Enlaces accesibilidad
Un verano de altura

Sierra de Béjar y Candelario: el destino obligatorio para los amantes de la naturaleza, el senderismo y la tranquilidad

 Comando al Sol  Comando Actualidad  

Por
 En las alturas del macizo occidental de la Sierra de Gredos
Sierra de Béjar y Candelario RTVE

¿Eres amante del senderismo, la acampada y disfrutar de planes en plena naturaleza? Entonces tenemos el destino ideal para ti: la Sierra de Béjar y Candelario, en Salamanca. Se trata de un paraje único entre montañas, donde poder disfrutar de valles glaciares, lagunas y rincones únicos… Además, si eres de los más valientes, pasar una noche al raso entre esas tierras te terminará de enamorar. ¡En Comando al Sol te descubrimos una ruta mágica!

La mejor forma de conocer el macizo occidental de la Sierra de Gredos

En Comando al Sol nos hemos enfundado las botas de montaña, el cortavientos y los bastones de senderismo para descubrir sus valles glaciares, sus lagunas y disfrutar de uno de los pueblos más bonitos y conservados de España, al que conocen como pueblo de los manantiales. Es vergel de manjares y cuna de la música negra, además, es perfecto para disfrutar de un baño de altura para dormir al raso en el lejano oeste de Gredos…

A 2.000 metros de altitud nos topamos con la estación de esquí La Covatilla, que despeja su nieve durante el verano para que los amantes de la naturaleza podamos disfrutar de sus rincones. Este sería el punto de salida para iniciar la ruta en la que se harán unos 1500 metros aproximadamente de desnivel en cambio de pendiente. ¿El objetivo? Descubrir las entrañas del macizo occidental de la Sierra de Gredos.

Desde las alturas y mientras caminas, podrás contemplar paisajes únicos. Este macizo tiene una cosa muy particular, todos los endemismos que tiene Gredos de plantas, se pueden ver sobre sus montañas. Se ven perfectamente a pie de piedras, ya que en ese macizo no hay cabras que se lo coman. Este tipo de plantas están acostumbrados a los vientos de la zona, escasez de suelo y poca agua.

En la ruta te toparás con alguna turbera, es decir, zonas encharcadas que parecen casi pequeños estanques. ¿Por qué se produce este fenómeno? Dado que debajo de esas zonas está el granito, un mineral impermeable que no deja que el agua proveniente de las lluvias o los deshielos, se cuele y se filtre por abajo. ¿Por qué es bueno tener las turberas ahí? En primer lugar, porque es como si fueran esponjas y cace como si fuera una especie de “despensa” que protege el agua que precisamente viene de la Sierra. De hecho, todo el verano tendremos agua ya que las turberas la irán soltando poco a poco.

Turberas en la Sierra de Béjar

Turberas en la Sierra de Béjar en Comando Actualidad RTVE

En este paraje también se pueden contemplar lagunas glaciares únicas a las que solo se puede acceder a pie o por el aire. A pesar de que nada más observarlas apetece darse un buen chapuzón, no está permitido, ya que tienen unos ecosistemas muy sensibles. Sin embargo, simplemente el hecho de ver brillar el agua dentro de un impresionante glaciar hace que merezca la pena.

Lagunas glaciares en la Sierra de Béjar y Candelario

Este verano que hay tantas ganas de montaña y naturaleza, hay que acordarse de que la montaña también tiene sus riesgos. Es importante tener muy claro y reconocer el sitio a dónde vas, llevar un mapa, una brújula y saberte orientar, y si no sabes hacerlo y no tienes bien programa la excursión, lo mejor es contratar un guía que te acompañe.

Un territorio perfecto para hacer deporte al aire libre

Aquellos que hacen esta ruta dicen que es lo más parecido a estar dentro de un sueño. Además, si eres amante de la escalada, algunos expertos aseguran que la zona es una de las mejores de Europa para realizar este deporte, no solo por la cantidad de bloques que hay, también por el tipo de bloques que desarrollan las piedras que son idóneas para ser escaladas.

Los corredores también eligen estas tierras para ponerse en forma. Y no es para menos, porque hacer deporte mientras disfrutas de las vistas de un paraíso natural es maravilloso. Además, es una sierra muy accesible e ideal para iniciarse en la montaña.

Dormir a la luz de las estrellas en un remanso de paz

Una de las maravillas que contempla esta ruta por el macizo occidental de la Sierra de Gredos, es dormir al raso. Cuando cae la noche y tras una larga caminata, no hay mejor plan que deleitarte con algunos productos de la zona (que deberás comprar antes de emprenderte en la aventura) y disfrutar de la paz y la tranquilidad mientras te quedas dormido observando las estrellas… ¡Es mágico! (Eso sí, no te olvides del saco y comprueba que está en buenas condiciones, ya que a pesar de que sea verano, allí por la noche refresca mucho).

Dormir al raso en la Sierra de Béjar y Candelario

Un pueblo que atrapa por sus productos, manantiales y belleza

Candelario lleva más de un lustro en el club de los selectos pueblos más bonitos de España, fue una de las villas más ricas del país por la cantidad de empresas familiares que fabricaban embutidos. Hoy el turismo es la industria del pueblo en el que nació el dicho: “Los pueblos se atan con longaniza”. Una parada obligatoria en tu visita a la Sierra de Béjar y Candelario.

Candelario, uno de los pueblos más mágicos de Salamanca

El pueblo tiene 15 fuentes, por ello es conocido como el pueblo de los manantiales. Cuenta con calles empedraras y casas blancas al más puro estilo rural. Sin duda, pasear por Candelario cautiva a todo aquel que lo visita. Además, entre sus rincones se encuentran historias apasionantes. ¿Sabías que allí se grabó la película ‘El pequeño ruiseñor’? En su campanario el propio Joselito cantaba su mítica ‘Candelera’. Pero, si quieres descubrir más cosas apasionantes y recorrer los rincones mágicos de este pueblo y su sierra, ¡solo te queda visitarlo! Os podemos asegurar que es una opción 10 para este verano.