Enlaces accesibilidad
Clásico Madrid 2-1 Barça

Un escenario inédito, misma pasión: lo que nos deja el Clásico Madrid - Barça en el Alfredo di Stéfano

Por
Los jugadores de Madrid y Barça guardan un minuto de silencio antes del partido en Valdebebas.
Los jugadores de Madrid y Barça guardan un minuto de silencio antes del partido en Valdebebas. AFP

El partido entre el Real Madrid y el FC Barcelona de este sábado ha pasado a la historia, aunque se haya debido a un dato conocido de antemano: primer Clásico disputado en el Alfredo di Stéfano, el campo de la ciudad deportiva del club blanco.

Un escenario inédito y forzado por las circunstancias, en primer lugar la pandemia de COVID-19 y, por extensión, las obras en el Santiago Bernabéu, habitual feudo merengue. Sin público en las gradas.

Sin embargo, el duelo no desmereció en cuanto a intensidad entre dos equipos que se juegan sus posibilidades de alzarse con el título de Liga, con permiso del Atlético de Madrid. 

Podría decirse que se jugó con la misma pasión que cualquier otro Clásico disputado en temporadas anteriores. Precisamente "#MismaPasión" fue el lema con el que saltaron deportivamente los dos equipos al césped.

Dicho 'hastag' fue el utilizado en redes para salir en defensa de Misa Rodríguez, portera del Real Madrid femenino que sufrió una serie de comentarios machistas por subir a Twitter una foto celebrando un gol junto a otra instantánea de Marco Asensio.

La campaña fue casi inmediatamene secundada por compañeros de profesión y clubes, entre ellos el Barça. La deportividad ha sido la nota dominante durante la semana, incluso en defensa del escenario elegido.

El equipo de Zinedine Zidane recibió entre semana al Liverpool de Jurgen Klopp, quien calificó al Di Stéfano como un "campo de entrenamiento". El técnico galo encontró el apoyo de su homólogo del Barça, Ronald Koeman, quien salió en defensa de la decisión del Madrid de acometer las obras del Bernabéu y no puso reparos a jugar en Valdebebas.

Menos público y un estadio de 80.000 espectadores, al partido no le faltó ningún ingrediente. Incluso tuvo su parte de épica con la aparición de una copiosa tormenta, la lesión de Lucas Vázquez antes del descanso y la polémica al final.

La tomernta no quiso perderse la segunda parte y el césped del "campo de entrenamiento" de Valdebebas aguantó el aguacero con un drenaje perfecto, digno de Champions.

Goles, paradas, ocasiones de ida y vuelta, más un tiro al palo con el tiempo cumplido lucieron un Clásico que no desmereció entre los dos eternos rivales de LaLiga española.

Deportes

anterior siguiente