arriba Ir arriba

El capitán de un vuelo de Easyjet que conectaba Glasgow con Palma se vio obligado a hacer una parada intermedia en el aeropuerto francés de Toulouse para desembarcar a un grupo de 24 hombres que, según la prensa británica, viajaban a Mallorca para celebrar una despedida de soltero. Su destino, casi seguro, era Magaluf, epicentro del turismo británico de borrachera. Testigos del vuelo afirman que estos pasajeros llegaron ya borrachos a la puerta de embarque y la tripulación siguió sirviéndoles alcohol a bordo. El avión llegó finalmente a Palma, pero el vuelo de vuelta a Escocia ya no pudo salir hasta la mañana siguiente. Glasgow es una de las conexiones problemáticas. El año pasado Ryanair ya decidió decretar la ley seca en los vuelos entre la ciudad escocesa e Ibiza para evitar altercados, una prohibición que luego hizo extensiva a toda Gran Bretaña.

El consumo de alcohol y drogas se ha reducido en los últimos dos años entre los estudiantes de 14 a 18 años, según la última sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) 2014-2015, elaborada por la Delegación del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas. Sin embargo, sigue habiendo razones para no bajar la guardia. Ocho de cada diez dicen haber bebido alcohol alguna vez y su percepción de los riesgos del cannabis sigue siendo baja.

Así preparan sus famosos cócteles en este bar de copas de Barcelona. Es el único que aparece entre los 50 mejores del mundo. Ha quedado en la posición 42. Según la revista que otorga el premio del Dry Martini, que así se llama destaca la calidad de sus bebidas y su servicio. Su propietario cree que estar en la posición 42 es todo un logro hay que tener en cuenta que este tipo de bares se estilan más en Nueva York o Londres. Basta echar una ojeada a la lista para ver que casi todos los que han quedado en los primeros puestos son anglosajones.

Un 39,04% de los fallecidos en carreteras durante 2014 dio positivo en drogas, alcohol o psicofármacos, lo que supone una reducción de cuatro puntos respecto a 2013, cuando el porcentaje ascendía al 43,09%, y representa la cifra más baja desde 2010, según las conclusiones del informe elaborado por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses presentado este viernes.

Una iniciativa propone que las bebidas alcohólicas especifíquen el contenido calórico en su etiquetado. El objetivo de esta iniciativa es que se evite el sobrepeso y se reduzcan los daños derivados del consumo de bebidas alcohólicas. La propuesta tendrá que contar con el visto bueno de la Comisión Europea para su puesta en marcha. La Federación de bebidas de alta graduación, de momento, prefiere no opinar. El sector de la cerveza y el vino asegura que no se les pude meter en el mismo saco que a los licores.