Enlaces accesibilidad

Coronavirus

España supone el 25% del exceso de mortalidad registrado en Europa durante el pico de la epidemia de coronavirus

Por
El cementerio de San Rafael, en Córdoba, recibe sus primeros visitantes tras el confinamiento por el coronavirus
El cementerio de San Rafael, en Córdoba, recibe sus primeros visitantes tras el confinamiento por el coronavirus. EFE

España representa más del 25 % del exceso de mortalidad registrado en Europa durante el punto álgido de la epidemia del coronavirus, con 43.000 muertes más de las esperadas de un total de 168.000 en 24 países europeos, según se deduce de la comparación de los últimos datos del Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria español frente al balance conjunto que efectúa la red EuroMOMO.

El exceso de muertes es un indicador que enfrenta el número de fallecimientos contabilizados -en el caso de España, por los registros civiles- con el número esperado de muertes en esa época del año basándose en los datos de años anteriores; habitualmente, se utiliza para medir la incidencia de fenómenos como olas de calor o la campaña anual de la gripe, aunque este año la expansión de la Covid-19 por el continente ha provocado picos inusuales.

Dado que la estadística recoge todas las muertes registradas, no todo el exceso responde necesariamente a fallecimientos vinculados al SARS-CoV-2, pero el repunte ha sido evidente en la mayoría de los países europeos entre finales de marzo y principios de abril, cuando más arreciaba la epidemia

Así lo señala el último boletín semanal de EuroMOMO, la red de vigilancia de la mortalidad que mantiene el Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el que se constata que el conjunto de Europa ya ha superado lo peor del coronavirus: "La mortalidad de los países participantes se está aproximando a los niveles esperados normales tras un período de significativo exceso de mortalidad en algunos países, coincidiendo con la pandemia de la Covid-19".

Una de cada cuatro muertes no esperadas, en España 

Así, el boletín señala que entre las semanas del 6 de marzo y el 22 de marzo, los 24 países que forman parte de la red reportaron un exceso estimado de 168.000 decesos en total, de los que 153.000 correspondían a personas de 65 años o más. El grupo de edad de entre 45 y 64 años suponía otras 12.000 muertes no esperadas, mientras que las 2.000 restantes se ubicaban en la franja de entre 15 y 44 años.

Por su parte, el último dato del Sistema de Monitorización de la Mortalidad Diaria (MoMo) de España, correspondiente al período entre el 13 de marzo y el 22 de mayo -esto es, una semana menos que el EuroMOMO-, indica que se han producido 43.034 muertes más de las esperadas estadísticamente para esa época del año, lo que supone una de cada cuatro de las contabilizadas en la red europea.

Entre marzo y mayo se registraron 43.000 más de lo que sería normal en esas fechas

La cifra oficial de muertes en España, a 28 de mayo, es de 27.119 fallecidos con coronavirus, aunque solo se contabilizan aquellos decesos de personas a quienes se les hizo la prueba para confirmar el contagio, y no los de personas con síntomas compatibles, lo que abona la posibilidad de que el balance final de fallecimientos aumente, aunque no explique todo el exceso de muertes recogido en el MoMo.

De hecho, la nota de EuroMOMO recalca las limitaciones del sistema de recuento, especialmente por los retrasos en la notificación de las muertes por parte de los registros civiles de cada país, y señala que el período analizado también incluye "parte de la campaña de la gripe", que suele provocar repuntes en esta época del año, si bien no tan acusados.

El pico de fallecimientos, entre finales de marzo y principios de abril

La red europea no publica los datos individualizados por países sino que, para homogeneizar los datos, elabora un indicador estadístico a partir de los mismos que haga factible la comparación: cuanto más alto, mayor desviación entre las muertes registradas y las muertes esperadas para una semana determinada, con independencia de la población de cada país.

Según esa variable, la desviación más acusada se registró en España entre el 27 de marzo y el 3 de abril, cuando se situó en un 44,18, mientras en Italia, el otro gran foco europeo de la epidemia, la desviación en esa misma semana, que también fue su pico más alto, era de 16,92.

En esas mismas fechas alcanzaron sus máximos también Francia, con 23,54, y Países Bajos, con 21,72, mientras que Bélgica, que es el país con más muertes por cada 100.00 habitantes, alcanzó su máximo una semana después, con un 30,37 de desviación. Esa misma semana, la que va entre el 3 y el 10 de abril, Inglaterra sufría su pico, con una desviación que se aproximó al máximo español, un 42.

Este jueves, el responsable de la oficina regional europea de la OMS, Hans Kluge, resaltaba en una rueda de prensa recogida por Europa Press que en los 53 países de la región se han registrado dos millones de contagios de coronavirus, el 38 % del total mundial, así como la mitad de las muertes, con más de 175.000 decesos. Y apuntaba que el 72 % de esos fallecimientos se han concentrado en cuatro países, a saber, España, Italia, Reino Unido y Francia, los grandes focos del coronavirus en el continente más golpeado hasta ahora por la pandemia.

Noticias

anterior siguiente