Enlaces accesibilidad

La presión fiscal en España, por debajo de la media de la Unión Europea

  • Se sitúa en el 33% del PIB frente al 39,3% de la media europea
  • Nuestro país sólo supera la media en IRPF e impuestos a sociedades

Por

España está por debajo de la media de presión fiscal en la Unión Europea (UE), ya que en nuestro país se sitúa en el 33% del PIB, frente al 39,3% de esa media de los Veintisiete, según los datos publicados este lunes por la oficina europea de estadísticas, Eurostat.

Esto significa que en la UE la cantidad total que suman los diferentes impuestos y las cotizaciones sociales obligatorias retrocedió ligeramente en 2008 respecto a 2007, cuando esa media fue del 39,7%.

Si se excluyen las cotizaciones sociales, España también queda por debajo de la media europea. En ese caso, la presión fiscal de nuestro país estaba en ese año en el 20,8%, mientras que la media de la UE estaba en el 26,8%. También era más alta en la Zona euro, donde se situaba en el 25,6%.

Escandinavia, los más altos

Los países europeos con mayor presión fiscal son los nórdicos, con Dinamarca (48,2%) y Suecia (47,1%) en cabeza. Por detrás aparecen Bélgica (44,3%), sobre todo por el peso del impuesto sobre la renta, Finlandia (43,1%) y Francia, Italia y Austria, las tres con una presión fiscal de un 42,8% de su PIB.

Entre los países que tuvieron menor presión fiscal en 2008 están Rumanía (28%), Eslovaquia (29,1%), Irlanda (29,3%), Lituania (30,3%) y Estonia (32,2%). Alemania se sitúa en el mismo nivel de la media (39,3%) y Reino Unido un poco por debajo (37,3%).

En comparación con el resto del mundo, la UE cuenta con una elevada presión impositiva, sobrepasando en más de un tercio a la que existe en Estados Unidos y Japón.

Por debajo en impuestos sobre el trabajo y el consumo

El impuesto sobre el trabajo es la principal fuente de ingresos fiscales en el continente, ya que representa más del 40% de ingresos totales de los Veintisiete. Después aparecen las tasas al consumo, que aportan un cuarto de esos ingresos, y los gravámenes al capital, que equivalen a un poco más de un quinto.

En un análisis por impuestos, el país que posee un mayor impuesto sobre el trabajo es Italia (42,8%). La media europea en este impuesto se sitúa en el 36,5%, mientras que España presenta un 30,5%.

Dinamarca cuenta con el más alto sobre el consumo (32,4%), que en la media europea queda en 19,5%, en la Zona euro se coloca en el 19,1% y en España, en el 14,1%.

En lo que se refiere a los impuestos sobre el capital, Reino Unido es el que suma una mayor presión fiscal en ese ámbito (45,9%), donde no aparece una media europea, ya que no todos los países presentan datos. España tiene una presión fiscal del 32,8%.

Personas físicas y sociedades

Suecia es el país con la tasa del impuesto sobre la renta de las personas físicas más alta (56,4%), por delante de Bélgica (53,7%) y Holanda (52%).

En este punto, donde los datos pertenecen a 2010, España tiene una presión del 43%, frente al 37,5% de la media de la UE y el 42,4% de la Zona euro.

La tributación más elevada sobre las sociedades se registra en Malta (35%), Francia (34,4%) y Bélgica (34%), mientras que la más débil aparece en Bulgaria y Chipre (10%), así como en Irlanda (12,5%). Aquí, España cuenta con un 30% en presión fiscal, frente al 23,2% de la media de los Veintisiete y el 39,7% de la Zona euro.

Noticias

anterior siguiente