Enlaces accesibilidad
Amaños | Operación Oikos

La Policía afirma que el Huesca primó a jugadores del Reus con 250.000 euros

  • Se abonó esa cantidad por vencer al Valladolid y así el equipo ocense aseguraba su puesto de promoción
  • Los exfutbolistas Raúl Bravo y Carlos Aranda ha sido señalados como cabecillas de la trama

Por
La Policía, en la tienda del Huesca, en una imagen de archivo

La Unidad de Delincuencia Económica y Violenta (UDEV) de la Policía Nacional asegura en un informe aportado al juez del caso Oikos que desde la SD Huesca se primó a los jugadores del Reus con 250.000 euros para que ganaran al Valladolid en la temporada 2016-17 con el fin de conseguir una plaza en la promoción de ascenso a Primera División.

Este informe forma parte de una pieza separada del sumario abierto por el magistrado del Juzgado de Instrucción nº 5 de Huesca sobre presuntos amaños en el fútbol profesional español, que se encontraba hasta este martes bajo secreto de sumario y que motivó el pasado 26 de noviembre otras nueve detenciones.

Los investigadores de la UDEV articulan sus sospechas a partir de los documentos intervenidos al expresidente del Huesca Agustín Lasaosa, de conversaciones de Whatsapp y de la situación del equipo oscense en esos momentos.

Destacan que las negociaciones con la plantilla del Reus, que no se jugaba nada en ese partido, se llevaron a cabo por medio de uno de sus jugadores, que habría actuado de intermediario para que sus compañeros recibieran 10.000 euros cada uno en concepto de prima.

En las conversaciones de Whatsapp aparecen los nombres de todos los detenidos en la segunda fase de la operación, el expresidente del Huesca, el exjefe médico del club, Juan Carlos Galindo, el contable del equipo, Carlos Laguna, el actual defensa del Zaragoza 'Pichu' Atienza, el constructor Jesús Sanagustín, el jugador del Deportivo Íñigo López y su representante, Rodrigo Fernández.

Raúl Bravo y Carlos Aranda, de nuevo señalados como cabecillas

Para reunir los 250.000 euros de la prima, la policía se basa en apuntes manuscritos de Lasaosa que implicarían a los exjugadores Raúl Bravo y Carlos Aranda, supuestos cabecillas de la red de amaños denunciada en la primera fase del sumario de Oikos, con una aportación de 125.000 euros.

A esta cantidad, señalan, se sumarían posteriormente aportaciones de Lasaosa, Galindo y de terceras personas hasta reunir los 250.000 euros propuestos, cantidad que para su devolución ascendería a 375.000 euros al incluir las comisiones de cada uno de los prestatarios, ya que en el momento del pago el Huesca no tenía disponibilidad de dinero en efectivo y tuvo de recurrir a las aportaciones de los anteriormente citados que adelantaron diferentes cantidades.

Los investigadores implican, asimismo, al constructor que se encargaba en aquellas fechas de las obras de remodelación del estadio del Huesca, El Alcoraz, mediante la presunta incorporación de facturas falsas por trabajos no realizados.

Tras las detenciones llevadas a cabo por el juez de la Oikos, que mantiene aún bajo secreto una pieza en torno a los teléfonos encriptados que les fueron incautados a Raúl Bravo y Carlos Aranda, los arrestados fueron puestos en libertad tras negarse a declarar sin conocer el contenido de la pieza sumarial, secreta en esos momentos.

Los letrados de los detenidos expresaron su intención de que sus clientes comparecieran voluntariamente tras levantarse el secreto de sumario para declarar en torno a las imputaciones hechas por los investigadores de la UDEV, criticados por algunos de esos abogados al entender que habrían practicado las detenciones sin un permiso previo del juez instructor del caso.

Deportes

anterior siguiente