Enlaces accesibilidad

España coloca por primera vez en su historia bonos a diez años con interés negativo

  • En concreto, ha adjudicado 921 millones de euros con un rendimiento marginal del -0,016 % y medio del -0,027 %
  • Los intereses negativos significan que los inversores pagan por depositar su dinero en lugar de recibir un rendimiento

Por
Billetes y monedas de euro
Billetes y monedas de euro. GETTY THINKSTOCK

Tipos de interés en una subasta

En una subasta de deuda, el Tesoro clasifica las ofertas que recibe por los títulos que emite (letras, bonos y obligaciones). Entonces elige los intereses más bajos para pagar lo menos posible.

Desde la puja más baja, el Tesoro acepta ofertas en varias fases hasta completar su objetivo de colocación en esa subasta (por ejemplo, entre 1.000 y 2.000 millones de euros).

El tipo de interés marginal es el de la puja más alta aceptada. El tipo de interés medio se calcula haciendo la media de todas las ofertas aceptadas.

El Tesoro Público ha conseguido por primera vez en su historia colocar deuda a diez años con un interés negativo, ya que ha vendido títulos a este plazo por 921 millones de euros con un rendimiento marginal del -0,016 % y medio del -0,027 %.

Desde el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, destacan que "el Tesoro cobra por primera vez por una emisión a 10 años", lo que "ratifica la confianza de los inversores en la eficacia de las medidas adoptadas por el Gobierno español". Además, ven en la evolución de la deuda a diez años con tipos negativos "un mensaje de confianza en la recuperación y futuro de la economía española".

Asuntos Económicos ha precisado que "con este descenso se afianza la reducción de los tipos de interés de la deuda española, que en noviembre registraron nuevos mínimos históricos: el coste de la deuda en circulación se sitúa en el 0,18 % y el tipo del stock de deuda, en el 1,86 %".

En la anterior subasta de estas obligaciones a diez años, celebrada el 1 de octubre, el Tesoro había establecido un interés marginal del 0,23 % y medio del 0,224 %.

A la espera del BCE

La reducción del rendimiento de esta deuda está relacionada con su evolución en el mercado secundario, ya que en esta sesión se situó en el mínimo histórico del 0,01 % por las expectativas de los inversores de que el Banco Central Europeo (BCE) decida aumentar las compras de bonos para proporcionar más liquidez en el sistema, ayudar a la banca y estimular la economía.

El Tesoro también ha efectuado una emisión de obligaciones a diez años indexadas a la evolución de la inflación en la zona euro con un cupón del 0,65 % y una vida residual de siete años, en la que ha asignado títulos por un importe de 482 millones de euros y un interés marginal del -1,135 % y un tipo medio de -1,147 % (en la anterior puja de este bono, el marginal fue del -0,768 % y el medio de -0,784 %).

La demanda ha triplicado la oferta

Los inversores habían solicitado 2.806,39 millones en obligaciones a diez años, con lo que la tasa de cobertura (relación entre la demanda y la oferta que da cuenta del interés del mercado) se ha triplicado, en concreto se ha situado en 3,05 veces.

En cuanto a los títulos ligados a la inflación europea, las peticiones ascendieron a 927,05 millones, casi el doble que lo adjudicado, por lo que la tasa de cobertura fue de 1,92 veces.

El Tesoro había comunicado que esperaba captar entre 750 y 2.250 millones de euros en esta subasta, la penúltima del año pero la última de bonos y obligaciones. La próxima semana, el día 15, se celebrará la postrera puja de este ejercicio, que será de letras a tres y nueve meses.

Noticias

anterior siguiente
-->