Anterior Bruselas propone devolver a Grecia a los refugiados que entren a partir de marzo de 2017 Siguiente El BCE amplía el programa de compra de deuda, pero rebaja su cuantía a 60.000 millones al mes desde abril Arriba Ir arriba
Una empleada de Japan Airlines en el aeropuerto Haneda de Tokio
Una empleada de Japan Airlines en el aeropuerto Haneda de Tokio. REUTERS IK/gk

El Gobierno japonés se inclina por la bancarrota de la compañía aérea Japan Airlines

  • Los tres mayores bancos japoneses se oponen a la declaración de quiebra

  • Japan Airlines tiene un agujero en sus cuentas de 5.620 millones de euros

|

El Gobierno japonés se inclina por la declaración de bancarrota como la mejor solución para reestructurar la aerolínea Japan Airlines (JAL), inmersa en la peor crisis de su historia, asegura la agencia local Kyodo.

El fondo estatal encargado de reflotar empresas en riesgo, conocido como ETIC, ha ofrecido esa posibilidad de la bancarrota mientras la mayor aerolínea de Japón se reestructura, pero los acreedores prefieren una solución ajena a los tribunales.

Según el diario Nikkei, el Gobierno japonés puede hacer pública su decisión el próximo martes y JAL presentaría su declaración de bancarrota ante los tribunales una semana después, el día 19.

El ministro japonés de Transporte, Seiji Maehara, afirma que la compañía aérea continuará operando aunque se lleve a cabo un "drástico" plan de reestructuración, pero no quiso precisar si se optará por la bancarrota o no.

Tres mayores bancos

Los mayores acreedores de JAL son los tres mayores bancos del país, Mitsubishi, Mizuho y Sumitomo Mitsui, que se oponen a la declaración de quiebra por parte de la primera aerolínea del país.

El ETIC, que asiste a la aerolínea desde octubre para que supere su grave crisis, tiene previsto pedir una moratoria para el pago de la deuda de la aerolínea y la eliminación de 10.000 empleos en tres años, según los medios nipones.

La compañía que cerrará previsiblemente el actual año fiscal con sus cuartas pérdidas anuales en cinco ejercicios, tiene un agujero en sus cuentas de 750.000 millones de yenes (5.620 millones de euros), según la última revisión de sus activos y obligaciones.

La primera aerolínea japonesa, privatizada en 1987, consiguió recientemente un recorte de los planes de pensiones de sus empleados, como vía para reducir sus problemas de liquidez.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente