Enlaces accesibilidad

Rubalcaba niega que el Gobierno pretenda suavizar la reforma laboral

  • Asegura que los reglamentos "no cambian la reforma laboral ni su espíritu"
  • Defiende que la limitación del despido objetivo no es un pago a los sindicatos
  • Admite que el acuerdo social con sindicatos y empresarios "está todavía lejos"

Por
"Si no estuviéramos discutiendo las pensiones, el texto del Gobierno habría sido el mismo"

El vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha negado que el Ejecutivo pretenda ahora, en el marco de la negociación de las pensiones con los sindicatos, suavizar la reforma laboral a través de su desarrollo reglamentario para atraerse su apoyo y ha reconocido que el acuerdo social, que este viernes incorpora a la patronal, está "todavía lejos".

"Si no estuviéramos discutiendo las pensiones, el texto del Gobierno hubiera sido el mismo", ha recalcado Rubalcaba en alusión al borrador del Real Decreto que desarrollará la Ley de Reforma del Mercado de Trabajo en lo relativo a los expedientes de regulación de empleo, que el Ejecutivo remitió este jueves a los sindicatos.

En ese borrador se matiza que las empresas sólo podrán recurrir al despido objetivo, es decir, con una indemnización de 20 días por año trabajado, por causas económicas cuando justifiquen que sus pérdidas no serán "meramente coyunturales", lo que se ha interpretado como una rebaja de la reforma laboral para que los sindicatos transijan con la jubilación a los 67 años.

En este sentido, el vicepresidente ha matizado que ese reglamento regulará los ERE, es decir, los despidos colectivos, argumentando que "parece razonable que los requisitos sean más exigentes" que en el caso de despidos individuales -para los que regiría la formulación recogida en la Ley sobre la causas económicas, que habla de "la existencia de pérdidas actuales o previstas"-.

Acuerdo difícil

Los reglamentos no cambian la reforma laboral ni su espíritu

El vicepresidente, en cualquier caso, ha subrayado que el desarrollo reglamentario de la Ley "no cambia la reforma laboral ni su espíritu", en respuesta a las críticas sobre una supuesta marcha atrás del Gobierno.

El número dos del Gobierno, que esta tarde se incorporará a la reunión que mantienen durante todo el día el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, con los representantes de los sindicatos y de la patronal, ha reiterado, además, que el Ejecutivo aprobará las reformas pendientes, entre ellas las de las pensiones, haya o no consenso y en las fechas previstas.

"Las reformas más eficaces son las que están consensuadas. Si no hay consenso, el Gobierno hará las reformas que tiene la obligación de hacer, aunque esperamos que haya consenso, porque sería muy bueno para la economía española", ha insistido el vicepresidente.

En cualquier caso, Rubalcaba ha reconocido que el acuerdo, planteado ahora como un pacto social que englobe no sólo a las pensiones, sino también el desarrollo de la reforma laboral, la negociación colectiva e incluso aspectos como la política energética, "no es fácil", admitiendo que, pese a la voluntad de las partes, "estamos todavía lejos".

Noticias

anterior siguiente