Enlaces accesibilidad

Hungría reducirá el impuesto sobre sociedades e introducirá un tipo único en la renta

  • El tipo impositivo para las empresas baja del 19 al 10%
  • En la renta personal, todos los contribuyentes pagarán el 16%
  • Son las medidas del nuevo Gobierno tras admitir la debilidad de sus cuentas

Por
El nuevo primer ministro húngaro
El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, en Varsovia. REUTERS REUTERS/Kacper Pempel

El nuevo primer ministro de Hungría, el conservador Viktor Orbán, ha anunciado en Budapest los pilares de su política económica y fiscal, que incluyen una reducción del impuesto sobre sociedades del 19 al 10% y la introducción de una tasa única de la renta (flat tax) del 16%.

Hungría se encuentra desde el pasado viernes en la mira de los mercados financieros después de que varios representantes del nuevo Gobierno advirtieran de la posibilidad de una suspensión de pagos o una crisis similar a la de Grecia, lo que presionó las bolsas europeas y el euro a la baja.

Tras la reacción de los mercados, el Ejecutivo húngaro se vio obligado a lanzar un mensaje tranquilizador señalando que la situación económica del país está "estabilizada".

"Las declaraciones anteriores (sobre una posible bancarrota) son exageradas", manifestó en rueda de prensa el jefe del gabinete del gobierno magiar, Mihály Varga, responsable de una comisión encargada de investigar el estado verdadero de la economía de Hungría, pese a reiterar la acusación sobre el anterior gobierno, liderado por el economista independiente Gordon Bajnai, de haber mentido sobre el estado real de las cuentas públicas.

Un sistema fiscal "nuevo"

Las nuevas medidas, que se aplicarán en los dos próximos años, vendrán acompañadas por la introducción de un nuevo impuesto a la banca y a las empresas de seguros, con el que el Ejecutivo planea ingresar hasta 700 millones de euros anuales.

Necesitamos un nuevo sistema impositivo basado en la confianza

"Necesitamos un nuevo sistema impositivo que se base en la confianza y no en la desconfianza", ha señalado Orbán en un discurso ante el pleno del Parlamento, controlado con una mayoría de dos tercios por el partido conservador Fidesz.

Así, ha destacado que no propone "arreglar el [sistema fiscal] viejo sino crear uno nuevo", al tiempo que ha anunciado la eliminación de 10 pequeños impuestos, como la tasa sobre herencias.

Asimismo, ha destacado "la importancia de fomentar a las pymes" y de "simplificar la burocracia". En ese sentido, ha añadido que la reducción del impuesto reducido sobre sociedades se aplicará a las empresas con beneficios inferiores a los 500 millones de forintos (1,8 millones de euros).

Noticias

anterior siguiente