arriba Ir arriba

El Partido Comunista cubano comienza su séptimo congreso en el que 1000 delegados protagonizarán cuatro días de debate. Es el primero en celebrarse tras el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos y el último de la generación histórica de la Revolución. De éste pueden salir las claves de la sucesión de Castro, que dejará la presidencia en 2018.

Barack Obama ha ido a un partido de béisbol en su último día en Cuba, después de su esperado discurso televisado, y tras reunirse con un grupo de disidentes. El presidente estadounidense ya ha abandonado la isla, rumbo hacia Argentina. Obama ha defendido la democracia en Cuba, ha repetido que "es hora" de levantar el embargo y ha defendido los derechos humanos en un mensaje en el que ha dicho a Raúl Castro que no debe temer ni a Estados Unidos ni a las "voces diferentes" del pueblo cubano. Obama ha ofrecido "un saludo de paz", al iniciar, en español, su discurso en el Gran Teatro Alicia Alonso de La Habana. El presidente norteamericano ha señalado que "la reconciliación del pueblo cubano" es fundamental para el futuro del país latinoamericano y ha pedido que se reconstruyan los lazos con el exilio.

Los cubanos se muestran esperanzados de que la visita de Obama suponga más facilidades para que los exiliados puedan viajar a la isla y las familias separadas puedan reunirse. En La Habana es un lunes normal y la visita no ha movilizado a la gente como lo hizo la llegada del papa Francisco. Como anécdota, el personal del restaurante en el que ha comido el presidente estadounidense están sorprendidos de que una persona tan importante se haya tomado la molestia de saludarlos a todos.

La histórica visita de Barack Obama a Cuba, la primera de un presidente de Estados Unidos a la isla en casi 90 años, ha servido para escenficiar junto a Raúl Castro el acercamiento entre ambos países tras la recuperación de sus relaciones diplomáticas. Sin embargo, también ha puesto de manifiesto sus profundas diferencias en torno a asuntos como los Derechos Humanos, los presos políticos, el embargo o Guantánamo.

  • El presidente de EE.UU. se reúne en la capital cubana con Raúl Castro
  • Ha defendido la libertad de expresión y avances hacia la democracia
  • Castro le ha reclamado el fin del embargo y la devolución de Guantánamo
  • También ha negado que haya presos políticos: "Deme una lista y los soltaré"
  • Ambos han coincidido en que es necesario acabar con el embargo sobre Cuba

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el de Cuba, Raúl Castro, han dejado patentes sus diferencias en el histórico encuentro entre ambos en La Habana: aunque ambos han resaltado los avances en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, han tenido un rifirrafe a cuenta de los Derechos Humanos. Y al final de su rueda de prensa, Obama ha evitado levantar el brazo cuando Castro buscaba un gesto triunfal de ambos.

Los himnos de Estados Unidos y de Cuba han sonado en La Habana en presencia de los presidentes respectivos de ambas naciones. En un acto de gran simbolismo, el presidente de Cuba, Raúl Castro, ha recibido este lunes a su homólogo estadounidenseBarack Obama, en el Palacio de la Revolución. Dentro de la sede del Gobierno cubano, Castro ha saludado a Obama con un apretón de manos y ambos han posado sonrientes ante las cámaras. Seguidamente han iniciado una reunión bilateral.

Se trata del tercer encuentro entre ambos presidentes desde que se anunció el deshielo entre los dos países, después de sus encuentros en la Cumbre de las Américas de Panamá, en abril de 2015; y en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, en septiembre.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, ha recibido este lunes a su homólogo estadounidenseBarack Obama, en el Palacio de la Revolución de La Habana, Dentro de la sede del Gobierno cubano, Raúl Castro ha saludado a Obama con un apretón de manos y posaron sonrientes ante las cámaras. Seguidamente ambos mandatarios han iniciado una reunión bilateral.

Se trata del tercer encuentro entre ambos presidentes desde que se anunció el deshielo entre los dos países, después de sus encuentros en la Cumbre de las Américas de Panamá, en abril de 2015; y en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, en septiembre.

Pero esta reunión es la primera que se produce en suelo cubano y en la sede gubernamental de uno de los dos países protagonistas de un histórico deshielo tras más de medio siglo de enfrentamiento.