Enlaces accesibilidad

Las claves del caso Gabriel

  • La desaparición y asesinato del niño de ocho años Gabriel Cruz se produjo en febrero de 2018
  • El cuerpo del pequeño fue hallado en el coche de Quezada doce días después de iniciarse su búsqueda

Por
Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte de Gabriel Cruz.
Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte de Gabriel Cruz. EFE Carlos Barba

El asesinato del niño Gabriel Cruz, ocurrido en febrero de 2018 en una finca de Rodalquilar, en Almería, es uno de los casos que más repercusión mediática y conmoción han provocado en España por la intensa búsqueda inicial del niño, y la gravedad de los hechos por los que la autora confesa del crimen, Ana Julia Quezada, ha sido condenada a prisión permanente revisable.

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a prisión permanente revisable a Ana Julia Quezada, impuesta por la Audiencia de Almería y ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía- la primera impuesta a una mujer en España desde que se introdujo esta pena en el Código Penal en 2015- casi tres años después de la desaparición del pequeño de ocho años, que despertó un movimiento de solidaridad en toda España con la familia del niño.

La madre de Gabriel espera que la sentencia del Supremo se adecúe a la verdad y cree que repetir el juicio sería "muy injusto"

La desaparición de Gabriel Cruz dio lugar a una intensa búsqueda que se prolongó durante doce días y terminó con el hallazgo del cuerpo del niño en el coche de Quezada, quien dos días después confesó la autoría del crimen aunque en un primer momento aseguró que su muerte había sido "accidental". Estas son las principales claves del caso: 

Desaparición y búsqueda de Gabriel

Gabriel Cruz desapareció el 27 de febrero de 2018, cuando se encontraba de vacaciones escolares por el puente del Día de Andalucía en casa de su abuela, en la localidad almeriense de Las Hortichuelas, dentro del parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Después de comer, el pequeño se marchó a jugar a casa de unos familiares que se encontraba ubicada a tan solo 100 metros de la casa de su abuela, pero nunca llegó. Eran alrededor de las 18:00 de la tarde cuando sus padres se dieron cuenta de que Gabriel había desaparecido y, al no localizarlo, dieron aviso a las autoridades. 

Los padres de Gabriel, que estaban separados pero mantenían muy buena relación entre ellos, no creían que Gabriel hubiese decidido ir al monte solo ni que se hubiera podido despistar porque conocía bien la zona y era un trayecto muy corto. La principal hipótesis era que Gabriel podía haber sido secuestrado, así que los operativos de búsqueda revisaron sin descanso los alrededores de la localidad.

Cronología de la desaparición de Gabriel

Desde la alerta por desaparición hasta que la Policía localizó el cadáver transcurrieron doce días en los que se movilizaron más de 1.500 profesionales de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y unos 2.600 voluntarios.

La principal sospechosa, Ana Julia Quezada

En un primer momento se puso el foco mediático sobre una expareja de la madre de Gabriel que tenía una orden de alejamiento, pero los investigadores mantuvieron desde el principio la sospecha sobre Ana Julia Quezada, de 44 años y de origen dominicano, quien en el momento de la desaparición de Gabriel mantenía una relación sentimental con el padre del niño, Ángel Cruz.

Durante la búsqueda de Gabriel, Quezada aparecía públicamente ante los medios de comunicación junto a su pareja y, a menudo, simulaba estar preocupada y compungida.

Ella era la única persona, junto con la abuela de Gabriel, que había estado con el niño antes de la desaparición, pero preparó una coartada para excusarse. Quezada dijo que le había pedido al pequeño que la acompañase hasta una finca familiar situada en Rodalquilar, Níjar, porque tenía que hacer allí una reforma y le prometió que lo devolvería pronto a casa para que pudiese visitar a sus primos, como tenía planeado.

Los indicios clave que llevaron hasta ella

Los agentes llevaban tiempo sospechando de Quezada por varios motivos. El primero, que fue ella la persona que encontró el 3 de marzo una camiseta del niño en una depuradora que ya había sido registrada oficialmente durante la búsqueda. Pero, además, la camiseta estaba seca y no tenía signos de deterioro, pese a que el terreno estaba mojado porque había llovido.

El segundo indicio era que la mujer se había negado a entregar a la Policía su teléfono móvil, alegando hasta en dos ocasiones que lo había perdido.

Y, por último, la sobreactuación de Quezada ante los medios de comunicación, cuando intentaba restar importancia al hallazgo de la camiseta o cuando daba besos a su pareja delante de las cámaras.

Después de la desaparición del pequeño Gabriel Cruz, Ana Julia apareció en los medios de comunicación dando apoyo a su pareja, el padre del niño. Llevaban algo más de un año juntos... En apariencia afectada, habló sobre Gabriel ante la cámara.

El hallazgo del cadáver

Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil siguieron cada día los pasos de Quezada y el 11 de marzo, tras tenderle una emboscada en complicidad con el padre de Gabriel, descubrieron que la mujer llevaba el cadáver del niño en el maletero de su coche.

Los agentes la vieron en una finca familiar introduciendo el cuerpo del menor, envuelto en una manta, dentro de su vehículo. Lo acababa de desenterrar y se dirigía a la vivienda que compartía con Ángel en Vícar, a más de 40 kilómetros de distancia, donde finalmente pudieron interceptarla. Dos días después, Ana Julia confesó el crimen.

Así fue la detención de la pareja del padre de Gabriel: "No he sido yo, he cogido el coche esta mañana"

La autopsia del cadáver de Gabriel reveló que el menor murió estrangulado el mismo día de la desaparición y que había sido golpeado. El cuerpo tenía restos de tierra.

La versión de la acusada

En su declaración ante el juez, Quezada aseguró que cuando estaba en la finca con Gabriel vio al niño coger un hacha en el jardín y que ella le pidió que la dejase porque podía hacerse daño. Entonces, él entró a la casa y le espetó que se callara, que "siempre tenía que decirle lo que tenía que hacer", y la insultó diciéndole que era una "negra fea", dijo la acusada.

También señaló que forcejeó con el pequeño para quitarle el hacha "taponándole la boca a la vez para que se callara y no le insultara, que le apretó la boca y la nariz", pero que ella no quería "hacerle daño a Gabriel ni a nadie". Se dio cuenta más tarde de que ya no respiraba, según aseguró ante el juez.

En su último turno de palabra, la autora confesa del crimen pidió perdón a los padres del niño y a la suya propia. "Quiero pedir perdón a mi hija y a mi familia, y a todo el que se haya podido sentir mal por lo que hice", dijo entre sollozos ante el tribunal.

El juicio, los recursos y la condena

La sentencia condenatoria de la Audiencia de Almería, ratificada por el TSJA y confirmada por el Tribunal Supremo, determinó que Gabriel había accedido la tarde del 27 de febrero de 2018 a acudir con Quezada a la finca familiar de Rodalquilar donde, "consciente de su superioridad" con respecto al niño por la diferencia de edad y de complexión, le provocó la muerte de manera "intencionada, súbita y repentina".

Un criterio ratificado por el TSJA al afirmar que "la acusada aprovechó, por un lado, la inferioridad física de la víctima y, por otro, preparó un modo de ejecución de su plan criminal que neutralizaba la eventual defensa natural de un niño de ocho años". Además, consideró que "neutralizó las escasas defensas de la víctima" y que entra en juego la prisión permanente revisable "porque la muerte alevosa recayó en un menor".

El TSJA sí estimó parcialmente el recurso de apelación interpuesto por la defensa de Quezada, por lo que la absolvió de dos delitos de lesiones psíquicas. No obstante, mantuvo la condena a dos años y medio por los dos delitos contra la integridad moral de los padres del menor.

Al mismo tiempo, el TSJA rechazó la nulidad del juicio, solicitada tanto por la defensa como por la acusación particular y confirmó la prisión permanente revisable para Ana Julia Quezada. El proceso judicial en la Audiencia de Almería terminó, tras siete días sesiones de vista oral con las declaraciones de múltiples testigos, con la deliberación del jurado popular que halló a Quezada culpable de asesinato con alevosía.

La acusación particular, ejercida por los padres del niño pidió la repetición del juicio, finalmente desestimada, al considerar que la presidenta del tribunal, Alejandra Dolero, "entró a dar opinión" cuando instruyó al jurado popular sobre la agravante de ensañamiento y la prueba pericial que avalaba su existencia. 

Los padres del niño Gabriel piden otro juicio

La repercusión mediática del caso

El caso de la desaparición y asesinato de Gabriel Cruz causó una fuerte conmoción en la sociedad. Dos días antes de que apareciese el cadáver del pequeño, tuvo lugar una manifestación en Almería capital para apoyar a los familiares y pedir el regreso del niño.

Como sus padres habían contado que a Gabriel le gustaban los peces y que de mayor quería ser biólogo marino, el símbolo del pez fue protagonista de toda la movilización social y llenó las ventanas de colegios y centros públicos. También inundó durante días las redes sociales, que recogieron numerosas muestras de afecto.

En poco tiempo se constituyó la llamada 'Marea de buena gente' que arropó a los padres durante toda la búsqueda: conocidos, desconocidos, cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y medios de comunicación estuvieron junto a los padres de Gabriel con la esperanza de que pudiesen encontrar con vida al "pescaíto", como lo llamaban cariñosamente.

Diario de las 2 - La madre de Gabriel pide mensajes de esperanza y no de odio - Escuchar ahora

Por otro lado, el caso reavivó el debate sobre la prisión permanente revisable, condena que finalmente se impuso, dado que la víctima es menor de 16 años.

A raíz de este caso, salió a la luz un hecho significativo que forma parte del pasado de Quezada: una de sus dos hijas murió tras caer por una ventana en 1996 cuando tenía cuatro años y ambas residían en Burgos.  

La Policía investiga la muerte de una hija de 4 años de Ana Julia Quezada en Burgos en 1996

Noticias

anterior siguiente