Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Casi cinco meses ha tenido que esperar el Museo Reina Sofía para volver a inagurar una exposición. Lo ha hecho en uno de sus espacios más singulares: el Palacio de Cristal, en el Retiro, con una instalación gigantesca que retrata algo que hemos echado en falta en el confinamiento, la naturaleza. El suyo aquí ha sido abrir las ventanas del Palacio del Cristal del Retiro para que todo fluya.

La nueva normalidad ha permitido la reapertura de los museos. En el Triángulo del Arte de Madrid, donde se encuentran El Prado, el Reina Sofia y el Thyssen había menos visitantes, todos con mascarillas, más medidas de seguridad y también menos presión y agobio para ver sus obras maestras. La última vez que visitaron las salas fue en enero. La principal pinacoteca española El Prado que recibía una media de 9.000 personas al día, ahora llega a un máximo de 1.800. En el Reina Sofía se acabaron también las aglomeraciones para ver una de las obras más demandadas el Guernika. La disposición de algunas de estas obras en estos museos nos la cuenta Juan Carlos Soriano. 06/06/20

Los museos han vuelto a abrir sus puertas. Los visitantes ya pueden disfrutar de las obras del Prado, del Reina Sofía o dl Thyssen. Los cuadros de Velázquez, Goya o Picasso vuelven a estar de cara al público tres meses después. Sin embargo, las condiciones no son las mismas que antes de la pandemia. Controles de temperatura a la entrada, distancia de seguridad o límites de ocupantes por sala son algunas de las normas de seguridad que buscan prevenir contagios.

El triángulo del arte madrileño vuelve a abrir sus puertas este sábado. El Museo del Prado, el Reina Sofía y el Thyssen vuelven a recibir visitantes casi tres meses después. El Prado ha preparado una bienvenida especial llamada 'El reencuentro', el Reina Sofía apuesta por el Guernica con todo su simbolismo y el Thyssen ha decidido prolongar "Rembrandt y el retrato"

Informa Ángela Núñez

El edificio del Museo reina sofía fue en su origen un gran hospital que atendió a numerosos enfermos de diferentes epidemias. Hoy esos pasillos se preparan para recibir a nuevos visitantes, este sábado 6 de junio, después de tres meses cerrados. De alguna forma el edifcio vuelve a su origen que era el de sanar, porque el arte puede ayudar al menos a ser un cobijo en tiempos tan inciertos como estos del coronavirus

El plan de desescalada del confinamiento por el coronavirus prevé que los museos abran en la fase I, que si todo va bien, sería el 11 de mayo. Pero algunos de los grandes como el Reina Sofía y el Thyssen creen que sus puertas se abrirán a las visitas, como pronto, a finales de ese mes. Mientras preparan las nuevas medidas. Hemos entrado en el Prado, cuyos inquilinos, llevan, como todos, confinados en sus cuadros, desde el 12 de marzo.

Tres propuestas para el ocio recoleto en estos días de reclusión por el coronavirus: la web del Museo del Prado, la del Reina Sofía y #Coronaversos. Hablamos con Miguel Falomir y Manuel Borja-Villel, los directores de los dos museos de Madrid y con el poeta Ben Clark que puso en marcha el hastag de Twetter para recibir poemas con los que disfrutar, escribiendo o leyendo, las horas de permanencia en casa. 

El  activo y diverso papel de las mujeres durante la guerra civil española se plasma en una nueva sala en el Museo Reina Sofía. Medio centenar de piezas que ofrecen una doble visión: el trabajo de creadoras como las fotógrafas Kati Horna y Gerda Taro, que retrataron la guerra, y el trabajo y la labor de mujeres anónimas reflejadas, en sus diversos roles, en estampas, carteles e incluso en un cortometraje. Noemí Martínez visita la sala guiada por Concha Calvo, del servicio de fotografía del departamento de colecciones del Museo. 

Dedicamos este programa a un inspirador de El cine que viene, no sólo en España e iberoamérica, sino en todo el mundo. Jean Luc Godard, el cineasta de origen suizo, pero francés a casi todos lo efectos que con casi 90 años sigue en activo y de quien podremos ver todo su último cine en el ciclo que viene ofreciendo el Museo Reina Sofía desde el 22 de enero y hasta el 16 de febrero. Repasamos con su 'curador' estas últimas películas del iconoclasta cineasta padre de la Nouvelle Vague.

El barrio de Entrevías de Madrid fue objetivo en noviembre de 1936 de los bombardeos de distracción del ejército franquista mientras el general Varela iniciaba la ofensiva que pensaba definitiva sobre la Ciudad Universitaria. Los barrios del sur de la capital sufrieron las consecuencias de las operaciones militares. Viviendas como la de la calle Peironcely 10 fueron destruidas. El fotógrafo Endre Friedman -Robert Capa- recogió el testimonio gráfico de los daños y de los niños que charlan junto a ella. Esta casa era una vivienda de obreros contruida acogiéndose a la ley de viviendas baratas de 1927. Desde entonces y hasta ahora la han ocupado familias humildes de trabajadores. El 22 de enero de 2020 el ayuntamiento de Madrid llegó a un acuerdo son su propietario para su expropiación y el realojo de los vecinos. La Fundación Anastasio de Gracia-FITEL promueve su conversión en el Centro Robert Capa para la interpretación de los bombardeos de Madrid. El catedrático de Documentación de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Miguel Sánchez Vigil, el fotógrafo José Latova y el director técnico del "Festival Robert Capa estuvo aquí", José María Uría Fernández, nos hablan de la historia de esta casa unida a la imagen recogida por Capa.

El Museo Reina Sofía de Madrid ha expuesto por unos días las dos únicas copias que existen de la foto de una casa bombardeada realizadas por Robert Capa en noviembre de 1936. Las fotos corresponden a una casa situada en la calle de Peironcely número 10 del barrio de Entrevías. Recoge un grupo de tres niños que conversan junto al edificio destrozado. La foto se ha converido en un símbolo del sufrimiento de la población civil y contra la guerra. El catedrático de documentación de la Universidad Complutense de Madrid, Juan Miguel Sánchez Vigil, nos explica quién  fue Robert Capa. Su verdadero nombre era Enre Endre Firedman, un fotógrafo húngaro que llegó a Madrid con su pareja, la también fotógrafa alemana, Gerda Taro. Ambos crearon la marca Robert Capa antes de la muerte de Gerda atropellada por un tanque republicano por accidente durante la batalla de Brunete. Capa fundaría después la agencia Magnum. Por sus contactos, la mayor parte de sus fotos se ralizaron en la zona republicana.La fotografía de Peironcely 10 se ha expuesto justo enfrente de la obra de otro gran ilustrador de la Guerra Civil española, el Guernica de Pablo Picasso, realizado para el pabellón de la República en la Exposición Mundial de París de 1937. La exposición ha sido organizada por el "Festival Robert Capa estuvo aquí", una iniciativa de la Fundación Anastasio de Gracia y de varias organizaciones internacionales. Forma parte de una campaña para salvar el edificio retratado por Capa y convertirlo en un centro de la memoria sobre los bombardeos de Madrid.