Enlaces accesibilidad

Lagarde pide continuar la reforma laboral bajando los costes, pero "no necesariamente los salarios"

       
  • La directora del FMI señala la creación de empleo como "la mayor prioridad"
  •    
  • Apuesta también por facilitar la reestructuración de las deudas empresariales
  •    
  • Barnier recuerda que nunca ha habido crecimiento sostenido sin cohesión social
  •    
  • Dijsselbloem insiste en que las deudas solo se reducen si la economía crece

Por
Políticos y empresarios señalan en el 'Foro Global España 2014' que la economía está en vías de recuperación

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha reclamado al Gobierno español que profundice en la reforma laboral para reducir los costes del trabajo -"no necesariamente rebajando los salarios, sino los costes fiscales"- y aumentar la formación de los parados. Lagarde señala la creación de empleo como la "mayor prioridad" de España y, para ese fin, también apuesta por ayudar a las empresas a  reestructurar sus deudas y facilitar la creación de nuevas sociedades.

En su discurso en la primera edición del Foro Global España que se celebra este lunes en Bilbao, la máxima responsable del FMI ha destacado que España ha "dado ya la vuelta a la esquina" al comenzar la recuperación, aunque ha destacado que el crecimiento es aún demasiado bajo y el desempleo demasiado alto.

"Gracias a las actuaciones formidables de los últimos cinco años, Europa y España están remontando la pendiente", pero "el trabajo está aún lejos de haber acabado". Según Lagarde, en España hay "buenas noticias y noticias que podrían ser mejores, lo que significa que tiene margen para mejorar".

Christine Lagarde ha señalado tres áreas en las que "los progresos adicionales serán cruciales": el mercado laboral -"no para beneficiar a los que tienen empleo, sino a aquellos que quieren tenerlo"-, la deuda tanto empresarial como pública -"debe facilitarse a las sociedades la reestructuración de sus deudas"- y el entorno empresarial, "para favorecer la rápida puesta en marcha de los negocios" y una mejoría en la competitividad.

Reducir costes fiscales, no necesariamente salarios

En cuanto a la reforma laboral, la directora del FMI ha apostado por una reducción de los costes fiscales que genera el empleo de trabajadores, algo que ha querido dejar claro, "no necesariamente" debe implicar reducir salarios. Este tipo de medidas tienen un "efecto multiplicador" sobre los trabajadores menos remunerados, ha añadido.

Además, Lagarde ha instado a que se hagan posibles "acuerdos apropiados" entre empresarios y  trabajadores sobre condiciones de trabajo y salarios, algo "esencial -ha dicho- para la creación de empleo".

También ha asegurado que "los trabajadores deben contar con un apoyo directo a través de formación y ayuda para encontrar trabajo, sobre todo, aquellos que llevan mucho tiempo en paro, alejados del mercado laboral".

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha reclamado al Gobierno español que profundice en la reforma laboral para reducir los costes del trabajo -"no necesariamente rebajando los salarios, sino los costes fiscales"- y aumentar la formación de los parados. Lagarde señala la creación de empleo como la "mayor prioridad" de España y, para ese fin, también apuesta por ayudar a las empresas a reestructurar sus deudas y facilitar la creación de nuevas sociedades.

En el capítulo de la deuda, Lagarde ha insistido en que "debe ayudarse a las empresas insolventes pero viables a reestructurar su deuda, para que sigan trabajando, invirtiendo y contratando".

En lo referente al déficit público, ha advertido que "hay que reducirlo de forma gradual y dependiendo, sobre todo, de la imposición indirecta", es decir de los impuestos indirectos como el IVA.

El paro en España, uno de los "estigmas" de la crisis

Para la directora gerente del FMI, la crisis ha provocado "muchos estigmas y cicatrices" que necesitarán años para desaparecer.  El mayor de esos estigmas en España es el paro -ha señalado-, con casi seis millones de personas sin trabajo y un "deprimente" nivel de paro entre los jóvenes y los desempleados de larga duración. El "azote del desempleo", ha remarcado Lagarde, "deja cicatrices económicas, personales y sociales".

Para combatir esta situación, en España "no puede pararse la inercia de las reformas", ha concluido la dirigente del FMI, antes de añadir que "deben continuar" las políticas que "han ido tan bien". "No cabe duda de que las reformas llevarán varios años de esfuerzo decidido tanto del Gobierno como de la sociedad", ha sentenciado.

Además, Lagarde ha advertido sobre "el riesgo de una inflación baja durante un período prolongado -la inflación está sensiblemente por debajo del objetivo del 2% del BCE- amenaza con hacer descarrilar la recuperación", ante lo que ha reclamado "políticas más acomodaticias y medidas orientadas" a hacer frente a ese peligro.

El comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, ha coincidido con la directora del FMI en que aún queda mucho por hacer. "Por primera vez, no estamos con la espalda contra la pared, por lo que es un momento único para pasar de un enfoque reactivo a otro más activo".

Nuevas industrias, energía barata y economía digital

En esa línea, Barnier ha apuntado tres acciones clave que debe poner en marcha cuanto antes la UE: crear un sector industrial más competitivo, conseguir abaratar la energía y impulsar la economía digital. Además, ha destacado que "nunca ha habido un crecimiento económico sostenible sin cohesión social", por lo que ha destacado que "si queremos construir Europa, debemos garantizar esa cohesión".

Respecto a la creación de un nuevo sector industrial más competitivo, el comisario ha defendido "unos incentivos adecuados para innovadores en el Mercado Único" y un apoyo a sectores estratégicos, entre los que ha enumerado la nanotecnología, la biotecnología y las tecnologías avanzadas.

En cuanto a la energía, Michel Barnier ha recordado que "los europeos pagan tres veces más por el gas natural que los estadounidenses, y eso nos hace menos competitivos". Para evitar esas diferencias, apuesta por mejorar el mercado único de la energía, aumentar las inversiones en generación y distribuciónimpulsar las conexiones entre los países y aprovechar las oportunidades para el empleo y la innovación que ofrece el "ser verde", el cumplimiento de los límites a las emisiones de CO2.

Por último, la economía digital es el tercer puntal defendido por el responsable de Mercado Único de la Comisión Europea. "Un 22% de los nuevos smartphones apps se generan en Europa y llegan al mercado global. Este mercado es más que una herramienta sectorial, porque aumenta la competitividad y la lleva a otros sectores", ha señalado.

Sobre España, Barnier ha destacado que "ha realizado muchas reformas que no han sido nada fáciles", aunque ha subrayado que "aún debe eliminar obstáculos en su mercado de servicios".

El crecimiento, clave para reducir las deudas

En la sesión de la mañana también ha participado el presidente del Eurogrupo y ministro de Economía holandés, Jeroem Dijsselbloem, quien ha incidido que el crecimiento sostenido también es vital para reducir la deuda acumulada por los Estados europeos.

"Se necesita más crecimiento. Lo que tenemos es una crisis de balances: no solo hay deudas públicas elevadas, también hay mucha deuda de hogares y empresas", ha destacado. Y para crecer, según Dijsselbloem, "la clave es seguir adelante con las reformas". "Hay más potencial de crecimiento en Europa de lo que pensamos. Existe mucho potencial para mejorar competitividad y, a partir de ahí, reducir las deudas", ha concluido.

El presidente del foro que reúne a los ministros de Economía y Finanzas del euro ha subrayado que "las experiencias de pasado han demostrado que hace falta crecimiento sostenible y sólido, en lugar de recurrir a elevados niveles de deuda" y ha reiterado que Europa debe continuar con los ajustes estructurales.

"Se necesita valentía política para convencer a los electores de que hacen falta más ajustes. A todos nos gusta el modelo del bienestar europeo: algunos dicen que lo estamos desmantelando, pero lo que estamos haciendo es garantizar que sea sostenible", ha asegurado.

En unas declaraciones posteriores a los periodistas, Dijsselbloem ha repetido que el desempleo en España es "demasiado elevado" y el mercado  laboral no es "tan flexible" como en el resto de la eurozona.

En este contexto, considera necesario que España amplíe la base  fiscal y reduzca cuando sea posible los impuestos al trabajo para  asegurarse de que el mercado laboral funciona "aún mejor". Además,  también ha apuntado a la necesidad de reformar el mercado energético.

Como aspectos positivos, el ministro holandés ha destacado que el Gobierno español ha tomado  las medidas necesarias para el sector financiero, "la preocupación  número uno durante el momento álgido de la crisis". Así, ha considerado que  la aplicación del programa acordado con la troika se ha hecho  "muy bien" y ahora los bancos españoles están a la cabeza de la  eurozona "en muchos aspectos".

Por otro lado, ha admitido que existe riesgo de deflación en la  eurozona, pero asegura que no le preocupa, porque la  baja inflación es consecuencia de dos factores: el bajo coste de la  energía, los alimentos y las materias primas y el proceso de reforma realizado, especialmente en el sur de Europa, que ha bajado los  costes de producción.

Noticias

anterior siguiente