Enlaces accesibilidad

Los peajes en Europa: ¿cómo financian las carreteras otros países?

  • El mantenimiento de las autopistas en Europa se financia a través de partidas presupuestarias o con el peaje en autovías
  • La titularidad y gestión se divide entre concesiones privadas y consorcios estatales según cada Estado miembro

Por
España plantea poner peajes en todas las autovías a partir de 2024

España tiene un agujero de casi 8.000 millones de euros en la conservación de las carreteras estatales. Para corregir este déficit, el Gobierno pretende implementar un sistema de cobro para que los conductores financien directamente el mantenimiento de la red viaria estatal.

El plan, ya ha sido remitido a Bruselas en el Plan de Recuperación, Transportación y Resiliencia para poder optar a los fondos prometidos para levantar la economía tras la crisis de la pandemia. El nuevo modelo de cobro, a través del uso de peajes en todas las autovías españolas, podría entrar en vigor en 2024.

Actualmente, la gestión del cobro de las autopistas en España corre a cargo de las empresas concesionarias. Las empresas que construyeron la red de autopistas tienen derecho a cobrar a los conductores durante un tiempo limitado. Una vez liberalizadas, el Estado español levantó las barreras y no ha vuelto a valorar un cobro directo salvo en contadas ocasiones. Hasta ahora. La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha defendido que la propuesta "es el modelo europeo y el más justo desde el punto de vista de la distribución en el territorio".

No obstante, en Europa el modelo escogido para sufragar el mantenimiento de las vías de alta densidad (comúnmente conocidas como autovías) es muy variado. Los Estados miembro se han decantado por el modelo de la concesión, la gestión estatal y cobro directo o el tránsito gratis y pago vía asignación presupuestaria. 

El modelo francés, el más parecido al de España

La red de carreteras en Francia se asemeja mucho al sistema español. Con una estructura radial, cuyo centro sería París, las vías de alta capacidad se reparten entre carreteras de pago y otras gratuitas. La circulación por las conocidas como autoroutes (marcadas con una 'A' seguida de un número) exigen el pago mediante peaje de todos los vehículos.

Las tarifas se establecen por las dimensiones del vehículo y el peso bruto. En general, los camiones o autobuses de más de tres toneladas y media tienen las tarifas más altas y pagan un suplemento por cruzar determinados puentes o túneles en el país galo. Otra peculiaridad del sistema de pago francés es un suplemento del 50 % para caravanas o autocaravanas.

El precio medio en las autopistas francesas para un turismo ronda los 8,6 céntimos por kilómetro aunque varía según el tramo recorrido y la empresa privada que gestione la vía (Vinci, Eiffage y Albertis).

Pere Navarro, a favor del peaje en autovías: "En todos los países europeos se paga el mantenimiento de las carreteras"

En Francia, el mantenimiento y la ampliación de las autopistas "no se financian con impuestos, sino con peajes", según la Asociación de Sociedades de Autopistas y Obras de Peaje de Francia (Asfa). Los precios se revisan y actualizan cada 1 de febrero y se ajustan según los precios de consumo del país.

De esta forma, las tarifas de las autopistas francesas no pueden superar un tope máximo y el aumento anual debe ser un 70 % inferior a la inflación de ese año. Según Asfa, Una tercera parte del dinero recaudado se destina al Estado francés, otra tercera parte a la modernización de las vías y el resto son beneficios para las empresas concesionarias.

El referente del modelo portugués

En Portugal, las autopistas y su gestión siguen el modelo de la empresa concesionaria, al igual que en España y Francia. Sin embargo, en 2010, el país decidió que las autovías que eran gratuitas hasta la fecha ahora recaudarían dinero para el Estado a través de peajes. Este es el modelo que plantea imponer España en su propia red de carreteras. 

En Portugal, todos los vehículos que transiten por las carreteras portuguesas de pago están obligados a abonar una tarifa en función del kilometraje recorrido. El precio en las autopistas lusas varía según la carretera con un coste medio por kilómetro de siete céntimos teniendo en cuenta las principales vías del país. En principio, los peajes portugueses se establecen a la entrada de las autopistas y a su salida. Aunque sigue existiendo el peaje con barrera y pago manual, el modelo electrónico es el más utilizado.

En este caso, los vehículos son registrados por la matrícula a través de cámaras sin necesidad de pagar. De esta forma, a la salida de la carretera se pasa por otro arco de cámaras y se cobra al conductor automáticamente a través de la cuenta bancaria o tarjeta asociada a la matrícula (y por tanto, al conductor). El modelo también se aplica con los vehículos extranjeros aunque existen otras fórmulas como la viñeta o la instalación de lectores en el coche.

El sistema estatal austríaco

Las autopistas austríacas están gestionadas por un consorcio de empresas estatales (ASFINAG). De esta forma, el país gestiona la conservación de las carreteras mediante el pago directo de los kilómetros utilizados por cada usuario. Además, el país goza de una situación estratégica para el transporte de mercancías por carretera al estar entre Italia, Francia y Alemania en medio de los Alpes.

Cualquier tipo de vehículo paga por transitar por las autopistas o túneles que cruzan los Alpes. De media, un turismo pagaría alrededor de siete céntimos por kilómetro recorrido sin tener en cuenta los descuentos o bonos anuales que existen en Austria.

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - Las medidas para aumentar el tráfico las autopistas rescatadas, buenas "a largo plazo" - Escuchar ahora

No obstante, existen peajes, como el del túnel más largo de Austria en la autopista S-16 en Arlberg, donde el kilómetro sale a más de 35 céntimos para un turismoAustria marca las tarifas según las dimensiones y categoría de los turismos y para los vehículos pesados mide el número de ejes, la hora del día en circulación, los kilómetros recorridos y el tipo de emisiones de CO₂.

Las autovías alemanas, "libres" de pago

Las vías de alta capacidad en Alemania cuentan con más de 13.000 kilómetros. Hasta ahora, Alemania es de los pocos países europeos donde el usuario no paga directamente por los kilómetros que recorre en las vías de alta capacidad. Es decir, el país mantiene y conserva las carreteras a través de una partida presupuestaria y no con el abono de cada conductor.

De esta forma, solo los vehículos de más de 7,5 toneladas pagan por circular por las conocidas como autobahn, o autovías de gran velocidad. En este caso, se paga en función del número de ejes y los kilómetros recorridos. Solo en determinados túneles al norte del país es necesario abonar un pago. Aun así, existen excepciones que eximen el pago a muchos conductores bien por vivir en la zona o por razones comerciales.

Alemania ha intentado llevar a cabo varias medidas para implantar peajes en sus autovías. En un primer momento, se intentó cobrar una tasa especial solo a los transportistas extranjeros que finalmente fue tumbada. En estos momentos hay una investigación en marcha por otro sistema de peaje para automóviles que se quiso instaurar en el país a lo largo de 2021.

Noticias

anterior siguiente