Enlaces accesibilidad

El FMI insta a las monarquías petroleras del Golfo a diversificar su economía e instaurar el IVA

  • Arabia Saudí, Baréin, EAU, Kuwait, Omán y Catar crecerán un 1,8% este año
  • Dejarán de ingresar 89.000 millones de euros por la caída del crudo, según el FMI

Por
El rey saudí, Salman bin Abdelaziz, da la bienvenida al emir de Kuwait, Sabah al Ahmad al Sabah
El rey saudí, Salman bin Abdelaziz, da la bienvenida al emir de Kuwait, Sabah al Ahmad al Sabah. EFE AGENCIA DE PRENSA SAUDÍ

Las monarquías petroleras del Golfo deben diversificar sus economías, aumentar sus ingresos y reducir sus gastos para adaptarse a un duradero bajo nivel de los precios del petróleo, según ha indicado el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El crecimiento económico en los seis países del Consejo de Cooperación del Golfo (Arabia Saudí, Baréin, Emiratos Arabes Unidos, Kuwait, Omán Catar) se verá reducida este año al 1,8% frente al avance del 3,3% experimentado en 2015.

"Con la continuada bajada del precio del crudo este año, podemos asistir a una pérdida de ingresos por las exportaciones de petróleo de 89.000 millones o más" ha apuntado el director general del FMI para Oriente Próximo, Masud Ahmed, en una entrevista con France Press. "Esto afecta no solamente las finanzas, sino también la economía" de los países del Golfo, ha señalado, al presentar en Dubai el informe del FMI sobre las perspectivas económicas regionales.

Desequilibrios presupuestarios

Los precios del petróleo han caído casi un 70% desde mediados de 2014 para situarse en torno a 40 dólares el barril. El FMI indica que los mercados esperan un encarecimiento del crudo, hasta 50 dólares al final del decenio.

La economía de Arabia Saudí, la más importante de la región, debería crecer a un ritmo del 1,2% este ejercicio, tras avanzar un 3,4% en 2015. El PIB de Emiratos Arabes Unidos pasará de un 3,9% en 2015 a un 2,4% este año.

Arabia Saudí, Baréin y Omán se convertirán en "deudores significativos" durante el periodo 2016-2017 ya que sus necesidades financieras superaran sus reservas en divisas, según el FMI.

La caída de los precios del oro negro obliga a las monarquías del Golfo a tomar medidas sin precedentes, desde la reducción de las subvenciones a los carburantes a la imposición de nuevos impuestos indirectos. También a afrontar cierto descontento social como el que llevó a la huelga a los trabajadores del sector petrolero en Kuwait.

Introducir el IVA

Masud Ahmed insiste en que "deben continuar con las medidas para reducir y reajustar el gasto, además de encontrar nuevas fuentes de ingresos como el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). En concreto, calcula que el IVA "añadirá un 1,5% al PIB, desde su aplicación, que podría producirse de aquí a 2018".

Este tipo de medidas tardarán años en materializarse para que las autoridades puedan "implantarlas de manera duradera", con un marco legislativo adecuado.

Algunas monarquías del Golfo tienen un "confortable excedente financiero", acumulado durante los años de petróleo caro, lo que les permite actuar de forma escalonada. Además de reequilibrar sus presupuestos, el sector privado debería seguir desarrollándose para crear empleos, pese a que ha frenado su impulso por la restricción del gasto público.

Dinamizar el sector privado

"El gran desafío es dinamizar el sector privado" indica el miembro del FMI, tras subrayar que también es una prioridad que los jóvenes busquen empleo en el sector privado en lugar de optar por la función pública.

"La diversificación económica de países que dependen de un solo producto como el petróleo no es una tarea fácil, es un desafío permanente para los años venideros" ha declarado Masud Ahmed. Añade que estas naciones cuya moneda está indexada al dólar estadounidense, deben mantener esa indexación "por su utilidad", ya que les proporciona "un anclaje de estabilidad" ante la volatilidad del mercado petrolero.

Arabia Saudí ha dado a conocer su visión sobre la diversificación de su economía, una estrategia que debería reequilibrar el presupuesto del reino para los próximos cinco años. Sus medidas estrellas: la salida a Bolsa del 5% de la petrolera estatal Aramco y la reestructuración de su fondo público de inversión.

Noticias

anterior siguiente