Presentado por: Marta Càceres Dirigido por: Quim Cuixart

Magacine semanal centrado en temas sociales y de participación ciudadana y presentado por Marta Cáceres. El espacio tiene como objetivo dar voz a entidades públicas o privadas, asociaciones, ONG's, fundaciones y a las iniciativas ciudadanas que trabajan para mejorar el día a día.

Contará con varias secciones fijas a cargo de Antonella Broglia (Emprendimiento social), Maite Larrauri (Filosofía para profanos), el pensador Jorge de los Santos (¿En qué mundo vivimos?) y la actriz Blanca Marsillach (Comprometidos).

Contacto

Escriba al programa Para todos La 2: http://www.rtve.es/participacion/para-todos-la-2/

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5726748
Para todos los públicos Para todos La 2 - 28/11/20 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal? Hoy les vamos a dar

motivos para sonreír con consejos de Patricia Ramírez

para tener una ilusión con una campaña solidaria

de esta casa, de Radio Televisión Española.

También hablaremos de innovación social

en cualquier parte del mundo

y del aumento de las denuncias por violencia de género en España.

Se produce una cada tres minutos.

Eso será después, daremos más datos,

porque ahora empezamos con activismo fotográfico.

Matar en países como Honduras o Guatemala

puede salir prácticamente gratis.

Lo explica en su última exposición

el prestigioso fotoperiodista Gervasio Sánchez.

"Activistas por la vida" explica

historias de gente sencilla que defienden su tierra,

nuestro planeta.

Ya desde el año 2004 había recibido ya las primeras amenazas de muerte

de un partido político.

Estamos intimidados de parte de la fuerza pública

y de parte de la empresa de cementos Progreso.

Se utiliza la democracia para que se elijan

aquellas personas y aquellos funcionarios

al servicio de esta gente.

El Estado necesita desplazarnos, exterminarnos,

para seguir vendiendo y para poder vender

y entregar los recursos naturales a los impresionistas extranjeros.

Y lo que ellos quieren es, en este caso,

querer confrontar entre las mismas comunidades,

entre los mismos vecinos.

Los mismos interesados en quitarnos la tierra,

son los mismos que manejan todos los intereses

del Estado, los poderes del Estado y los medios de comunicación.

Esos que nos ofrezcan la muerte,

no quiere decir nada, que nuestro cuerpo tiene que morir,

pero que también es una siembra que se hace al final.

"Una siembra de muertes injustificadas.

Las de miles de personas, activistas de Latinoamérica.

Hace tiempo que la naturaleza está en litigio

entre quienes quieren habitarla y las corporaciones

decididas a explotarla.

Esta lucha deja un reguero de víctimas imparable.

Personas que son amenazadas, perseguidas,

y asesinadas por defender su territorio

y nuestro planeta."

Porque no solamente es por mi casa la lucha.

Ni por mi comunidad.

Es por todo esto.

Son dos países, Honduras y Guatemala,

donde la impunidad generalizada,

donde de cada 100 crímenes, 96, 97,

quedan impunes, lo que hace que matar

sea muy barato, sea prácticamente gratuito.

Es muy difícil que te puedan juzgar por matar.

Y al final, los asesinos se aprovechan de esta situación

para perseguir a estas personas, que en su mayoría son

ciudadanos y ciudadanas muy humildes.

Es muy difícil que se puedan defender,

porque no tienen armas.

En el otro lado, seguramente hay voluntad por matar.

He sufrido personalmente judicialización,

criminalización, también intentos de asesinatos directos.

"Centro América padece lo que se ha dado en llamar

'la maldición de la abundancia'.

Y en consecuencia, la explotación de sus recursos

de forma indiscriminada y al precio que sea."

Hay empresas multinacionales

que tienen orígenes de fondos diversos,

que llegan a los países y quieren apropiarse

de toda esta materia primera,

que hay en algunas superficies, por ejemplo, en el 60 %

de Honduras, los territorios hondureños

están apropiadas por estas multinacionales,

que tienen alianzas con gobiernos, flexibilizan leyes,

y favorecidos por tribunales internacionales

y por leyes, como tratados de libre comercio,

facilitan que puedan apropiarse de las tierras

y extraer los recursos.

"En base al derecho internacional

y la legitimación del sector privado,

se establece una gobernanza global corporativa

en la que el derecho de todos es sustituido

por el interés de unos pocos."

Para que estas empresas puedan funcionar,

normalmente lo que hacen es que se acercan a países

donde tienen unos estados que son coercitivos,

donde implementan grandes políticas de seguridad,

y que además son corruptos.

Hay un proceso que yo le llamo "proceso de muerte",

que comienza primero ignorando a la persona.

No le toman en cuenta sus denuncias.

Segundo, tratar de comprar a ese defensor de derechos humanos

o dirigente popular.

Una vez que no se les puede donar y no se les puede comprar,

hay que llamarlos narcotraficantes, llamarlos revoltosos,

hay que llamarlos opuestos al desarrollo, estigmatizarlos.

Cuarto, criminalizarlo.

Cuando no se logra mediatizar, neutralizar

al defensor de derechos humanos,

se puede hacer lo último, donde ningún otro queremos llegar,

que es a la eliminación física.

Quedarnos solamente en la violencia local

de Honduras y Guatemala en gobiernos corruptos,

o los empresarios locales, depredadores,

o pistoleros sin escrúpulos,

sería lo fácil, pero lo complejo de todo este problema,

es que la mayor parte de las grandes empresas,

las grandes corporaciones, tienen capital extranjero.

Capital de países europeos, o de países como Canadá.

Países que protegen de manera rigurosa

el medioambiente, sus países de orígenes.

Y cuando llegan a estos lugares, actúan como nuevos colonizadores.

"Nuevos colonizadores que actúan sin contrapeso.

Sin leyes que limiten los impactos sociales,

laborales, ambientales y hasta culturales."

Estos grandes consorcios atentan contra su cultura,

contra su derecho a la tierra, contra su cosmovisión del mundo,

en sus creencias y su forma de vida.

Los indígenas viven en la tierra, los garífunas viven del mar.

Son pescadores, y si se les echa de estos lugares,

prácticamente su supervivencia está en entredicho.

Eso explica quizá los 2 millones de inmigrantes

que hay de hondureños entre Europa y Estados Unidos.

O las caravanas que hemos visto en los últimos momentos.

Pero también explica que rompes todo un tejido social,

una manera ancestral de entender la vida,

que no es precisamente el valor del dinero,

como dice algunas de nuestras defensoras acá,

en nuestra exposición, el dinero no lo es todo,

para ellos no es nada, la importancia es poder ir a pescar,

poder vivir del río,

poder vivir de sus pequeños cultivos.

En cambio, estas grandes empresas, lo que promueven

son monocultivos, como el monocultivo de la palma,

que para ellos no significa poder comer ni poder alimentarse

en su día a día, pero que, en cambio, sí que favorece

todo un tema de una economía en los países europeos.

"La exposición 'Activistas por la vida' va de todo eso,

en genérico, y también de 40 casos en particular."

La historia de Ramón Santiago Matute

es una de estas historias donde las amenazas

se acaban cumpliendo.

Él es una persona muy amenazada.

Lo buscaban para matarlo.

Y como no lo encontraron, acabaron matando a su padre y a su hermano.

Para mí es una historia muy dolorosa porque yo conocí a su padre.

Y la siguiente vez que acudí, hacía un mes que había matado a ambos.

Me quedé incluso con él 48 horas durmiendo en la casa de su padre.

Y él, que era un hombre combativo,

pero por otra parte, tenía miedo porque tenía familia,

una hija, una esposa, y la zona estaba bastante aislada

y era preocupante, de hecho, por las noches,

había una especie de guardia pretoriana indígena,

campesina, que nos protegía o estaba, digamos, esperando

que hubiera cualquier tipo de ataque para repelerlo.

En esta fotografía, me enseña sus títulos de propiedad.

Y aquí lo vemos en esta fotografía, delante de las tumbas

de sus seres queridos.

"Historias que se repiten ante la convivencia internacional.

El problema es sistémico.

La corrupción política, policial y judicial.

Las víctimas, personas que defienden su lugar en el sol."

La situación de crisis que ha generado el COVID,

la reducción de la movilidad, el confinamiento domiciliario,

han sido un caldo de cultivo para los comportamientos violentos.

Por encima de todo, y de qué manera,

la violencia contra las mujeres.

Solo un dato, las llamadas al teléfono del maltrato,

el 016, han aumentado un 60 %.

De esta y otras cuestiones queremos hablar

con nuestra siguiente invitada,

Encarna Bodelón, profesora de Filosofía del Derecho,

es integrante del Grupo Antígona, de investigación de género

en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Y codirectora del Posgrado Género e Igualdad,

también de esta universidad. ¿Qué tal, Encarna?

Bienvenida al programa. Muchas gracias.

Como decíamos, la violencia machista

se ha adaptado a la situación, ¿en qué formas?

Teníamos una imagen de que la violencia machista

era violencia física, eran golpes.

Pero sabemos que más del 80 %

de las violencias que sufren las mujeres

son violencias que hemos venido denominando

"psíquicas"; en el contexto del confinamiento,

esto se ha hecho mucho más visible.

Y se han acentuado este tipo de violencias,

pero también otras de las que no hablamos tanto,

como, por ejemplo, las violencias sexuales

en el ámbito de la pareja.

Hablando de puertas adentro, se ha invisibilizando el maltrato

en el sentido de que si no hay pruebas,

no se puede demostrar, ocurre dentro del domicilio.

Y ahí sí que se ha agravado esta situación.

Claro, a veces las situaciones de violencia machista

tienen lugar en otros ámbitos que no son el del domicilio,

entonces, tenemos testimonios, o tenemos otro tipo de pruebas.

En un confinamiento, claro, la violencia machista

en la pareja tiene lugar únicamente en el domicilio.

Y eso agrava, por ejemplo, a nivel probatorio,

la dificultad para mostrar estas conductas.

Pero además, el confinamiento también provoca

que muchas veces la conducta del agresor

sea mucho más agresiva y también que la víctima

se vea desprotegida, porque no tiene sus redes de apoyo,

no tiene, por ejemplo, servicios especializados

a su alcance, o familiares,

amigas, amigos con los que compartir su problema.

De puertas afuera,

es ese el sentido de la siguiente pregunta.

¿Qué ha ocurrido con la asistencia a las mujeres

que sufren violencia de género, o con esa atención pública

a estas mujeres?

Los servicios de atención a las violencias machistas

se consideran servicios esenciales, y por lo tanto, han seguido actuando

durante el confinamiento, pero los primeros momentos,

sí que es verdad que estos servicios

se vieron muy reducidos, y una prueba de ello,

es que si miramos en algunas ciudades

donde se ha estudiado, vemos que, por ejemplo,

las urgencias o las mujeres que llegaron a albergues,

disminuyeron en las primeras semanas de confinamiento.

Luego, cuando pasamos ya a las fases de más apertura,

volvieron a crecer los números de mujeres

que llevaban, por ejemplo, a pisos de acogida.

Pero en el primer momento, pues claro, se vieron encerradas

en los domicilios.

Los números cantan. Según recoge una página web,

"Datos contra el ruido", cada tres minutos,

hay una denuncia

por violencia de género, y eso significa

unas 22 denuncias cada hora durante el año 2019.

Son datos que se han recogido

del Consejo General del Poder Judicial,

y también del Ministerio de Justicia y de Interior.

Ya veníamos de ese escenario.

Sí, en todo el Estado español, en el primer semestre del año 2020,

tenemos 70.000 denuncias.

Parecen muchísimas, pero son menos

que en el primer semestre del año anterior.

¿Por qué? Porque la situación de confinamiento

ha generado que muchas mujeres no se animaran a salir afuera

a denunciar, a llevar este problema al ámbito penal.

No quiere decir que no hayan buscado ayuda.

Porque tal como tú comentas,

han llamado a los teléfonos de asistencia,

han llamado a los servicios jurídicos,

a los servicios psicológicos, que en estos momentos

en muchas ciudades, están desbordados.

Este es un gran problema que tenemos.

Porque es verdad que siempre hablamos del colapso

del sistema penal cuando denuncian,

pero de lo que hablamos muy poco, y es el recurso principal

para muchas mujeres, es del colapso de estos servicios de asistencia.

Esa primera asistencia. Sí.

Después, sobre lo que son las denuncias,

porque una cosa es la llamada, y después, cómo acaba

este seguimiento.

Un 37,7 % de las denuncias, se archivan.

Aunque se sigue ese proceso,

aunque se quiere llegar hasta el final, se archivan.

¿Qué ocurre en la justicia?

¿Qué ocurre con ese tipo de violencia

que se llama violencia estructural?

Esto es muy interesante, porque muchas veces se dice

que en el Estado español el nivel de condenas es alto.

Y es verdad.

Globalmente, si cogemos todos los juzgados

que tratan asuntos de violencia de género,

el nivel de condenas está más o menos en el 70 %.

Pero muchas veces, lo que pasa es que no estamos viendo eso.

Lo que llamamos los casos sobreseídos.

Estos casos que se archivan.

¿Qué pasa? Pues aquí se dan muchísimas cuestiones.

Muchas veces no se consideran esos hechos que se denuncian,

por ejemplo, la violencia psicológica,

como realmente un hecho de violencia.

Aquí tenemos problemas todavía de formación

en el poder judicial, problemas de sensibilización,

y más allá de todo esto,

la cuestión que yo creo que es importante visibilizar,

es que aproximadamente solo un 20 %

de las mujeres que sufren violencia de género

en la pareja, denuncian.

Es decir, una ínfima parte.

También hay que decir, esto es importante para aquellas mujeres

que sufren este problema y que nos están viendo,

que denunciar no es obligatorio

para tener acceso a derechos y servicios.

Lo digo porque esto es esencial que se sepa.

Desde el 2018, se cambió la ley de violencia de género

y ahora mismo se pueden tener ayudas económicas,

se puede tener, por supuesto,

soporte psicológico jurídico sin denunciar.

Y esto viene de un cambio que hubo en la legislación europea,

el Convenio de Estambul, que en el Estado español

se adoptó en el 2018.

Entonces, ¿la denuncia es necesaria? Sí.

Y obviamente, da una protección que no nos da no denunciar.

Pero también tenemos que saber que las mujeres tenemos derechos

aunque no denunciemos.

Entonces, si yo no denuncio, si yo sufro maltrato físico,

psicológico, sexual, y no denuncio, ¿cómo puedo recibir estas ayudas?

¿O cómo puedo demostrar que tengo derecho a eso?

Tienes que acudir, tienes que llamar a los servicios especializados

que haya en tu comunidad autónoma, explicar la situación

y estps servicios van a acreditar mediante informes

que estás sufriendo esta situación.

Aquí puede haber desde ayudas económicas,

como decíamos antes, ayuda psicológica,

es decir, ayudas, incluso en otros ámbitos,

por ejemplo, ayudas a la inserción laboral,

medidas que muchas veces son fundamentales para las mujeres,

porque recordemos que la denuncia sí que es muy importante,

sobre todo, por ejemplo, si yo tengo un proceso de custodia

en curso, claro, no es lo mismo

si me estoy separando y hay menores por medio,

y ha habido violencia, que si no los hay.

Entonces, si tengo realmente un problema

pues de protección, en seguridad.

O sencillamente, si quiero llevar este asunto al sistema penal.

Ha dicho en alguna ocasión, Encarna, o has dicho,

si te puedo tutear. Sí, claro.

Que se necesita tiempo para contar qué está pasando

con la violencia de género y el COVID.

¿Es a lo que te referías

con el tema de las custodias, el tema de la pensión

que recibe la mujer, los hijos y las hijas,

son los que están sufriendo también esos daños colaterales,

estructurales. Una cosa muy interesante

de este periodo es que nos ha hecho ver algo

que denunciábamos desde hace mucho tiempo,

que la violencia no se acaba cuando te separas,

cuando te divorcias, sino que muchas veces,

la violencia se sigue ejerciendo a través de las custodias.

Y bueno, de múltiples formas.

Primero, porque muchas veces, esos menores

son manipulados psicológicamente contra las madres.

En segundo lugar, tal como hemos visto en el COVID,

muchas veces, las visitas se incumplen.

Es lo que ha pasado, aprovechando el estado de alarma,

muchos progenitores no quisieron devolver a los menores

a sus madres, es decir, hemos visibilizado,

yo creo que de una forma que espero que en el futuro

pongamos medidas para corregir

todo lo que está sucediendo en ese ámbito.

Esa enorme violencia que están sufriendo de una forma,

yo diría, muy dolorosa, las mujeres y las niñas y los niños,

que también son víctimas de ese maltrato psicológico.

Hablando de la violencia machista, de la violencia de género,

y las distintas formas en que se ejerce

contra las mujeres,

¿cómo se va a poder implementar la pedagogía?

Como directora del Posgrado de Género e Igualdad.

Si hay que educar, hay que enseñar.

¿Cuándo va a ser obligatoria esa asignatura pendiente

que tenemos como sociedad?

Creo que es una asignatura pendiente,

pero que se puede remediar.

Es decir, vivimos en un país que ha hecho trasformaciones enormes

en muy poco tiempo.

Yo siempre les pongo a mis alumnos y alumnas el ejemplo de fumar.

Hace dos años todo el mundo pensaba que fumar era un derecho

y se podía fumar en cualquier lado, no es que lo hayan prohibido,

es que hemos aprendido que fumar es algo nocivo.

La violencia machista es algo nocivo.

Esto se puede enseñar, no solo a los niños,

también a adultos, es muy importante.

La educación no es solo para niños en la escuela,

sino que también los adultos tenemos capacidad de aprender.

No somos una generación perdida.

No hay tres generaciones pedidas.

Se puede enseñar a la población y se ha enseñado

y estamos haciendo un cambio, que esto, se va a cambiar,

vamos a acabar con esto, pero hay que poner todos los medios

y tenemos que ir todos a uno.

Hay cosas que, por ejemplo, sí llaman la atención.

Hablamos de socialización de niños en la escuela,

nos despreocupamos de que su fuente de socialización primaria

muchas veces es Youtube, u otros medios tecnológicos.

Encarna Bodelón, lo dejamos aquí.

Muchas gracias. Muchas gracias a vosotras.

Y sobre todo, yo animaría a todas las mujeres

que están sufriendo violencia machista,

que tenemos muchos instrumentos, que busquemos ayuda,

en compañeras, en amigas, en servicios,

en abogadas, en todo lo que queramos,

pero sobre todo que luchemos por una vida mejor,

que nos la merecemos, y la merecen nuestras hijas y nuestros hijos,

aquellas que los tenemos.

Gracias a vosotras. Gracias.

(CANTAN EN HINDI)

"Escuchamos a uno de los miles de grupos

de música tradicional hindú que existen.

Se distribuyen por todas las regiones de la India

con muchas dificultades económicas y de promoción.

El proyecto que conocemos hoy lo creó un emprendedor social

para ayudar a estos grupos independientes

de música folk para que tuvieran más éxito

y más visibilidad.

Lo primero que hizo fue crear una página web

donde estuvieran todos agrupados

para que fueran fácilmente localizables.

Luego, creó una página web para cada grupo,

para que colgaran sus textos, fotografías y videos.

Para hacer estos videoclips, también pusieron a su disposición

la infraestructura técnica y humana necesaria.

Con la web y el videoclip promocional,

grupos musicales independientes

de la India han conseguido darse a conocer,

y sobre todo, cierta estabilidad económica.

Se calcula que en la India viven 9 millones de personas

que se dedican a la música tradicional.

La mayoría son de zonas rurales."

Es natural, muy saludable, facilita la vida

y la hace más longeva.

Parece una adivinanza, pero no lo es.

Estamos hablando de sonreír.

Algo que nos recomienda Patricia Ramírez

que hagamos más a menudo.

¿Sabías que sonreír te sienta bien?

¿Que incluso cuando fingimos una sonrisa,

nuestro cerebro se cree que nos sentimos bien

y ayuda a liberar una serie de sustancias químicas

que nos hace sentir mejor?

Incluso al sonreír, forzamos una serie de músculos

en la cara, forzada o no forzada la sonrisa,

mejora nuestra salud, nuestras relaciones sociales,

y nuestro bienestar.

Hoy, en "Para todos la 2", vamos a ver seis beneficios

de sonreír.

El primero, como comentábamos,

sonreír mejora nuestro estado de ánimo.

Existen una serie de neurotransmisores,

como son las endorfinas, la serotonina, la dopamina,

que cuando uno sonríe, se libera.

El cerebro, ¿qué ocurre?

Que interpreta ese movimiento de la sonrisa,

la sienta de manera real o no,

interpreta ese movimiento como un estado de felicidad.

Y eso hace que nos metamos en un bucle

en el que el cerebro se cree que estás bien

y genera neurotransmisores que también te ayudan

a estar bien.

Sonreír también reduce el estrés.

Hay una respuesta incompatible con la ansiedad y esa es la risa,

al igual que la respuesta de relajación.

El hecho de sonreír y de reír,

hace que se relaje nuestra musculatura

y que nuestro cerebro interprete que si tú estás a gusto,

si te lo estás pasando bien,

seguramente ahí afuera hay pocas amenazas

que puedan ponerte en peligro,

por lo que no necesitamos la respuesta de ansiedad.

Tres, sonreír nos hace más atractivos.

Si tú entras en un grupo,

imagínate que te has apuntado a un taller, curso,

el fin de semana, y no conoces a nadie,

¿a qué personas te acercas?

¿A personas que tienen la cara seria?

¿O a las que están sonrientes?

Nos parecen más atractivas las personas que sonríen,

porque nos parecen sencillamente amigables.

Sonreír también ayuda a que confíen más en nosotros.

Una serie de investigaciones demostraron

que solemos acercarnos y confiar más en las personas que sonríen.

Entendemos la sonrisa como una muestra de honestidad,

como una apertura hacia los demás,

como personas que se sienten relajadas y serenas

y que tienen poco que esconder.

Así que, normalmente, solemos confiar más

en personas que sonríen, que en personas que están serias.

Y al revés, las personas con una cara seria,

suelen, en general, generarnos una especie de rechazo.

Sonreír, incluso, mejora nuestra salud.

Alguna investigación ha demostrado

que las personas que muestran más sonrisas,

se toman la vida con más humor y que ríen más,

pueden ser más longevos con una diferencia

de cuatro o cinco años.

Y, en general, la sonrisa mejora nuestro sistema inmune.

Esa sensación de estar a gusto contigo,

con la vida y con los demás, hace que nuestro sistema inmune

se sienta fortalecido.

Y el sistema inmunológico es aquello que nos defiende

de cualquier ataque que pueda afectar a nuestra salud.

Y el punto número seis.

Sonreír facilita las relaciones sociales.

Cuando una persona sonríe, de alguna manera,

te está mostrando esa cercanía,

para que puedas relacionarte con esa persona.

Es más fácil relacionarnos con personas que parecen amigables,

o es más sencillo acercarnos a personas

que en un principio no nos ponen una barrera

con su comunicación no verbal.

Así que recuerda que sonreír

nos facilita las relaciones sociales,

mejora nuestra salud

y también mejora nuestro bienestar emocional.

Y aquí tenéis los seis consejos para recordar

lo saludable que es sonreír.

Que sonrían más y jueguen más niños y niñas de todo el mundo

es el objetivo de la campaña "Un juguete, una ilusión",

de Radio Televisión Española.

Llevamos más de 20 años

cumpliendo el derecho de la infancia a jugar.

Si nos ayudáis y compráis un bolígrafo solidario como este,

llegarán juguetes a niños y niñas

de todo el mundo, también en especial, este año,

a nuestro país, para que puedan jugar,

y quizá de otra forma no podrían hacerlo.

Así, con ilusión, terminamos el programa de hoy.

Recordad, cada sábado a esta hora, La 2 es para todos. Feliz semana.

Para todos La 2 - 28/11/20

28 nov 2020

Programas completos (1316)
Clips

Los últimos 8.209 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios