Enlaces accesibilidad
Eurocopa 2020 | Italia 1(4)-1(2) España

Una notable España se despide a las puertas de la final de la Eurocopa: claves del Italia 1-1 España

Por
Luis Enrique consuela a Thiago y Pedri tras la elminación contra Italia.
Luis Enrique consuela a Thiago y Pedri tras la elminación contra Italia. REUTERS

Se acabó el sueño de la Eurocopa 2020 La selección de España se queda a las puertas de la final de Wembley después de ser eliminada por Italia después de la tanda de penaltis en el mismo escenario.

La selección española se va sin haber perdido un partido, tampoco Italia, aunque con solo dos victorias. Los cuatro partidos restantes han sido empates, incluyendo las dos prórrogas de octavos y cuartos de final.

Quizá esa ha sido una de las claves, demasiado jugar con fuego y demasiado llevar el cántaro a la fuente. Al final, se rompió a centímetros de la fuente, dejándonos con sensación de vacío. Pero no todo son malas noticias. Veamos las claves:

España no impuso su superioridad; tercera prórroga

El dato habla por sí solo. Era la primera vez que España jugaba un tiempo extra detrás de otro en la historia de las Eurocopas. Demasiados minutos, porque sumando tres veces 30 el resultado es un partido completo; un partido extra.

Eso debía pesar, por lógica, en el ánimo y en el físico del equipo. Futbolísticamente no se pareció a la jugada contra Croacia ni a la prórroga contra Suiza, donde la Roja acogotó a los helvéticos. Aunque también estos jugaron en inferioridad.

Contra Italia sobraron los 30 minutos extra, pero también por parte de la 'azzurra', que había sufrido lo suyo contra Austria en octavos. España fue superior con el balón en juego, pero en la tanda se impuso la suerte, el oficio y, tal vez, la mayor frescura de los transalpinos.

Juventud contra oficio; a por la revancha en la Nations League

La selección española se presentó en la Eurocopa reivindicando su juventud. En Italia también había caras nuevas, pero había más experiencia y eso siempre es un grado y más en situaciones como las prórrogas y las tandas de penaltis.

La 'azzurra' mostró eso que se llama oficio, una cualidad intangible que tienen los equipos y que les da un plus en situaciones difíciles. En este caso el plus fue aguantar en los peores momentos, cuando se vieron desarbolados por el toque de España.

La Italia de Mancini era una desconocida para los de Luis Enrique, que a buen seguro habrá tomado nota, puesto que serán el mismo rival al que se enfrente la Roja en la Final a Cuatro de la UEFA Nations League.

Una Italia invicta

La Italia de Roberto Mancini ha dado un golpe sobre la mesa con su eliminación, que no victoria, frente a España en los penaltis. El resultado del partido cuenta oficialmente como empate.

Dicho esto, el empate no rompe una racha de casi tres años sin conocer la derrota de la nueva 'azzurra', que desde septiembre de 2018 en la Liga de Naciones y contra Portugal no ha vuelto a perder. Ya son 33 partidos.

Dani Olmo cumple de 'falso nueve' sin gol

La alineación sorprendió con Oyarzabal en lugar de Morata, pero el 'falso nueve' lo ocupó Dani Olmo, con el primero y Ferrán Torres en los costados. No obstante, se intercambiaron los puestos.

Un guiño tal vez a la alineación de la final de 2012, en la que la España de Vicente del Bosque jugó el que es quizá el mejor partido de una Roja hasta la fecha. En aquella ocasión, Cesc Fäbregas y David Silva desarbolaron a los transalpinos (4-0).

Pero en este 2021 Olmo no logró marcar, aunque sí asistir a Morata para poner el 1-1. El extremo del Leipzig lo intentó en varias ocasiones, pero se topó con Donnaruma o se le fue desviado... como el penalti de la tanda.

Morata bate un récord sin premio

Después de cinco partidos como titular, Morata empezó en el banquillo y salió en la segunda parte como revulsivo. El madrileño forzó el empate y cuajó una buena actuación.

Supera, además, a Fernando Torres como máximo goleador español en las Eurocopas. Suma los tres de esta a los otros tantos que logró en 2016, seis en total.

Pero al de la Juventus, ex de Madrid y Atleti, le quedará un sabor agridulce por las críticas recibidas en los primeros partidos -con denuncia de amenazas incluida-, el debate generado en torno a su figura y el penalti fallado en el peor momento; injusto premio, como Dani Olmo.

Pedri, talento esperanzador

El tinerfeño Pedri es de lo mejor que se puede destacar de España en esta Eurocopa. A sus 18 años ha cuajado una gran actuación, ha provocado los elogios de los comentaristas de toda Europa y apunta muy alto. Gary Lineker, comentarista de la televisión británica, lo ha calificado como "una superestrella en ciernes".

"Pedri tiene que parecerse a Pedri", responde siempre Luis Enrique cuando le preguntan por el barcelonista y su ídolo, Andrés Iniesta. Ahora debe mostrar esa tranquilidad de la que ha hecho gala para reponerse y seguir brillando en los Juegos de Tokio.

El canario se despide con 429 pases comletados de 465, un 92% de precisión, y siendo líder en distancia recorrida con 76,1km. Está por ver si el italiano Jorginho le supera en la final, que lleva 72km.

Falta de contundencia en ataque y defensa

Hay que rescatar la crítica que se ha venido diciendo durante todos los partidos: la contundencia. Pero en ambas áreas, la propia y la ajena. Solo un gol en 120 minutos, un partido más, igual que contra Suiza.

A España le cuesta muy caro cada gol en términos de posesión, llegadas al área y disparos a puerta (16 disparos, cinco a puerta). Otras selecciones parece que logran más con menos, como la propia Italia (siete disparos, cuatro a puerta) o Inglaterra, con permiso de Dinamarca.

Pero tampoco se ve contundencia en defensa, sin señalar a la última línea sino a todo el bloque. Aunque los goles, también es cierto, llegan por fallos puntuales y normalmente son los zagueros los que suelen quedar señalados. 

El gol de Chiesa llegó en un contragolpe y el italiano aprovechó el rechace después de que Laporte se tirara correctamente a los pies de Immobile. Ahí tal vez falló la ayuda.

Calificación final, notable alto

A España se le escapó la final de la Eurocopa por el aleteo de mariposa que le dio el pase en Viena hace ahora trece años. Los penaltis le dieron la espalda a la selección de Luis Enrique y tornaron la sonrisa y los brazos abiertos de Cesc Fábregas en 2008 por la carrera incansable de Jorginho hacia su hinchada.

A pesar del resultado y el mal sabor de boca, España se puede ir con la cabeza alta. Luis Enrique dio en rueda de prensa una nota de sobresaliente a sus pupilos, un nueve. 

El seleccionador fue lógicamente generoso, pero nosotros les vamos a dar un notable alto. Siendo la matrícula de honor el título y el sobresaliente la final, las semifinales pueden calificarse de notable.

La selección española ha ido de menos a más en su juego, sin terminar de pulir esos defectos de los que hemos hablado antes, pero con la sensación de que hay un camino por hacer y un futuro esperanzador. Nos vemos en la Nations League, Italia.

Deportes

anterior siguiente
-->