Enlaces accesibilidad

Moody's pronostica que 26 de los 91 bancos examinados suspenderán los test de estrés

  • Apunta que serán los que tienen peor nota o no están calificados por Moody's
  • Considera que los test refuerzan la capitalización de la banca europea

Por

Moody's pronostica que 26 entidades europeas de las 91 examinadas en las pruebas de esfuerzo necesitarán ayuda externa para reforzar su capitalización y anticipa que los bancos que suspenderán se encontrarán entre los que tienen la nota de solvencia más baja o no están calificados por esta agencia.

 "De los 91 bancos sujetos a los test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), Moody's cree que 26 entidades cuentan con un elevado riesgo de necesitar ayuda externa", pronostica la agencia en un informe.

No obstante, Moody's que el martes rebajó cuatro escalones la deuda de Portugal, subraya que los resultados de estas pruebas de esfuerzo tendrán un efecto "limitado" en las notas de las entidades, puesto que Moody's ya incorpora en sus notas sus propios test de estrés, aunque espera que las pruebas tengan efectos positivos para el sector.

"Como Moody's ya incorpora en sus ratings sus propios test de estrés, se espera que los resultados de las pruebas de la EBA revelen debilidades ya descontadas en las notas, aunque responderá adecuadamente a cualquier supuesto en los que los resultados revelaran debilidades que no hayan sido reflejadas en las notas de las entidades", explica la agencia.

Moody's considera como efectos positivos de las pruebas para los bancos, que muchas entidades hayan fortalecido su capitalización, se haya mejorado la transparencia al informar de su exposición al riesgo soberano y además permite conocer la valoración de los reguladores de la capitalización de los bancos.

No contemplan la quiebra

La agencia considera que, a pesar de que estas nuevas pruebas de esfuerzo son más estrictas que las de 2010, no recogen en sus distintos escenarios la posibilidad de una suspensión de pagos a nivel soberano precisamente en un momento en el que este riesgo se ha incrementado en la eurozona.

"A pesar de que los test de estrés de 2011 son más estrictos que  en 2010, los escenarios previstos por la EBA no asumen la posibilidad de un default soberano en un momento en el que el riesgo ha aumentado en la zona euro", señala el informe.

Moody's matiza que la publicación de los resultados de los test de estrés mejorará el acceso de los bancos a los mercados de capitales sólo si éstos juzgan que las pruebas son suficientemente creíbles.

Noticias

anterior siguiente