Enlaces accesibilidad

La primera jornada de la huelga general paraliza Grecia y deriva en enfrentamientos en Atenas

  • Al menos 24 heridos leves en los enfrentamientos y 22 detenidos
  • Protestas por los nuevos recortes que quiere aprobar el Gobierno
  • Cuatro diputados socialistas han anunciado que votarán en contra
  • La UE reitera que no hay plan B y que Grecia quebrará sin ese plan

Ver también: Especial crisis de deuda pública europea

Por
Decenas de heridos y detenidos en la huelga general griega contra los ajustes

Atenas se moviliza y se indigna. Miles de personas protestan en las calles de la capital de Grecia, y en otras ciudades como Salónica, durante la primera jornada de huelga general de 48 horas convocada por los sindicatos para protestar contra el nuevo plan de ajustes acordado por el Gobierno griego, el FMI y la UE y que ha paralizado el país.

La violencia se desató en la parte inferior de la plaza Sintagma tras el fin de las manifestaciones multitudinarias convocadas para este martes por los sindicatos mayoritarios, en la primera jornada de la huelga general de 48 horas que ha paralizado el país para rechazar las duras medidas de ajuste, con subidas de impuestos y recortes sociales.

La prensa griega calcula que unas 20.000 personas han participado en las protestas, cifra sustancialmente inferior a la de alrededor de 50.000 manifestantes en las marchas de la anterior huelga general.

Amplio despliegue de seguridad

Para intentar evitar los disturbios ocurridos en el último paro, las autoridades griegas han desplegado a unos 4.000 efectivos de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado en la zona. Sin embargo, otra vez las manifestaciones han derivado en enfrentamientos entre la policía y grupos de manifestantes en los aledaños del Parlamento griego. Al menos 24 personas han resultado heridas, todas de carácter leve: 21 de los heridos son policías antidisturbios y otros tres son manifestantes. Además, 22 personas han sido detenidas en los enfrentamientos.

Las nubes de humo por la quema de contenedores y los gases lacrimógenos de la policía han hecho que unas 250 personas hayan tenido que acudir a urgencias por presentar problemas respiratorios, aunque ningún caso revistió gravedad, informaron los servicios médicos.

Grupos de manifestantes, cubiertos con pasamontañas y pañuelos, han arrancado los toldos de las terrazas cercanas a la Plaza Sintagma y les han prendido fuego, mientras que otros grupos rompieron escaparates en tiendas y bancos a poca distancia del Ministerio de Finanzas. También han arrojado piedras contra los agentes, a los que también han atacado con bombas incendiarias. Las fuerzas antidisturbios han tratado de repeler los ataques con gases lacrimógenos, bombas de sonido y humo. Además se han desplegado por las plazas cercanas para dispersar a los violentos.

La huelga general está afectando de forma especial al transporte público: puertos, aeropuertos y estaciones de tren están cerrados. Cientos de vuelos han sido alterados o cancelados debido a los paros de parte de los controladores aéreos y de la Aviación Civil. El transporte urbano de Atenas está interrumpido a excepción del metro, que ha suspendido su propio paro para facilitar el acceso de los manifestantes al centro.

Seguimiento mayoritario

Según los sindicatos mayoritarios, "la respuesta a la huelga ha sido casi total". Los astilleros, las refinerías, el transporte, los puertos y la metalúrgica han registrado más adherencia al paro laboral, afirman en un comunicado conjunto de los dos principales sindicatos, el GSEE, del sector privado; y el ADEDY, de funcionarios públicos.

Los sindicatos mayoritarios consideran que la respuesta a la huelga ha sido casi total

Además, cifran el seguimiento de la huelga en un 80% en los sectores de funcionarios privados, la construcción, bancos y en las empresas semiestatales de servicios públicos. También los medios de comunicación griegos se han sumado a la protesta, por lo que este martes habrá un "apagón de noticias" durante varias horas.

Indignados en la plaza Sintagma

La policía ha cifrado en unos 10.000 los participantes en la manifestación convocada por el centro de trabajadores comunistas PAME. Según el sindicalista Yorgos Gabrilis, del GSEE, hacia el mediodía se habían concentrado unas 15.000 personas en la plaza central Syntgama ante el Parlamento en Atenas.

Una de ellas, el jubilado Yiannis, de 63 años, entrevistado por Efe, cuenta que ha llegado hasta aquí "para apoyar a los jóvenes". "No podemos continuar viviendo con esta crisis económica. También las clases altas deben contribuir. Hasta ahora los ricos no han dado nada de su riqueza", dice. "La sociedad griega es una sociedad trastornada, confundida, sin orientación, sin sueños y sin objetivos", asegura Yiannis, quien se encuentra acompañado por uno de sus nietos.

Eleana Georgulli, un joven actriz de 24 años de edad, reconoce tener miedo por su futuro. "Los jóvenes estamos furiosos e indignados. Y no sabemos si tenemos futuro. No sabemos si nos vamos a poder casar y tener hijos", dice. Su amiga Despina Aslanoglou, de 25 años, una estudiante de dietética, coincide en que su futuro "no sólo es incierto" sino que está marcado por lo que califica de "gran pesimismo".

"La ira del pueblo se alza y aumentan en las plazas los que son llamados a pagar más mientras que aquellos que robaban la riqueza nacional no pagan impuestos y beben la sangre de los engañados", ha asegurado Yanis Panagópulos, presidente del GSEE, ante los manifestantes. "Las medidas son injustas y no tendrán efecto", ha agregado.

Según la secretaria general del Partido Comunista griego, Aleka Papariga, "ya se ha decidido la quita controlada del país" y "pasaran 50 años hasta que el pueblo vuelva a levantar cabeza".

La aprobación del plan, en el aire

El refrendo del nuevo plan de ajuste que se debate estos días en el Parlamento es imprescindible para desbloquear el quinto tramo de 12.000 millones, un dinero indispensable para que el país no caiga en la bancarrota. Este martes lo ha vuelto a reiterar el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn: "El nuevo plan de austeridad es el único camino. No hay plan B para evitar la quiebra".

La nueva directora general del Fondo Monetario Internacional, la francesa Christine Lagarde, ha hecho un llamamiento a la "reconciliación nacional" política en Grecia, para aprobar las nuevas medidas de austeridad, acordadas con el Gobierno heleno.

Este lunes, el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, calificó como "una oportunidad única" la votación de las nuevas medidas con las que se esperan recaudar 78.000 millones de euros a través de la privatización de una treintena de empresas y la subida de impuestos.

Atenas se moviliza en la primera jornada de huelga general

Sin embargo, las disidencias entre los miembros del partido socialista griego están provocando tensión entre los inversores, el Gobierno griego y la Unión Europea. En total el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) cuenta con 155 diputados de los 300 que componen el hemiciclo.

Cuatro diputados socialistas han anunciado su voto en contra

Pero, según ha avanzado Ángel García, enviado especial de RNE a Atenas, ya son cuatro los diputados socialistas que han anunciado su voto en contra del plan, lo que deja al Gobierno con los votos justos para sacar adelante la votación: 151.

Casi todos los partidos de la oposición ya han anunciado su oposición. El único que no ha anunciado el sentido de su voto es una pequeña formación, Alianza Democrática, que cuenta con cinco escaños, es una escisión de Nueva Democracia, principal partido de la oposición.

Noticias

anterior siguiente