Enlaces accesibilidad

Corbacho calcula que la nueva ayuda a parados beneficiará a 300.000 personas

  • Se concederá a los parados que hayan consumido la protección y no cuenten con ingresos
  • La ayuda, de 420 euros mensuales, sólo podrá disfrutarse durante medio año
  • La medida podrá prorrogarse en función de los índices económicos y la evolución del paro

Por
El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho ha anunciado que la nueva ayuda a los parados que hayan consumido la protección y no cuenten con ingresos podrá beneficiar a unas 300.000 personas.

La ayuda, de 420 euros al mes, podrá percibirse durante un periodo máximo de medio año, lo que evitará, según palabras de Corbacho, que los desempleados queden "desamparados desde el punto de vista de la protección social".

Del mismo modo, las personas que se beneficien de esta medida, adquirirán un compromiso con el servicio público de empleo de su comunidad autónoma de participar en un itinerario de formación y empleo.

El objetivo de esta ayuda, según el ministro, no es el de hacer un subsidio, sino el de dar una renta de protección para que las personas que la reciban tengan acceso a una formación y puedan volver al empleo lo antes posible".

La ayuda sólo la podrá disfrutar cada persona durante seis meses, pero eso no significa que el Gobierno sólo la vaya a mantener en vigor durante medio año. Durará más tiempo, condicionada a la evolución del paro y a las condiciones ecónomicas.

Menor margen que hace un año

Así, la norma, que entra en vigor el 14 de agosto, habilita al Gobierno a prorrogar esta ayuda si los índices económicos siguen siendo negativos. El coste de la misma será de más de 400 millones de euros, financiados por el Servicio Público de Empleo (antiguo INEM) y por los Presupuestos Generales del Estado.

Por otro lado, Corbacho ha reconocido que que los márgenes son menores que el año pasado, pero el Gobierno aún tiene "capacidad de reacción". En las nuevas medidas, "debemos partir de la base de que se adoptan sobre una situación de déficit, no de superávit".

Además, el ministro ha recordado que muchas de las medidas que se han ido adoptando son coyunturales, por lo que una vez finalizadas, lo invertido en ellas podrá dedicarse a dar una respuesta nueva a otra circunstancia del momento.

Como ejemplo, Corbacho ha hablado de las ayudas al automóvil: "Llegará un día que cuando el sector del automóvil se recupere y llegue a una cierta normalidad, no será razonable que de los impuestos de los ciudadanos demos una parte a otros ciudadanos para que se compren un coche".

Noticias

anterior siguiente