Enlaces accesibilidad
Eurocopa 2020 | Grupo F

Portugal lidera el 'Grupo de la Muerte' con un Cristiano de récord y Francia sufre para ganar a Alemania

Por
Cristiano Ronaldo celebra con sus compañeros de Portugal uno de sus dos goles a Hungría.
Cristiano Ronaldo celebra con sus compañeros de Portugal uno de sus dos goles a Hungría. REUTERS

La selección de Portugal comienza la defensa de la Eurocopa con una victoria sobre Hungría (0-3) en el primer partido del Grupo F, denominado "de la Muerte". Disputado en el Puskas Arena de Budapest, capital húngara, la vigente campeona encontró al final el premio del gol después de sufrir durante 83 minutos.

Francia también cumplió los pronósticos ante Alemania pero con un 1-0 muy sufrido frente a una orgullosa tetracampeona del mundo, que jugaba ante su público en el Allianz Arena de Múnich.

Portugal golea con un Cristiano de récord

En Budapest, los húngaros resistieron los 45 primeros minutos el dominio de Portugal. Un dominio forjado más por empuje que por precisión, lo que se tradujo en pocas ocasiones claras.

Cristiano Ronaldo, que buscaba quedarse en solitario como máximo goleador de las Eurocopas, tuvo las dos mejores de su equipo en la primera mitad, pero ni de cabeza ni con el pie en boca de gol estuvo atinado. Lo que sí batió es el récord de cinco torneos continentales jugados, el que más en toda la historia europea.

Con poco, los locales estuvieron a punto de dar una alegría a la poblada grada del Puskas Arena en una jugada a balón parado en la que el delantero Adam Szalai la mandó a las manos de Rui Patricio.

El meta luso tuvo que intervenir algo más en la segunda parte, porque Hungría se estiró y se atrevió a ponerle algo más a prueba, pero las mejores ocasiones seguían siendo para Portugal

Con el paso del tiempo el partido se hizo de ida y vuelta, con un portero local como Peter Gulacsi manteniendo vivos a los suyos y amenazando a la contra. A Schon le fue anulado un gol por fuera de juego.

Portugal necesitaba un golpe de suerte y encontró la carambola de Rafael Guerreiro en el minuto 83 para abrir la lata. No habían pasado ni dos minutos cuando Rafa Silva forzó el penalti de Orban, ocasión inmejorable para que Cristiano Ronaldo anotara el suyo y dejara atrás la marca de Platini en el torneo (9). Y ya en el tiempo añadido firmó el tercero de su equipo tras una buena jugada combinativa (minuto 91).

Además, con esos dos goles se acerca a tres del iraní Ali Deli como el mejor 'artillero' de selecciones (109).

Francia gana sufriendo a Alemania

Los jugadores de Francia celebran el gol en propia puerta de un cariacontecido Hummels.

Los jugadores de Francia celebran el gol en propia puerta de un cariacontecido Hummels. EFE

El encuentro empezó con sobresalto, ya que un activista trató de invadir el césped en paracaídas y no contó con los cables de la cámara aérea, que casi le provocan una seria caída. Por suerte quedó en anécdota.

Pese a la teórica superioridad de Francia, superioridad apriorísticaAlemania salió a disputar la posesión y el dominio del balón. Pero los de Deschamps se sacudieron ese dominio con su potencial ofensivo, primero con un aviso de Pogba en un córner y luego con una marca de la casa de Mbappé con recorte hacia el pico del área.

Ni uno ni otro, sino el central Hummels en propia puerta fue el que desvió el centro desde la izquierda de Lucas Hernández (minuto 20). Era él o Mbappé, que estaba detrás en boca de gol.

Los de Low se obligaron a asumir más riesgos, pero no encontraban la claridad necesaria en el ataque, de la que sí disponía Francia con su tridente. Pero la presión mutua constante, la pelea por cada balón, hizo muy impreciso el juego de los dos equipos durante varios minutos.

Al descanso se llegó sin ocasiones claras, pero en la reanudación Francia salió a tratar de amarrar la victoria. Mbappè quiso asistir a Rabiot, pero el centrocampista no tiene el instinto en el área del primero y la estrelló en el poste. Pero al contrario que en la primera parte, encontró réplica con una buena llegada germana por la izquierda. El remate de Gnabry se marchó alto por poco.

Sin embargo, fue el preludio de los mejores minutos de Alemania en ataque, atreviéndose a combinar con más acierto y poner en algo de apuros al meta Lloris con sus llegadas. La 'Mannschaft' demostraba que los vigentes campeones son humanos y les bajaban a la tierra.

Aunque Mbappé les dio otro susto cuando se inventó un gol con una genialidad dentro del área, que fue anulado porque recibió previamente de Pogba en fuera de juego. De no ser por el banderín -y el VAR- la estrella del PSG habría matado el partido a falta de 25 minutos.

De quien no había casi noticias era de Karim Benzema, pero apareció a cinco minutos del final para anotar otro gol anulado por fuera de juego de Mbappé, su asistente. El delantero parisino, pese a las anulaciones, era un puñal cada vez que tenía espacio para correr a la contra.

Aunque no subieron al marcador, esos goles y el cansancio hicieron mella en la moral de una Alemania que, pese a todo, lo siguió intentando hasta el final de un encuentro que se alargó casi 98 minutos.

Deportes

anterior siguiente