Enlaces accesibilidad
Coronavirus

El creador de la vacuna de Pfizer apunta a que será necesaria una tercera dosis

Por
Viales de la vacuna desarrollada por BioNTech y Pfizer.
Viales de la vacuna desarrollada por BioNTech y Pfizer. STACHE / AFP

El científico y cofundador de la farmacéutica alemana BioNTech, Ugur Sahin, ha reiterado que probablemente se necesitará una tercera dosis de su vacuna contra la COVID-19, desarrollada junto con Pfizer, entre los nueve meses y el año siguiente a la segunda inoculación. Según ha explicado, a los seis meses de haberse logrado la máxima inmunidad -un 97% de efectividad-, esta empieza a descender, por lo que, de acuerdo a sus estimaciones actuales, ello implicaría que, entre los nueve meses y el año siguiente deberá inyectarse una tercera dosis, para garantizar el mantenimiento de la máxima inmunidad.

Las estimaciones de Sahin se corresponden con las del máximo responsable de Pfizer, Albert Boula, que hace unos días también consideró "probable" que sea necesario inocular una tercera dosis de su vacuna aproximadamente a los doce meses de haberse completado la inmunización. Además, según el director ejecutivo de la compañía estadounidense, es posible que la vacunación tenga que repetirse cada año, como ocurre con la gripe estacional.

"Efectiva" contra la variante india

Al margen de la duración de la inmunidad, Sahin confía en que la vacuna desarrollada por su laboratorio y distribuida junto a Pfizer sea "efectiva" también contra la variante india del SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad COVID-19. "Nuestro método se basa en las experiencias adquiridas contra el cáncer. Experimentamos con muchas variantes y, hasta ahora, en todas hemos logrado buenos resultados", ha indicado en un encuentro virtual con representantes de medios extranjeros en Alemania.



"Confío en que obtendremos también buenos resultados frente a la variante india", ha expresado respecto a esta nueva versión del coronavirus detectada en el país asiático. Hasta ahora, ha insistido, su vacuna ha mostrado ser efectiva "en prácticamente todas" las mutaciones conocidas.

Aunque los ensayos de la compañía todavía están en curso, "la variante india tiene mutaciones que ya hemos estudiado y contra las cuales funciona nuestra vacuna, lo que nos da confianza", ha recalcado Sahin. Tal y como ha explicado, BioNTech ya ha probado su vacuna en más de 30 variantes, y en todas ellas ha obtenido al menos una "respuesta inmune suficiente".

El cofundador de la farmacéutica alemana BioNTech, Ugur Sahin.

El cofundador de la farmacéutica alemana BioNTech, Ugur Sahin. REUTERS / R. ORLOWSKI

La variante india, motivo de preocupación

Aunque fue detectada por primera vez en octubre pasado, ha sido en los últimos días cuando la variante india del SARS-CoV-2 ha acaparado la preocupación mundial, debido a las sospechas de que pueda estar detrás del crecimiento explosivo de contagios que ha experimentado el segundo país más habitado del mundo. De momento, la Organización Mundial de la Salud la ha catalogado únicamente como "de interés", en el escalón de menor peligrosidad de los tres posibles. Variantes como la británica, la sudafricana o la brasileña de Manaos se encuentran un nivel por encima, como "variantes de preocupación"; aunque sin llegar a la categoría de "variantes de grandes consecuencias", las más nocivas, de las que por ahora no se ha reportado ninguna.

La nueva variante, conocida oficialmente como B.1.617, presenta al menos quince mutaciones, aunque preocupan especialmente dos de ellas, que afectan a la proteína S (la espícula, que funciona como llave para que el virus pueda entrar en las células). No es la primera vez que se detectan, pero sí que aparecen juntas.

Al margen de su mayor contagiosidad, que es algo que prácticamente se da por descontado a pesar de que los estudios al respecto aún están en proceso, las primeras evidencias con respecto a la eficacia de las actuales vacunas, cualquiera de ellas, son alentadoras. "Según los primeros datos que tenemos, hay otras variantes que inciden más en la eficacia de las vacunas, como son la sudafricana o la brasileña. Lo que sabemos de esta, con estudios muy preliminares que aún no están revisados, es que disminuye un poco la actividad de los anticuerpos neutralizantes, pero no a niveles preocupantes", ha explicado a RTVE.es Julio García, jefe del servicio de Microbiología del Hospital La Paz de Madrid.

De esta manera, aunque seguramente la eficacia se vea disminuida ante esta versión mutada del SARS-CoV-2, cualquiera de las vacunas actuales, no solo la de Pfizer, servirán para prevenir que alguien enferme gravemente o muera ante la infección provocada por la nueva variante.

Retirada de restricciones para los vacunados

Ugur Sahin se ha mostrado cauteloso en lo que respecta a la retirada de restricciones para los vacunados. Para él, está claro que va a producirse, ya que "todos esperamos recuperar la normalidad", pero ha pedido que se evite caer en "discriminaciones" entre ciudadanos inmunizados y los que no lo están.

Según sus previsiones, cuando entre el 50% y el 60% de los europeos estén ya inmunizados a finales de mayo o en junio, esas relajaciones, "científicamente sensatas", "llegarían a una gran parte de la población".

En Estados Unidos, cuyo ritmo de vacunación es significativamente más rápido que el de la Unión Europea, el presidente Joe Biden ya ha anunciado que las personas vacunadas contra el coronavirus pueden estar en exteriores sin mascarilla, excepto en entornos muy concurridos y eventos multitudinarios, como "estadios, conciertos o centros de conferencias".

EE.UU. mantiene la recomendación de usar mascarillas y seguir otras medidas de prevención en los espacios públicos cerrados, como restaurantes, museos cines, iglesias, peluquerías o gimnasios, donde desconocemos si las otras personas están vacunadas o si tienen un mayor riesgo de contraer COVID-19 grave.

Noticias

anterior siguiente