Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Las protestas por el encarcelamiento del expresidente Zuma han generado toda una crisis social en Sudáfrica. La violencia, los saqueos y los incendios de los últimos días dejan imágenes desoladoras. Como respuesta a estos disturbios interminables, Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica, ha movilizado al ejército para poner orden en las calles.

Las manifestaciones, que pronto degeneraron en delincuencia y destrucción, complican la recuperación económica de un país cuyos estratos más bajos sufren intensamente las consecuencias.

En Sudráfrica sigue la oleada de protestas y saqueos. La policía y el ejército están reprimiendo duramente los desórdenes. Hay más de 70 muertos y 1.200 detenidos. La mayor parte de los asaltos se producen en centros comerciales, donde irrumpen cientos de personas y son perseguidos por la policía. Las imágenes se han repetido en muchos comercios de distintos puntos del país, especialmente Durban y Johanesburgo. Las vistas aéreas muestran la magnitud de los saqueos, con cientos de implicados y coches cargados hasta arriba. No obstante, la situación ha mejorado después de la advertencia del máximo responsable del operativo, que afirmaba que no iban a permitir "que nadie se burle de nuestro estado democrático". Algunos propietarios comprenden estos ataques y la frustración que viven miles de personas. Actualmente el desempleo es del 32 % y la mitad de los 60 millones de sudafricanos vive en la pobreza. Foto: Guillem Sartorio / AFP.

En Sudáfrica, desde hace varios días se llevan registrando protestas y disturbios en distintas ciudades del país. El enfado se inició en las filas de los partidarios del ex presidente Jacob Zuma, después de que este entrara en prisión la pasada semana para cumplir una pena de 15 meses por desacato, tras negarse a declarar en un caso de corrupción durante su mandato. Pero el malestar va mucho más allá, en un país golpeado por la pandemia y en una complicada situación económica y social. Lo analizamos con Andrés Díaz-Pabón, profesor de la Universidad de Ciudad de El Cabo, y con Antonio Pinto, profesor titular de Historia del Pensamiento y de Movimientos Sociales de la Universidad Europea.

La humanidad ha desarrollado en tiempo récord varias vacunas para afrontar la COVID-19. En el Telediario de TVE se han centrado en los voluntarios, en las primeras personas que probaron estos medicamentos. El proceso de los tres laboratorios en cuestión -Pfizer, Janssen y AstraZeneca- ha sido bastante similar, aunque hayan investigado procesos distintos: evaluar la dosis necesaria, observar los efectos secundarios, etc. Les han pinchado entre dos y tres veces en los últimos meses y durante todo ese tiempo se han tenido que someter reconocimientos diarios o semanales y a continuas analíticas. Un factor clave en esta experiencia es el anonimato. Lo que diferencia a las empresas es la información que los voluntarios reciben: solo en Janssen les han dado un certificado y los resultados con la inmunidad que presentan. Eso sí: ninguno de los voluntarios se arrepiente y todos repetirían. Foto: Marcial Guillén / EFE. [Coronavirus: última hora en directo]

África está viviendo, ahora, lo peor de la segunda ola de coronavirus. Solo en el último mes, el número de fallecidos ha aumentado un 40% y ya son cien mil desde el inicio de la pandemia. Las vacunas están lejos de llegar todavía, Marruecos es la excepción. Sudáfrica, con 50.000 muertos, es el país más afectado. Ha tenido que suspender la vacuna de AstraZeneca, menos eficaz contra la nueva cepa.

Lo ha anunciado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en la que ha informado, que hasta el momento se han detectado en España un total de 613 casos confirmados de la variante británica; seis, de la sudafricana; y dos, de la brasileña.

Darias ha explicado que la medida tiene el fin de evitar la propagación las nuevas variantes de coronavirus en el país. Se ha impuesto a través de una orden ministerial, que será enviada a la Audiencia Nacional, puesto que limita derechos fundamentales.

Sudáfrica ha suspendido el calendario de vacunación con las dosis de Astra Zeneca porque, según los primeros estudios, podría no proteger del todo contra la variante del virus originada allí. "Los resultados en otros países son satisfactorios pero aquí hay que estudiarlo un poco más",ha dicho su ministro de Salud, quien ha recordado que disponen de vacunas de otros laboratorios.

Casi 200.000 dosis de la vacuna de AstraZeneca han llegado a nuestro país para personal sanitario y sociosanitario que no esté en primera línea y que tenga menos de 55 años. Un informe refleja que la vacuna de AstraZeneca es mucho menos eficaz ante la variante sudafricana, aunque sí frenaría la gravedad de la COVID. A pesar de que la muestra es relativamente pequeña - unas 2.000 personas-, las universidades de Oxford (Reino Unido) y la Universidad de Witwatersrand (Sudáfrica) dicen que es lo suficientemente significativa. La conclusión: en un grupo de edad en torno a los 30 años, sin patologías de ningún tipo, la vacuna de AstraZeneca no es eficaz contra la variante sudafricana del coronavirus en casos leves o moderados. El suero de AstraZeneca sí puede prevenir casos graves o la muerte. Por si acaso, el ministro de Salud de Sudáfrica ha anunciado la paralización de la vacunación hasta que la farmacéutica no aclare los pasos a seguir. La OMS analiza hoy tanto las conclusiones de este estudio, como si el suero de AstraZeneca es eficaz o no en mayores de 65 años. Los detalles con Fernando Martínez. Además, hemos consultado nuestras dudas respecto a esta vacuna con Nuria Campillo, investigadora del Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas del CSIC. Campillo sostiene que este estudio debería tenerse en cuenta en nuestra campaña de vacunación y ha hecho hincapié en la importancia de acelerar el proceso de vacunación. "Tenemos que hacer que la campaña de vacunación sea más rápida [...] y que podamos luchar contra el virus todos vacunados. El virus va a ir mutando muy rápidamete", ha declarado la investigadora.

Sudáfrica suspende la inoculación de la vacuna de Astrazeneca por no ser del todo efectiva contra la variante del COVID19 detectada de ese país. La farmacéutica ha asegurado que, sin embargo, protege de los síntomas graves, aunque ya han dicho sus portavoces que trabajan en adaptar el preparado para esta mutación, al igual que cada año se cambia la vacuna de la gripe.