Enlaces accesibilidad

Los buenos datos macroeconómicos impulsan a la Bolsa por encima de los 11.000 puntos

  • El Ibex-35 sube un 1,03% y cierra en 11.046,80 enteros
  • También las bolsas europeas y Wall Street registran subidas
  • La percepción de que la crisis ha tocado fondo anima a los inversores
  • Las ganancias anuales del selectivo español aumentan hasta el 20,13%

Por
La Bolsa supera los 11.000 puntos
Los buenos datos macroeconómicos difundidos a lo largo de la semana, y en concreto este jueves, han impulsado a la Bolsa española por encima de los 11.000 puntos, marcando un nuevo máximo anual y colocando al Ibex-35 en niveles de octubre de 2008, ante la percepción de que la crisis económica ha tocado fondo tanto en Europa como en Estados Unidos.

Así, el Ibex-35 ha subido un 1,03 y ha cerrado en 11.046,80 enteros, lo que supone que las ganancias anuales del selectivo español aumentan de esta forma hasta el 20,13 por ciento.

Las principales plazas europeas también han reaccionado con subidas a las buenas noticias, de forma que Fráncfort se ha anotado un 0,96%, Londres, un 0,92% y París, un 0,45%. Wall Street, por su parte, ha abierto con una subida del 0,46%, sumándose al optimismo generalizado.

Todos los grandes valores del selectivo español han subido moderadamente, con BBVA en cabeza, al avanzar un 1,5%, seguido de Repsol YPF, con un 1%; Iberdrola ha ganado el 0,74%, Santander un 0,64% y Telefónica un 0,17%. Con todo, la mayor subida ha sido la de Popular, con un 7,71%, seguido de cerca por Abengoa (+6,51%), y más lejos por Gamesa (+3,10%), Sabadell (+2,45%), Gas Natural (+2,31%), y Criteria (+2,23%).

Optimismo con incertidumbres

Los inversores respondían así a los buenos datos económicos de Alemania y Francia, que han salido de la recesión al lograr tasas de crecimiento positivas por primera vez en varios trimestres (ambos países han crecido un 0,3% entre abril y junio), así como las previsiones optimistas del Banco Central Europeo, que considera que la crisis económica ha tocado fondo.

Estos augurios se veían reforzados por los datos de Eurostat, la oficina de estadística de la Unión Europea, que señalan que se ha moderado el deterioro de la actividad tanto en la zona del euro como en la UE, con descensos del 0,1% y 0,3%, muy por debajo de las caídas del 2,5% y 2,4%, respectivamente, registradas en los tres primeros meses del año.

En cualquier caso, la evolución bursátil ya anunciaba un inicio de recuperación, con varios máximos anuales consecutivos y un aumento constante de la cotización a lo largo del verano. El Ibex-35, en concreto, ganaba un 10,9% en el mes de julio, avanzando más de mil puntos, mientras que Fráncfort ganaba un 10,89%, París un 9,1% y Londres un 8,45% en el mismo período.

En cualquier caso, el presidente del BCE se ha apresurado a advertir de que todavía persisten las incertidumbres en torno a la economía, especialmente por el precio de las materias primas -el petróleo ha vuelto a revalorizarse, rozando ya los 74 dólares por barril de Brent- y por la evolución del desempleo, ya que el ciclo del empleo es posterior al del crecimiento y, por lo tanto, las consecuencias de la crisis se pueden alargar incluso hasta 2011.

Noticias

anterior siguiente