Enlaces accesibilidad

Coronavirus

España y ocho países más piden 'coronabonos' para paliar el impacto económico del COVID-19

Por
Videoconferencia del Consejo Europeo el pasado 10 de marzo
Videoconferencia del Consejo Europeo el pasado 10 de marzo Stephanie Leqocq/Pool via REUTERS

Los presidentes y primeros ministros de Francia, Italia, España, Bélgica, Portugal, Grecia, Luxemburgo, Eslovenia e Irlanda han escrito una carta al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en la que le piden "un instrumento de deuda común emitido por una institución europea", es decir, coronabonos para recaudar fondos en el mercado y luchar contra la pandemia del coronavirus.

La posibilidad de emitir eurobonos se rechazó durante la crisis de deuda en la eurozona por la fuerte oposición de Alemania a mutualizar la deuda, pero ahora las circustancias son diferentes. En la misiva apuntan que "nos enfrentamos a un choque externo simétrico, del cual ningún país es responsable, pero cuyas consecuencias negativas son soportadas por todos".

Los mandatarios argumentan que una respuesta colectiva en beneficio de todos los Estados miembros "garantizará la estabilidad a largo plazo" y servirá para financiar "las políticas requeridas para contrarrestar los daños causados ​​por la pandemia".

Los coronabonos deben tener "un tamaño suficiente para ser totalmente eficientes y evitar riesgos de vuelco ahora como en el futuro". Añaden que los fondos se destinarán a "financiar las inversiones necesarias en el sistema de salud y llevar a cabo políticas temporales para proteger nuestras economías y modelo social".

Financiación comunitaria para el Covid-19

Valoran la suspensión de las reglas del pacto de estabilidad y las medidas del BCE pero los firmantes también proponen otras herramientas como "una financiación específica para el gasto relacionado con el coronavirus" en el presupuesto comunitario, al menos para los años 2020 y 2021, más allá de los anuncios ya realizados por la presidenta de la Comisión Europea.

Los nueve líderes europeos piden que Bruselas apueste por líneas de actuación acordadas con los Estados miembros y por "una base común para conseguir y compartir toda la información médica y epidemiológica". Advierten de que es "esencial" preservar el mercado único para dar a todos los ciudadanos europeos el mejor cuidado posible y la "garantía más fuerte" de que no habrá escasez.

Asumen el compromiso de mantener las fronteras interiores abiertas para el comercio, el intercambio de información y los movimientos esenciales de los ciudadanos europeos, especialmente entre los trabajadores transfronterizos. Subrayan que no puede haber adquisiciones "hostiles" en esta fase de dificultades económicas.

Estos nueve países prometen esforzarse para "garantizar la producción y distribución de la equipación médica" y de protección necesaria para afrontar el virus, y enviarla rápidamente "donde más se necesite".

Los signatarios instan a prepararnos para "el día siguiente" y reflexionar sobre la organización de las economías, las cadenas de producción, los sectores estratégicos, los sistemas de salud, y las inversiones y los proyectos europeos. "Si queremos que la Europa del mañana esté a la altura de las aspiraciones de su pasado, debemos actuar hoy y preparar nuestro futuro común", concluyen la misiva..

Noticias

anterior siguiente