Enlaces accesibilidad

El Parlamento Europeo da el visto bueno al acuerdo sobre el presupuesto 2014-2020

       
  • La Eurocámara logra más flexibilidad en la gestión de las cuentas
  •    
  • Queda pendiente un desembolso adicional, en dos tramos, para 2013
  •    
  • Hasta que no se realice, el PE no aprobará el presupuesto definitivo

Por

Presupuestos UE 2014-2020

Techo de compromiso: 959.988 (3% menos)

Techo de gasto: 908.400

Política agrícola: 373.179

Fondos de Cohesión: 325.149

Competitividad, crecimiento y empleo: 125.614

Horizonte 2020 (I+D): 69.000

Administración: 61.629

Europa Global: 58.704

Conectando Europa (transporte, energía, redes): 29.299

Seguridad: 15.686

Empleo joven: 6.000

En millones de euros

El Parlamento Europeo ha aprobado el acuerdo sobre el proyecto del presupuesto plurianual 2014-2020 de la UE. Con este visto bueno, terminan meses de bloqueo tras haber logrado una mayor flexibilidad en la utilización de los créditos.

Los eurodiputados han votado una resolución política, que ha obtenido 474 votos a favor, 193 en contra y 42 abstenciones pero, antes de la aprobación definitiva, que debe producirse este año, quedan pendientes flecos del presupuesto anterior.

El resultado de esta segunda votación depende del desembolso previo de 11.200 millones de euros reclamados a los Estados miembros para completar el presupuesto del año 2013, en dos tramos. Los ministros de Economía y Finanzas de los 28 adoptarán una  decisión formal sobre el primer tramo de 7.300 millones el próximo 9 de  julio y decidirán a principios de otoño cómo proceder con el segundo  tramo.

La presidenta lituana, Daria Grybauskaite, cuyo país ocupa la presidencia semestral de la UE se ha comprometido frente a la Eurocámara a hacer respetar este acuerdo pese a la reticencia de los Estados a aumentar sus contribuciones nacionales. "El desembolso del dinero deberá facilitar el voto definitivo", ha añadido.

El Parlamento no dará su aprobación al marco financiero plurianual ni  adoptará el presupuesto de 2014 hasta que el Consejo no haya aprobado  ese nuevo presupuesto rectificativo para subsanar el déficit restante  identificado por la Comisión.

Cláusula de revisión

El Parlamento Europeo ha conseguido numerosas concesiones la semana pasada, tras las negociaciones de última hora, antes de la cumbre europea, entre su presidente Martin Schulz, el primer ministro irlandés Enda Kenny y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Los avances se refieren a una mayor flexibilidad en la gestión del presupuesto que asciende a 960.000 millones de euros, cifra un 3% inferior al marco  financiero actual. Además, el nivel de pagos se ha reducido a  908.000 millones. Por primera vez se reduce el presupuesto  comunitario debido a la presión de los contribuyentes netos, liderados  por Reino Unido y Alemania, que exigieron aplicar a la UE la austeridad  que se pide a los Estados miembros.

"Una cláusula de revisión se ha fijado en 2016 para revisar juntos el conjunto de los gastos y los ingresos, asegurar el principio de unidad del presupuesto y lanzar un procedimiento para dotarlo de recursos propios", ha explicado el presidente de la Comisión de Presupuestos del PE, Alain Lamassoure.

La cláusula de revisión obligatoria servirá para adaptar el presupuesto a la situación económica. Además la flexibilidad permitirá la prórroga automática de créditos no utilizados de un  ejercicio al siguiente. También los  compromisos podrán transferirse de un año a otro y también entre  distintas líneas de gasto, para facilitar la financiación de  las políticas de empleo juvenil e investigación, el programa Erasmus y  el apoyo a las pymes.

Voto en contra de los Verdes

Los Verdes han votado en contra de "un presupuesto regresivo" y han denunciado el apoyo acordado por los grupos conservador, socialista y liberal a una cuentas que "carecen" de medios financieros suficientes.

El presupuesto provisional propuesto por Bruselas para el año 2014, primero del septenio, prevé 142.010 millones en compromisos y 135.900 millones en pagos. Estas cuentas también tendrán que recibir el visto bueno de los Estados y de la Eurocámara.

La principal novedad es que se crea el fondo contra el paro juvenil, dotado con 6.000 millones de euros, y que Bruselas quiere adelantar la disponibilidad del dinero a los dos primeros años del septenio.

España seguirá siendo receptor neto de ayudas europeas, mejorando  las expectativas que manejaba el propio Gobierno de Mariano Rajoy al principio de las negociaciones, con un saldo positivo anual de, al menos el 0,2% del PIB (2.000 millones de euros), según Moncloa.

Noticias

anterior siguiente