Enlaces accesibilidad

Las rentabilidades de la deuda de Grecia y Portugal, en máximos históricos

  • Los inversores creen que Portugal pedirá ayuda internacional pronto
  • Anticipan que Atenas reestructurará su deuda ante la falta de una solución europea

Por

La rentabilidad alcanzada este martes por los bonos a 10 años de la deuda de Portugal y Grecia ha marcado máximos históricos, lo que refleja la desconfianza de los inversores sobre la situación de ambos países y sobre su capacidad de devolver el dinero que se les preste.

Los títulos portugueses han tenido que ofrecer un rendimiento entre el 7,5% y el 7,541%, mientras que los griegos han dado entre un 13% y un 12,696% al final de la sesión de los mercados europeos. Esas tasas no se habían alcanzado desde que la creación del euro.

Estos récords muestran las dudas de los inversores sobre estos países, pero también la poca confianza que tienen en que pueda lograrse una solución europea para ayudar a los Estados miembros que tengan dificultades. "Es como si los mercados estuvieran anticipando una reestructuración de la deuda de Grecia", ha explicado Jean-François Robin, analista de Natixis.

En cuanto a Portugal, los expertos estiman que el mercado calcula que deberá pedir ayuda internacional muy pronto, porque su situación va a empezar a ser insostenible al tener que abonar intereses superiores al 7,5% a los inversores que adquieran sus títulos de deuda.

Los bonos españoles pagan 5,477%

Mientras, el tirón de las rentabilidades de esos países ha arrastrado también a la deuda española, que este martes ha cerrado en un 5,477% desde los 5,404% que marcaba en su apertura.

El bono germano también ha visto incrementado su rendimiento hasta un 3,305 % frente al 3,294 % en el que comenzó la jornada. Eso ha limitado el aumento del diferencial entre la deuda alemana y la española -conocido como prima de riesgo-, que ha terminado en 217 puntos básicos desde los 210 que marcaba en la apertura del mercado. A lo largo de la sesión, ese sobrecoste de la deuda española respecto a la alemana llegó a alcanzar los 220 puntos.

Las primas de riesgo de los dos países más penalizados se dispararon: la de Grecia cerró en 939 puntos (894 al comienzo de la jornada) y la de Portugal terminó en 423 puntos.

Esa inestabilidad se produjo el mismo día que Grecia logró colocar 1.625 millones de euros en letras a seis meses, pero para conseguirlo tuvo que ofrecer un interés del 4,75 %, después de que este lunes la agencia de calificación Moody's rebajara tres escalones la nota de solvencia del país y la situara al mismo nivel que los bonos basura.

Noticias

anterior siguiente