de invitados –cargos del Gobierno y de las comunidades, altas instituciones del Estado, personalidades de la sociedad civil)– y (los dos) se dirigirán a todos ellos.

Reciente barómetro del CIS

Del acto también saldrá el típico repaso de ausentes y presentes. Por lo pronto, han confirmado su asistencia ocho presidentes autonómicos: los de Galicia, Andalucía, Aragón, Canarias, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Madrid, informa Efe.

Entre los grupos políticos, son fijos PP, PSOE y UPyD, y también fijos (entre los ausentes) los diputados de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), PNV, Amaiur o ERC. CiU ha dado libertad a sus representantes para que hagan lo que quieran, aunque ya el año pasado no se acercó al Congreso ninguno. La herida por la reforma exprés de la Constitución suscitó el resquemor de buena parte de la oposición. Cayo Lara, coordinador federal de IU, ensayó el año pasado una fórmula nueva: no fue, en efecto, a la recepción, pero sí se pasó por el Congreso para hacer su denuncia de la modificación de la Carta Magna. Habló ante los micrófonos y se marchó por donde había venido.

A los días de puertas abiertas han acudido 5.471 personas

La celebración del 34º cumpleaños de la Carta Magna llega tras dos días de puertas abiertas en el Senado (a las que han acudido un total de 5.471 personas, cifra similar a la de 2011, 5.619 visitantes). Pero llega, sobre todo, en el peor momento de la crisis, con casi seis millones de parados, la economía en recesión y la posibilidad de no se cumpla con la previsión de déficit. Llega también tras las elecciones catalanas del 25N que estuvieron monopolizadas por el debate soberanista y que golpearon a CiU. Llega, comos siempre, precedida de la discusión de si hay que reformar o no la Ley Fundamental de 1978. Y llega con una clase política muy baqueteada: ayer miércoles, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) volvió a decir en su último barómetro lo mismo que hace meses, que los políticos son la tercera preocupación ciudadana para el 30,2%.

Poco a gusto con el funcionamiento de la democracia

El organismo público también divulgaba el estado de forma de la propia Constitución. Es poco conocida –un 48,9% no la ha leído–, se cree que se respeta poco o nada (44,6%) y no es motivo de orgullo para la mayoría –el 51,5% se dice poco o nada satisfecho con el texto de 1978–. Así, el juicio a la arquitectura política española no es muy favorable: un 67,5% se siente poco o nada reconfortado con el modo de funcionamiento de la democracia.

Suficientes ingredientes hay en la marmita de este Día de la Constitución. Estrenos, nuevos protagonistas, crisis, desafío soberanista, reforma de la Constitución, déficit, elecciones y desencanto. Temas que seguro menudearán en los tradicionales corrillos de políticos y periodistas.

Noticias

anterior siguiente