arriba Ir arriba

El Partido Comunista cubano comienza su séptimo congreso en el que 1000 delegados protagonizarán cuatro días de debate. Es el primero en celebrarse tras el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos y el último de la generación histórica de la Revolución. De éste pueden salir las claves de la sucesión de Castro, que dejará la presidencia en 2018.

Barack Obama ha ido a un partido de béisbol en su último día en Cuba, después de su esperado discurso televisado, y tras reunirse con un grupo de disidentes. El presidente estadounidense ya ha abandonado la isla, rumbo hacia Argentina. Obama ha defendido la democracia en Cuba, ha repetido que "es hora" de levantar el embargo y ha defendido los derechos humanos en un mensaje en el que ha dicho a Raúl Castro que no debe temer ni a Estados Unidos ni a las "voces diferentes" del pueblo cubano. Obama ha ofrecido "un saludo de paz", al iniciar, en español, su discurso en el Gran Teatro Alicia Alonso de La Habana. El presidente norteamericano ha señalado que "la reconciliación del pueblo cubano" es fundamental para el futuro del país latinoamericano y ha pedido que se reconstruyan los lazos con el exilio.

Los cubanos se muestran esperanzados de que la visita de Obama suponga más facilidades para que los exiliados puedan viajar a la isla y las familias separadas puedan reunirse. En La Habana es un lunes normal y la visita no ha movilizado a la gente como lo hizo la llegada del papa Francisco. Como anécdota, el personal del restaurante en el que ha comido el presidente estadounidense están sorprendidos de que una persona tan importante se haya tomado la molestia de saludarlos a todos.

La histórica visita de Barack Obama a Cuba, la primera de un presidente de Estados Unidos a la isla en casi 90 años, ha servido para escenficiar junto a Raúl Castro el acercamiento entre ambos países tras la recuperación de sus relaciones diplomáticas. Sin embargo, también ha puesto de manifiesto sus profundas diferencias en torno a asuntos como los Derechos Humanos, los presos políticos, el embargo o Guantánamo.

  • El presidente de EE.UU. se reúne en la capital cubana con Raúl Castro
  • Ha defendido la libertad de expresión y avances hacia la democracia
  • Castro le ha reclamado el fin del embargo y la devolución de Guantánamo
  • También ha negado que haya presos políticos: "Deme una lista y los soltaré"
  • Ambos han coincidido en que es necesario acabar con el embargo sobre Cuba

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el de Cuba, Raúl Castro, han dejado patentes sus diferencias en el histórico encuentro entre ambos en La Habana: aunque ambos han resaltado los avances en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, han tenido un rifirrafe a cuenta de los Derechos Humanos. Y al final de su rueda de prensa, Obama ha evitado levantar el brazo cuando Castro buscaba un gesto triunfal de ambos.

Los himnos de Estados Unidos y de Cuba han sonado en La Habana en presencia de los presidentes respectivos de ambas naciones. En un acto de gran simbolismo, el presidente de Cuba, Raúl Castro, ha recibido este lunes a su homólogo estadounidenseBarack Obama, en el Palacio de la Revolución. Dentro de la sede del Gobierno cubano, Castro ha saludado a Obama con un apretón de manos y ambos han posado sonrientes ante las cámaras. Seguidamente han iniciado una reunión bilateral.

Se trata del tercer encuentro entre ambos presidentes desde que se anunció el deshielo entre los dos países, después de sus encuentros en la Cumbre de las Américas de Panamá, en abril de 2015; y en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, en septiembre.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, ha recibido este lunes a su homólogo estadounidenseBarack Obama, en el Palacio de la Revolución de La Habana, Dentro de la sede del Gobierno cubano, Raúl Castro ha saludado a Obama con un apretón de manos y posaron sonrientes ante las cámaras. Seguidamente ambos mandatarios han iniciado una reunión bilateral.

Se trata del tercer encuentro entre ambos presidentes desde que se anunció el deshielo entre los dos países, después de sus encuentros en la Cumbre de las Américas de Panamá, en abril de 2015; y en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, en septiembre.

Pero esta reunión es la primera que se produce en suelo cubano y en la sede gubernamental de uno de los dos países protagonistas de un histórico deshielo tras más de medio siglo de enfrentamiento.

El presidente estadounidense Barack Obama, se reunirá este lunes con Raúl Castro en el segundo día de su estancia en Cuba.

Ambos mandatarios no se han visto aún. Castro no acudió al aeropuerto de La Habana a recibir a Obama y a su familia, como sí ha hecho con otros líderes políticos en anteriores ocasiones.

Obama participará en un foro de negocios entre los empresarios estadounidenses que le acompañan y representantes de compañías estatales cubanas y del incipiente sector privado de la isla, formado cooperativas y los llamados "cuentapropistas", dueños de negocios privados.

El nombre del papa Francisco salió a relucir aquel 17 de diciembre de 2014 cuando Cuba y Estados Unidos anuncian que restablecen relaciones. Pero el gesto que daba a entender que el cambio iba en serio fue la liberación de tres presos cubanos acusados de espionaje en Estados Unidos, los últimos de los conocidos como ‘los cinco de Cuba’. Unas semanas después, el régimen excarcela a 53 presos políticos. Comienza la primera ronda de negociaciones.

Cuba está preparada para la llegada del presidente de EE.UU., Barack Obama en poco menos de un día, la primera vez que un presidente estadounidense visita la isla. Los cubanos esperan que este hecho permita que se introduzcan cambios que en el futuro repercutan en su calidad de vida, caracterizada en la mayoría de los casos por la pobreza.

El presidente Raúl Castro ha pedido a su homólogo estadounidense, Barack Obama, que utilice sus facultades ejecutivas para debilitar el embargo a la isla si quiere seguir el avance en el proceso de normalización de relaciones. Esta ha sido la principal demanda de la segunda reunión que han mantenido ambos lídere desde el acercamiento diplomático. Ha sido en la sede de la ONU. El anterior encuentro se celebró en abril en Panamá, en la Cumbre de las Américas, y fue el primero en 50 años.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, ha pedido a su homólogo estadounidense, Barack Obama, que utilice sus facultades ejecutivas para debilitar el embargo contra la isla si quiere seguir avanzando en el proceso de normalización de relaciones. El canciller cubano, Bruno Rodríguez, ha explicado esta petición tras el encuentro que mantuvieron los dos presidentes en la sede de Naciones Unidas, una cita en la que Castro dijo que los avances hacia la normalización dependerán de lo que ocurra con el embargo.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, se ha mostrado este lunes convencido de que el "cambio" llegará a Cuba y se levantará el embargo económico y financiero que pesa sobre la isla, en su intervención ante la Asamblea General de la ONU. Mientras, el presidente cubano, Raúl Castro, ha reiterado en su discurso que la "normalización de las relaciones" culminará cuando EE.UU. devuelva la base de Guantánamo y pague compensaciones por el embargo comercial.

La culminación del proceso de normalización de los vínculos acabará, ha señalado Castro, cuando, entre otras medidas, "se ponga fin al bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba" y se devuelva a Cuba "el territorio ocupado ilegalmente por la Base Naval de Guantánamo".

Raúl Castro pide el fin del embargo económico a Cuba, que considera el principal obstáculo para el desarrollo económico de Cuba, en su primer discurso en la ONU. También, en la cumbre de desarrollo sostenible de Naciones Unidas, el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, John Kerry ha dicho que las reuniones de los próximos días son una oportunidad para avanzar en la paz en Siria.

Miles de personas han salido a la calle para acompañar al papa en su segunda jornada en Cuba, en la que tendrá una intensa agenda plagada de actos. A lo largo del día es probable que el pontífice se encuentre con Fidel Castro. En su llegada a la isla, Francisco fue recibido por el presidente cubano. Raúl Castro agradeció al pontífice su mediación en el deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Francisco ha alentado a ambos países a continuar avanzando en el diálogo bilateral.

La bandera de Cuba ondea ya en su Embajada en Washington tras el restablecimiento oficial de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos tras casi 55 años de ruptura. La ceremonia del izado de la bandera cubana, llevada a cabo en el edificio que desde 1977 acogía la Sección de Intereses de Cuba en Estados Unidos, ha estado encabezada por el canciller cubano, Bruno Rodríguez. Por su parte, la ya Embajada de Estados Unidos en Cuba ha confirmado también su reapertura, aunque el acto oficial de izado de bandera no se producirá hasta más adelante. Para ese acto acudirá a La Habana el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y la fecha será el próximo 14 de agosto.