Enlaces accesibilidad

Europa League | Athletic de Bilbao 2-1 Manchester United

El Athletic humilla al Manchester United en La Catedral del fútbol

  • Los goles de LLorente y De Marcos sentenciaron la eliminatoria (2-1)
  • El actual líder de la Premier disparó a puerta dos veces en todo el partido
  • Así te hemos narrado el Athletic de Bilbao 2-1 Manchester United

Por
Los jugadores del Athletic celebran el gol de Llorente.
Los jugadores del Athletic celebran el gol de Llorente. REUTERS REUTERS

Ficha técnica:

Athletic de Bilbao: Iraizoz; Iraola, Javi Martínez, Amorebieta, Aurtenetxe; Susaeta, Iturraspe, Herrera (Iñigo Pérez, min. 82), De Marcos; Muniain (San José, min.88) y Llorente (Toquero, min.40).

Manchester United: De Gea; Rafael, Ferdinand (Smalling, min.63), Evans, Evra; Park, Giggs (Welbeck, min.68), Carrick (Pogba, min.64), Young; Cleverley y Rooney.

Goles:

1-0, min.23, Llorente.
2-0, min.65, De Marcos.
2-1, min.80, Rooney.

La venganza de aquella eliminación a manos del Manchester United de 1957 está consumada. El Athletic de Bilbao ha dejado en la cuneta al líder de la Premier League con una exhibición de fútbol que comenzó en Old Trafford y se ha cerrado en el mejor escenario posible: San Mamés, La Catedral del fútbol. [Así te hemos narrado el partido]

Fernando Llorente abrió la lata y De Marcos hizo el segundo poniendo en 5-2 el global de la eliminatoria. Un disparo desde la frontal de Rooney que se coló por la escuadra de Iraizoz en los últimos minutos del choque significó el gol del honor.

Con sabor a Champions, así recibió La Catedral del fútbol al equipo inglés más laureado. Parecía como si San Mamés gritara algo así como This is San Mamés.

El ritmo fue alto desde el arranque como se esperaba después de lo visto en el partido de ida. Lo que no cambió tampoco era que el equipo grande era el Athletic y no el Manchester. Los de Bielsa sabían que la clasificación pasaba por la posesión de balón y obligaban a los ‘diablos rojos’ a resguardarse en su campo para tratar de salir a la contra.

Ferguson no quería llevarse otro baño como el de Old Trafford y por eso dispuso un once del que se cayó Chicharito Hernández para poner a cinco centrocampistas por detrás de Rooney. La partida de ajedrez de Bielsa y Ferguson había arrancado.

Si este Athletic de Bilbao está haciendo historia es gracias a su estilo pero sobre todo a la generación de futbolistas de la que disfruta. Desde la portería hasta el ataque, los leones juegan de fábula y sacan la garra cuando toca.

Uno de los máximos exponentes de esta actitud es Muniaín. El jugador navarro fue un incordio para el Manchester en los primeros minutos y rozó el primer gol en el minuto 14 al finalizar con un disparo al palo una gran jugada colectiva al primer toque. La mala suerte no acabó ahí ya que el rechace se le fue alto a De Marcos cuando De Gea todavía estaba tendido en el suelo.

Otro de los ejemplos es el delantero. Fernando Llorente es sin duda a día de hoy el ariete español más en forma. Lo demostró en la jugada que se convirtió en el primer gol en el minuto 23. Pase de cuarenta metros de Amorebieta que sin dejar caer empalma de volea el delantero para batir a De Gea de tiro cruzado.

Los viejos cimientos de San Mamés temblaban con el gol del jugador que había sido duda hasta la víspera y que tras la celebración se dirigió al banquillo para ser atendido.

Tras el gol llegaron los mejores minutos del Manchester United en toda la eliminatoria. Más por orgullo que por otra cosa, los ‘diablos rojos’ dejaron de conceder la posesión y se lanzó contra la portería de Iraizoz. A punto estuvo Giggs en el 27’ de empatar el choque pero su remate de cabeza lo desvió Aurtenetxe a córner.

Bielsa además se vio abligado a retirar con molestias a Llorente del césped para dar entrada a Toquero. Fue entonces cuando los leones sacaron la garra y el oficio para conseguir que se llegara al descanso con el 1-0 en el electrónico.

Tanta superioridad no era ajena a Ferguson que en el vestuario bajó los brazos para centrarse en esta temporada en alcanzar el título de liga.

En la reanudación el Athletic salió mordiendo, creando ocasiones claras para aumentar el marcador y los ingleses no reaccionaban. Bastaba con ver al lateral derecho Iraola en el 54’ regateando ‘a lo Messi’ a toda la zaga británica en el área. Una lástima que su remate no acabara en gol.

La confirmación de la rendición la dio el propio Ferguson con los cambios. Retiró del campo a Ferdinand, a Carrick y a Ryan Giggs. Este último se fue ovacionado de San Mamés en otro episodio que elogia todavía más a la afición bilbaína.

Y es que con un equipo gustándose y el otro sin llegar ni una vez al área contraria lo único que podía llegar era el segundo gol del Athletic. Fue en la ocasión menos clara de todas cuando corría el minuto 65. Un centro de Susaeta desde la derecha no pudo rematarlo Toquero y el rebote le cayó franco a De Marcos en los once metros para que fusilara a De Gea.

La fiesta en San Mamés se desataba aún más de ahí hasta el final del partido. Ni siquiera el golazo de Rooney desde fuera del área en el 80’ les privó de agitar sus bufandas rojiblancas. Solo se detuvieron dos veces para ovacionar a Muniain y Ander Herrera que protagonizaron el segundo y tercer cambio de Bielsa.

La noche será de las recordadas en Bilbao. El esfuerzo de la afición plasmado en las colas en las taquillas y en el ambiente durante el partido fue recompensado de la manera soñada por los jugadores: eliminando a todo un Manchester United con un incontestable merecimiento. 

Deportes

anterior siguiente