Enlaces accesibilidad

Las contribuciones nacionales al plan Juncker no contarán como déficit o deuda excesivos

  • Bruselas no abrirá el procedimiento si se supera el tope por poco y es temporal
  • Con reformas estructurales, permitirá un desvío de hasta el 0,5% del PIB

Por
Jean-Claude Juncker y Federica Mogherine en el Parlamento Europeo
Jean-Claude Juncker y Federica Mogherine en el Parlamento Europeo. AFP AFP PHOTO/FREDERICK FLORIN

La Comisión Europea (CE) ha publicado unas directrices sobre la aplicación flexible de las reglas de consolidación fiscal para alentar reformas y lograr una mayor participación de los países en el plan de inversiones de 315.000 millones de euros, dentro de las reglas ya existentes.

En concreto ha aclarado el tratamiento que dará a las contribuciones nacionales al Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (EFSI, en inglés) del plan de inversiones y confirma que éstas no contarán a la hora de valorar el ajuste fiscal, tanto para los países en el brazo preventivo como en el correctivo.

En el caso de que no se respete el límite del 3% del déficit, la CE no abrirá un procedimiento por déficit excesivo si el desvío se debe a la contribución al EFSI, siempre y cuando el porcentaje que supere el tope sea "pequeño" y "temporal".

Cuando se evalúe el respeto al criterio de la deuda, las contribuciones nacionales al Fondo tampoco se tendrán en cuenta.

El vicepresidente responsable de Crecimiento y Empleo, Jyrki Katainen, ha adelantado que habrá dos niveles en el fondo. En primer lugar, habrá un "comité de dirección" en el que estarán representados los accionistas del EFSI y que será el responsable de definir "el perfil de riesgo" y "las directrices de inversión y los criterios detallados para la selección de proyectos". En el segundo nivel estará el "comité de inversión", formado por "profesionales independientes" que evaluarán y decidirán sobre cada proyecto siguiendo las directrices de inversión.

Los jefes de Estado y de Gobierno han pedido a sus ministros y a la Eurocámara que lleguen a un acuerdo sobre este Fondo antes de junio, con el fin de que esté operativo ya a mediados de 2015.

Inversión en empleo juvenil y otros proyectos

La CE aclara además la cláusula de inversión bajo las reglas de consolidación, que hasta ahora solo se aplicaba a gastos públicos para proyectos cofinanciados por la UE bajo la política estructural y de cohesión, la Red Transeuropea de Transportes y Conectar Europa.

Ahora también se tendrán en cuenta, además de la Iniciativa de Empleo Juvenil, las cofinanciaciones de proyectos que cuenten también con recursos del EFSI.

La CE tendrá en cuenta el impacto fiscal positivo de las reformas estructurales y aplicará esta política, con diferentes grados, a los países que no están en el procedimiento por déficit o deuda excesiva (respetan los límites del 3% y del 60% del PIB, respectivamente) y a los que, como España, figuran en el brazo correctivo al superar esos topes.

Cláusula de reformas estructurales

Para el primer grupo de países, la CE aplicará la denominada cláusula de reformas estructurales, "siempre que las reformas sean importantes, tengan un efecto presupuestario positivo a largo plazo, incluyendo un aumento del potencial de crecimiento sostenible, y sean realmente implementadas".

Entre este tipo de reformas aparecen por ejemplo la flexibilidad de los mercados laborales, ha indicado el vicepresidente para el Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis.

Esas reformas también pueden valorarse de antemano si los países presentan un plan especial con iniciativas bien especificadas y un calendario creíble para su adopción y aplicación.

La CE las analizará antes de permitir un desvío temporal del objetivo a medio plazo o de la senda de ajuste hacia el mismo, pero las desviaciones no deben superar el 0,5% del PIB y debe haber un "margen de seguridad suficiente" para no superar el límite de déficit de referencia. Los países tendrán cuatro años para corregir el desvío, explicó Dombrovskis.

Cuando la CE abra un procedimiento por déficit excesivo, puede dar más tiempo para la corrección del déficit siempre y cuando exista también un plan especial de reformas especificadas.

Más esfuerzo fiscal durante las épocas de bonanza

Para los países ya inmersos en el procedimiento, como España, que hayan hecho el esfuerzo fiscal necesario pero que necesitan más margen para reducir el déficit por debajo del 3% del PIB, la CE puede conceder más tiempo para la corrección, igualmente solo si existe un plan específico de reformas.

Los países en el brazo preventivo pueden desviarse temporalmente del objetivo a medio plazo o de la senda de ajuste hacia el mismo si no superan el límite de referencia del 3% del PIB, incluyen un margen de seguridad suficiente y corrigen la desviación dentro del calendario establecido para alcanzar su meta.

El nivel de inversiones tiene que aumentar realmente y el crecimiento tiene que ser negativo o el PIB permanecer "bien por debajo de su potencial", es decir tener una brecha en la producción mayor del -1,5 %.

Por último, para tener en cuenta el ciclo económico de los países, la CE recurrirá a una matriz que especifica el ajuste fiscal apropiado para los Estados miembros en el brazo preventivo, lo que implica que éstos tendrán que hacer un mayor esfuerzo durante épocas mejores y uno menor durante tiempos difíciles.

Noticias

anterior siguiente