arriba Ir arriba

Varios militares turcos que trabajan en la OTAN han solicitado asilo en sus países de destino, tras el fallido golpe de Estado de julio en Turquía. Así lo ha revelado en Bruselas el secretario general de la Alianza. Tanto Bélgica como Alemania han recibido solicitudes de oficiales que temen sufrir represalias si regresan a Turquía. Mientras, la represión en el país continúa.
 

Un reportaje de la cadena británica BBC apunta que adultos y menores refugiados sirios, a menudo sin los permisos de trabajo pertinentes, trabajan en Turquía para fábricas proveedoras de marcas de ropa. Entre las firmas investigadas se encuentran las británicas Marks & Spencer y Asos, pero también se ha mencionado a marcas del grupo español Inditex y a Mango.