Enlaces accesibilidad

El grupo popular en el Congreso rechaza paralizar las prospecciones petrolíferas en Baleares

  • La propuesta de Izquierda Plural se ha rechazado por 24 votos en contra
  • El Parlamento balear, con mayoría del PP, aprobó rechazar las prospecciones
  • El PP afirma que permitir buscar hidrocarburos no implica autorizar las prospecciones

Por

El PP en el Congreso ha rechazado una iniciativa de Izquierda Plural que solicitaba paralizar las actividades propuestas de prospección de combustibles fósiles en el Mediterráneo, en contra de la postura de su mismo partido en el Parlamento de Baleares.

La propuesta ha sido rechazada con 24 votos en contra del PP y 19 a favor del resto de los grupos de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara baja, en la que la portavoz popular, María Teresa de Lara, ha echado en cara al principal grupo de la oposición que el Gobierno socialista aprobara en 2010 varios Reales Decretos que concedieron los permisos de investigación para detectar posibles combustibles fósiles.

Rechazo del Gobierno balear

Durante la defensa de su proposición no de ley, la portavoz de ICV, Laia Ortiz, ha argumentado que hay un profundo rechazo social, empresarial e institucional al proyecto en Baleares y ha recordado la Declaración del Parlamento autonómico, también de rechazo a las prospecciones petrolíferas.

El presidente del Govern balear, José Ramón Bauzá, ha afirmado en distintas ocasiones que en el caso de autorizarse las prospecciones petroleras en aguas baleares el ejecutivo autonómico interpondrá todas las impugnaciones que hagan falta para defender el archipiélago.

Laia Ortiz ha subrayado que las prospecciones representan una serie amenaza para una zona "estratégica" del sector turístico y ponen en riesgo "uno de los principales tesoros" medioambientales del país.

Impacto medioambiental de las prospecciones

Tras señalar los impactos "demostrados" que las actividades de prospección, como la exploración sísmica del fondo marino, afectan a los cetáceos y a la flora y fauna, la diputada ha pedido al grupo popular que sea "coherente" con la posición de su partido en el archipiélago.

Por su lado, De Lara (PP) ha dicho que los permisos de investigación no implican autorización para ejecutar actuaciones y ha garantizado que tanto las evaluaciones ambientales como las posteriores declaraciones de impacto ambiental contarán con las máximas garantías.

En una enmienda que ha ofrecido al grupo proponente de la iniciativa, el PP instaba al Gobierno a paralizar el proyecto en caso de detectarse potenciales impactos significativos. Izquierda Plural lo ha rechazado al alegar que estos términos ya vienen recogidos en la recién aprobada Ley de Evaluación Ambiental.

La diputada ibicenca del PSOE, Sofía Hernanz, ha destacado que en muy pocas ocasiones se ha registrado en Baleares un consenso social tan amplio en contra de un proyecto: "Conscientes del gran daño ambiental y a nuestro medio de vida". En su opinión, este proyecto no conllevará ni más riqueza ni más empleo para las islas.

Por su parte, Toni Cantó (UPyD) ha comentado que las prospecciones "no deben ser criminalizadas per se", pero sí ha solicitado que el PP amplíe los estudios y ofrezca las máximas garantías. "Nosotros ya no nos fiamos de ustedes", ha rematado.

CiU también ha apoyado la propuesta por una razón "esencial": respetar la postura del Parlamento balear. La Comisión de Medio Ambiente sí ha votado por unanimidad a favor de una proposición no de ley del PP sobre los efectos del cambio climático en el sector vitivinícola, que será incluido como área específica de investigación en el Plan Nacional de Adaptación de Cambio Climático.

Noticias

anterior siguiente