Enlaces accesibilidad
Fútbol | FIFA

Blatter pide a los miembros de la FIFA que demuestren que son "capaces de dirigirla"

  • El presidente de la FIFA les invoca al "espíritu de equipo para resolver problemas"
  • Ha pedido "juego limpio" en la inauguración del 65º Congreso de la FIFA
  • Blatter y Alí Bin Al-Hussein, candidatos a la presidencia de la FIFA

Por
Joseph Blatter, en su discurso de inauguración del 65º Congreso de la FIFA.
Joseph Blatter, en su discurso de inauguración del 65º Congreso de la FIFA. AFP AFP

El presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, ha inaugurado en Zúrich el 65 Congreso de la FIFA y pidió a los delegados de las 209 federaciones nacionales que integran la organización que demuestren que son "capaces de dirigirla juntos".

Les invocó a mostrar "espíritu de equipo" para "resolver los problemas" que afronta la institución más representativa del fútbol mundial, golpeada en los últimos dos días por sendos escándalos de corrupción que alcanzan a su cúpula.

Blatter pidió a los presentes que, a lo largo de la larga jornada que les espera, den muestra de "disciplina, respeto y juego limpio, como si estuviéramos", dijo, "en un estadio y estuviésemos jugando fútbol".

Debemos cerrar filas e ir hacia delante

"He hablando de dar un giro, debemos cerrar filas e ir hacia adelante", dijo al presentar el informe del mandato que concluye este viernes. Blatter aludió directamente a los casos de corrupción que afectan a la FIFA, expuestos dos días antes de este Congreso anual, y explicó que modificó su informe para tener en cuenta estos últimos eventos.

Sin embargo, reiteró lo que ya dijo anteriormente: "Acepto que el presidente de la FIFA es el responsable de todo. Quiero compartir esta responsabilidad con ustedes, o al menos con el Comité Ejecutivo, pero no podemos controlar permanentementea a todos los que están en el fútbol". "Los culpables son individuos y no el conjunto de la organización", enfatizó.

En la presentación oral de su informe, durante el que parecía muy sereno y distendido, Blatter dijo que la reforma de la FIFA que emprendió buscaba justamente reforzar los mecanismos de control, aunque reconoció que los hechos conocidos recientemente indican que se ha fracaso en ese objetivo.

"No podemos controlar a 300 millones de personas"

"Vemos los malos resultados que estamos obteniendo", admitió Blatter, quien, sin embargo, comentó con ironía que "tampoco es bueno que esto salga dos días antes de la elección".

Algunos han relacionado el momento de la detención de siete directivos de la FIFA en Zúrich y la incautación de documentos y datos electrónicos en su sede -como parte de dos investigaciones penales distintas- como un intento por debilitar la candidatura de Blatter. Ambas intervenciones ocurrieron el pasado miércoles.

La FIFA se ha convertido en una empresa, ya no es un club

El presidente utilizó gran parte de su informe a los delegados para insistir en que los órganos de control de la FIFA "no pueden controlar a 300 millones de personas", considerados como miembros activos de la organización. "En ningún país un solo tribunal puede controlarlo todo. Esto hay que entenderlo", recalcó.

Blatter también se dio crédito por la importancia que la FIFA ha adquirido en sus diecisiete años al frente de ella, durante los cuales "se ha convertido en una empresa... ya no es club". "Es una gran empresa que requiere la comprensión y el apoyo de sus accionistas, que son ustedes, las asociaciones nacionales de fútbol", dijo a los presentes.

Deportes

anterior siguiente