Enlaces accesibilidad

El abaratamiento de los paquetes turísticos ralentizó la inflación en abril hasta el 1,1%

  • Se desaceleró el alza de precios en ocio, cultura, hoteles, cafés y restaurantes
  • Lo que más subió fue la mantequilla y lo que más bajó, el transporte marítimo
  • El IPC subyacente -sin energía ni alimentos- se situó en 0,8%

Por
Foto de archivo de turistas desembarcando en Palma
Foto de archivo de turistas desembarcando en Palma EFE

El índice de precios de consumo (IPC) se situó en abril en el 1,1% interanual, una décima menos que en marzo, lastrado por un comportamiento bajista del ocio y la cultura, cuyos precios se abarataron un 1,4% como consecuencia de la bajada de los precios de los paquetes turísticos (que registraban una subida del 1% un año antes). Hay que tener en cuenta que la Semana Santa, que suele impulsar el precio de los servicios turísticos, se celebró en 2017 en abril mientras que este año ha caído en marzo.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado el dato que adelantó el pasado 27 de abril, con el que acumula 20 meses en positivo, aunque se sitúa en una línea más moderada que la media anual del 2% que se registró en el conjunto de 2017.

Evolución anual del IPC. Índice general y subyacente

Evolución anual del IPC. Índice general y subyacente. INE

El grupo ocio y cultura disminuyó casi dos puntos y medio,

Los hoteles, cafés y restaurantes presentaron una variación del 1,6%, seis décimas menos que en marzo, debido a que los precios de los servicios de alojamiento subieron menos este año, y la vivienda cae dos décimas y se sitúa en el 0,8%, por el descenso de los precios del gas, que aumentaron el pasado abril. También influyeron la bajada de los precios del transporte aéreo, frente al aumento en 2017.

Cabe reseñar, el incremento de los precios del gasóleo para calefacción, frente a la disminución de 2017, y la subida de los precios de la electricidad, que se mantuvieron estables el año anterior.

Se encarecen los carburantes

Por su parte, los grupos con mayor influencia alcista fueron el transporte, con una variación anual del 2%, seis décimas por encima de la del mes anterior, debido a que los precios de los carburantes y lubricantes suben más este mes que en abril del pasado año.

En los alimentos y bebidas no alcohólicas su tasa se incrementa dos décimas y se sitúa en el 1,6%. Destaca en esta evolución el aumento de los precios del pescado y marisco, mayor que el de abril del año anterior.

En los últimos doce meses lo que más ha subido ha sido la mantequilla (13,5%), los combustibles (10%), el vino (9,1%) y el marisco (8,7%). Mientras que lo que más ha caído ha sido el transporte marítimo de pasajeros (17,1%), los móviles (16,8%), los accesorios informáticos (13,3%) y las patatas (9,7%).

El IPC interanual disminuye en la mayoría de comunidades autónomas con respecto a marzo. Los mayores descensos se producen en Comunidad de Madrid y Cataluña, con bajadas de cuatro y tres décimas, respectivamente. Por su parte, Castilla–La Mancha y Galicia son las únicas comunidades que aumentan su tasa anual, con una subida de una décima.

La inflación subyacente baja cuatro décimas

La inflación subyacente, que no incluye los precios de los productos energéticos ni de los alimentos no elaborados, bajó cuatro décimas en abril, hasta el 0,8%, con lo que se sitúa tres décimas por debajo del IPC general.

En el cuarto mes del año, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa anual en el 1,1%, dos décimas por debajo de la tasa de marzo.

En tasa mensual, el IPC registró en abril un ascenso del 0,8%, frente al 0,1% de marzo y al 1% que registró en el cuarto mes de 2017.

Entre abril y mayo, lo que más aumentó de precio fue la ropa de mujer (13,3%) y las prendas de vestir infantiles (18,3%).

La tasa anual del IPC a Impuestos Constantes (IPC-IC) se sitúa en abril en el 1,1%, coincide con el IPC general y el IPCA a Impuestos Constantes (IPCA-IC). La variación mensual tanto del IPC-IC como del IPCA-IC es del 0,8%.

Noticias

anterior siguiente