Enlaces accesibilidad
Coronavirus

La variante británica ya supone tres de cada cuatro de los nuevos contagios en catorce comunidades autónomas

Por
El Ministerio de Sanidad enumera al menos diez variantes en su último informe a las que conviene hacer seguimiento.
El Ministerio de Sanidad enumera al menos diez variantes en su último informe a las que conviene hacer seguimiento. RTVE

La rápida expansión de tres variantes del coronavirus ha hecho saltar nuevamente las alarmas en la comunidad internacional ante el temor de que puedan complicar la gestión de la pandemia, que ya ha dejado más de 2,94 millones de fallecidos y más de 137 millones personas infectadas.

Se trata de las variantes del SARS-CoV-2  detectadas en Reino UnidoSudáfrica Manaos (Brasil)que se caracterizan por una mayor facilidad para transmitirse con respecto a la de Wuhan, según los estudios realizados hasta la fecha. De hecho, se están expandiendo por todo el mundo con celeridad: la británica ya ha sido reportada en más de 130 países, entre ellos, España, mientras que la sudafricana está presente en más de 80 territorios y la brasileña, en 45. Además, las autoridades sanitarias internacionales siguen con interés la evolución de otras ocho variantes, aunque su relevancia es todavía menor. 

Las autoridades sanitarias españolas han notificado hasta el momento 76 casos de la sudafricana y 35 casos de la brasileña de Manaos, mientras la variante con origen en Reino Unido ya supone tres de cada cuatro casos en diez comunidades autónomas.. En nuestro país, también se han confirmado los primeros casos de las variantes de California, Río de Janeiro, República Checa/Eslovaquia, Uganda, Nigeria y Portugal, otras seis de las once variantes en total que están bajo vigilancia por los técnicos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitairas (CCAES).

¿Son más peligrosas? ¿Servirán las vacunas?

Tanto la Organización Mundial de la Salud como el Ministerio de Sanidad ya reconocen en sus informes un "posible" aumento del riesgo de hospitalización y muerte para las variantes británica y sudafricana, aunque la brasileña continúa en investigación y, por el momento, no se relaciona con una mayor severidad. 

También preocupa si las vacunas desarrolladas podrán servir para acabar con ellas, como con la de Wuhan. Así, según la evidencia hasta el momento, la eficacia de las vacunas solo se reduce "ligeramente" para la variante británica, apuntan el CCAES y la OMS. En cambio, las variantes braileña y sudafricana es "probable" que puedan escapar de la respuesta inmune provocada por haber pasado la enfermedad o haber sido vacunado. Este riesgo está especialmente asociado a la variante sudafricana, por lo que la comunidad científica y las farmaceuticas permanecen atentas y trabajando por si fueran necesarios nuevos desarrollos para acabar con ella.

Por su parte, el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) considera que el riesgo asociado a las nuevas variantes es "muy alto" en los estados de la Unión Europea, especialmente para la población vulnerable. Por ello, insta a los Gobiernos a mantener las medidas "inmediatas, fuertes y decididas" para reducir la incidencia del coronavirus "a los niveles más bajos posibles".

Con la intención de no bajar la guardia, la Comisión Europea ha exigido a los estados miembros a que extraigan el genoma del 5% de los casos detectados semanalmente para localizar nuevas posibles variantes y actuar con rapidez ante las que sean consideras más peligrosas.

Las nuevas variantes podrían provocar un incremento de casos más rápido

¿Variante, linaje o cepa?: en qué se diferencian

La pandemia de la COVID-19 ha dejado un gran número de palabras nuevas en nuestro vocabulario, siendo mutación, variante, linaje o cepa, algunas de las que más se han mencionado en las últimas semanas. Aunque, en ocasiones, se estén usando indistintamente no significan lo mismo.

Cuando se habla de mutaciones, se refiere a los cambios que se producen a nivel genético de los virus, originadas cuando se replican tanto dentro de un paciente como cuando pasan a otro. "El virus está mutando constantemente, incluso desde el momento que se encuentra dentro de un individuo", explica a RTVE.es el profesor y director del grupo de Neurovirología de la Universidad Autónoma de Madrid, José Antonio López. 

Las variantes, en cambio, hacen referencia a la agrupación de dichas mutaciones y estas, a su vez, se clasifican en linajes o ramas. Hasta ahora se han localizado miles de variantes desde el comienzo aunque, por lo general, se espera que la mayoría no tenga ningún impacto. A veces algunas desarrollan alguna ventaja de manera aleatoria, que las hace superar a las demás. Este es el caso de las variantes británica, sudafricana y brasileña, denominadas comúnmente así por el lugar donde se localizaron, y que apuntan a una mayor transmisibilidad. 

Dicha característica está relacionada con la mutación N501Y, que modifica la proteína S del virus, lo que le facilita su capacidad de infectar células. En el caso de la variante detectada en Sudáfrica y Brasil, también presentan la mutación E484K, es decir, una combinación que les permite escapar a la neutralización de algunos anticuerpos monoclonales y policlonales, aunque aún se está investigando.

El concepto de cepa, por su parte, según explica López, son diferentes cúmulos de variantes que se consolidan y "ofrecen una característica biológica diferente" al virus. No obstante, aún no se ha detectado cepas que deriven del SARS-CoV-2. 

La variante británica, prevalente en España 

La variante VOC 202012/01, perteneciente al linaje B.1.1.7, se identificó por primera vez en el condado británico de Kent el pasado 20 de septiembre. No sería, sin embargo, hasta el 14 de diciembre cuando Reino Unido dio la voz de alarma al detectar un aumento de la incidencia del virus en el este y sureste de Inglaterra y el área metropolitana de Londres asociada a esta nueva variante.

En aquel momento, el gobierno británico aseguró que esta versión mutada del virus tendría una mayor capacidad de transmisión, desencadenando la prohibición de volar a territorio británico por parte de varios países como medida preventiva. El 22 de enero, el primer ministro británico, Boris Johnson, cifró la variante entre un 30% y un 70% más contagiosa y anunció que había "evidencias" de que podría estar asociada también "a un mayor nivel de mortalidad". 

Según los datos del Servicio de Salud Pública inglés, los casos con la variante se habrían incrementado desde el 46% a principios de diciembre de 2020 a rozar el 90% en la segunda quincena de enero de 2021. Según apuntan, la variante sería un 50% más contagiosa y un 30% más mortal, pero advierten que todavía se están recopilando datos para llegar a resultados concluyentes y recuerdan que el "riesgo absoluto de muerte (del coronaviris) continúa siendo bajo". 

Hasta 132 países, dos nuevos en la última semana, han reportado algún caso relacionado con esta variante en su territorio, según recoge la OMS. En nuestro país, según una estimación del Ministerio de Sanidad a partir de los resultados de laboratorio, existen diferencias entre regiones y zonas de nuestro país. Entre las comunidades autónomas, con ligeras fluctuaciones en las últimas semanas, destacan Asturias (98,8 %), Navarra (96,1 %), Comunidad Valenciana (94,8 %), Galicia (90,9 %), Castilla y León (89,9 %), Andalucía (89,8 %), Cantabria (88,6 %), Cataluña (85,7 %), La Rioja (84 %), Melilla (84%) Baleares (81,6 %), Extremadura (81,6 %), Murcia (80,6 %), País Vasco (80,3 %), Castilla La Mancha (76,6 %), Aragón (65 %) y Madrid (64,3 %).

La variante sudafricana: presente en al menos 80 países

Sudáfrica anunció el 18 de diciembre de 2020 la detección de una nueva variante a la que se denominó 501Y.V2 (B.1.351) y su expansión se ha acelerado en las últimas semanas. Sanidad y la OMS consideran que es probablemente más transmisible y escapa a la inmunidad adquirida por las vacunas o por haber pasado antes la enfermedad, porque se han registrado reinfecciones. 

A 13 de abril, la variante se ha detectado en 82 países, dos más en la última semana, según la Organización Mundial de la Salud. La mayoría de los casos se encontraron en Sudáfrica, pero también se han notificado contagios en Reino Unido, Botswana, Australia, Alemania, Austria y también España.

Las autoridades sanitarias españolas han detectado, por el momento, la variante B.1.351 en 76 personas, asociados a nueve brotes y cuatro casos esporádicos, según la última actualización del "Informe sobre la situación epidemiológica de la variante B.1.1.7 de SARS-CoV-2 y otras variantes de interés". En solo 15 casos se ha podido establecer la relación con viajes a África, mientras se han detectado en un mismo municipios cuatro de los brotes sin vinculación a países de alta prevalencia.

De acuerdo con la OMS, existen indicios de que esta variante reduce la respuesta neutralizante de las vacunas de Moderna y Pfizer/BioNTech, aunque todavía faltan datos para saber si también escapa a la protección frente a la enfermedad grave de COVID-19. En el caso del antígeno de AstraZeneca, sí se ha constatado que la protección frente la infección se reduce "sustancialmente". Por ello, desde la farmaceutica ya han anunciado que están trabajando en un antígeno efectivo ante esta mutación. La vacuna de Janssen, por su parte, ha mostrado una mayor protección frente a la variante sudafricana.

El aumento de casos relacionados con esta versión del virus provocó la restricción de vuelos con la nación africana por parte de varios países como España, Países Bajos, Irlanda, Dinamarca, Alemania, Reino Unido, Brasil o Vietnam, entre otros. Nuestro país, además, ha impuesto una cuarentena obligatoria de entre 7 y 10 días a los pasajeros que lleguen de Sudáfrica. 

La variante brasileña: 35 casos en España desde febrero

A principios de enero de 2021, Japón identificó también una nueva variante del SARS-CoV-2 en cuatro personas procedentes de la Amazonía brasileña. La nueva variante, P.1. (B.1.1.28.1) presenta, al igual, que la británica y la sudafricana, una mutación relacionada con una mayor transmisibilidad. Su potencial capacidad de escaparse a la respuesta inmune por infección o vacunas continúa "en estudio", según el último informe de Sanidad. En ese sentido, la OMS da cuenta de reinfecciones con esta variante en personas que ya habían pasado la COVID-19. 

Brasil informó de la presencia de esta nueva variante en la región de Manaos (en la Amazonía), en muestras recogidas en la segunda mitad de diciembre del 2020, por lo que se asume que el origen estaría en este país. Desde entonces, la variante ha sido detectada en 52 países, siete nuevos en la última semana. 

En España, el primer caso notificó a principios de febrero en la Comunidad de Madrid. En total desde entonces, se han detectado 35 casos, tres de ellos aislados y el resto, vinculados a ocho brotes. El riesgo está en que 20 de ellos no tienen vínculo directo con Brasil y al menos uno es un caso de reinfección probable.

Desde el 3 de febrero, el Gobierno ha restringido los vuelos llegados desde el país sudamericano y, más adelante, ha impuesto una cuarentena obligatoria de 10 días a los pasajeros que lleguen de este país, pudiendo reducirse a 7 días con una PCR negativa. 

Otras variantes: Nigeria, California, Río de Janeiro, Uganda

El último 'Informe sobre la situación epidemiológica de la variante B.1.1.7 de SARS-CoV-2 y otras variantes de interés' del Ministerio de Sanidad también recoge la importancia y necesidad de seguimiento de otros siete grupos de mutaciones, relacionadas con Nigeria (B.1.525), California (B.1.429), Río de Janeiro (P.2), Inglaterra (VOC 202102/02, similar a la británica), Nueva York (B.1.526), Uganda (A.23.1), Portugal (C.16) y República Checa/Eslovaquia (B.1.258).

Entre ellas, la más presente hasta ahora ha sido la variante californiana, de la que se han detectado 25 casos (tres esporádicos y el resto en relación a tres brotes), ninguno con antecendentes de viaje. Le sigue la variante de Río de Janeiro, de la que se han notificado hasta ahora 14 casos, que incluyen: dos viajeros procedentes de Brasil, otros tres procendentes de un mismo brote familiar y otros nueve de un brote hospitalario, sin vínculos conocidos con el país sudafricano.

De la variante asociada a la República Checa y Eslovaquia (junto a otros países vecinos) se han secuenciado hasta ahora 18 casos en cuatro comunidades autónomas. Finalmente, se han detectado tres casos de la variante de Uganda y un caso confirmado por secuenciación de la variante de Nigeria y otro de la de Portugal

Los técnicos relacionan con una "reducción de la capacidad de neutralización" de los anticuperos a las variantes de Río, Nigeria, Nueva York y Portugal. Por su parte, podrían ser más contagiosas las variantes de California, Uganda y República Checa/Eslovaquia.

¿Cómo va la secuenciación en el mundo?

Identificar las variantes del coronavirus y conocer su genética afecta directamente a la toma de decisiones en Salud Pública. También sirve para que los laboratorios sean capaces de ajustar las vacunas para que respondan mejor a las mutaciones del virus y España "está mejorando mucho" en este sentido, según explicó hace unos días el director del Centro de Coordinación de Alertes y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

De acuerdo con sus estimaciones, nuestro país está cerca de secuenciar algo más del 5% de muestras, una cifra que supera el 2 % de los casos positivos semanales fijado como objetivo inicial por Sanidad. Además, si se tienen en cuenta todo lo analizado durante la pandemia, España es el tercer país de la Unión Europea y el noveno del mundo que más contribuye a la secuenciación del virus, según datos del proyecto GISAID a los que ha tenido acceso RTVE.es.

Aunque hay otras bases de datos y los países no están obligados a cargar sus secuenciaciones a GISAID, este sistema -reconocido por la OMS como uno de los más importantes a nivel internacional para el conocimiento genómico en torno al SARS-CoV-2 y la influenza- permite hacerse una idea de cómo avanza la secuenciación en el mundo.

Solo Dinamarca y los Países Bajos superan la aportación de España en el entorno europeo, mientras que el Reino Unido y Estados Unidos lideran el ranking a escala global.

Ahora bien, España no supera el 1 % de muestras secuenciadas en proporción al número acumulado de casos durante la pandemia. Teniendo en cuenta este criterio, nuestro país desciende hasta el duodécimo puesto de la UE y el 54º del mundo, aunque ya hay al menos siete territorios que superan el 10 % de muestras analizadas: Islandia, Australia, Nueva Zelanda, Dinamarca, Taiwán, Timor-Leste y Hong Kong.

Noticias

anterior siguiente