Enlaces accesibilidad

España cierra 2018 con un déficit público del 2,6% y sale del control estricto de Bruselas

  • El desfase se sitúa por debajo del umbral del 3% del PIB, lo que permite abandonar el procedimiento de déficit excesivo
  • La deuda pública cerró el año en el 97,2% del PIB tras marcar un nuevo récord al superar los 1,17 billones de euros

Por
Imagen de billetes de euros
Imagen de billetes de euros. Getty Images/iStockphoto Getty Images

El déficit público cerró 2018 en el 2,63%, la cifra está cuatro décimas por debajo del umbral que marca la Comisión Europea -y que es del 3% del PIB-, lo que permite a España salir del procedimiento de déficit excesivo, del control estricto de Bruselas, después de una década, algo que tendrá que ser confirmado por las autoridades europeas.

El déficit del conjunto de las Administraciones Públicas cerró el año pasado en 31.805 millones de euros, cifra un 11,4% inferior a la del ejercicio anterior y la más baja desde 2007. El cierre del déficit está por encima del objetivo oficial (2,2% del PIB), pero por debajo de la previsión comunicada por el Ejecutivo a Bruselas de terminar el año con un desfase del 2,7% del PIB.

"Los datos de déficit muestran que España camina en la buena dirección y que cada medida de gasto que aprueba el Gobierno tiene su contrapartida en los ingresos", ha asegurado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, lo que permite que el déficit "continúe bajando".

Montero prevé que el déficit baje al 2% este año, por encima del objetivo oficial del 1,3%

En concreto, se ha referido a las medidas incluidas en los últimos reales decretos suponen un coste de 1.100 millones, "gasto previamente protegido" con las medidas aprobadas por el Ejecutivo en diciembre y que cuantifica en 3.300 millones. El Ejecutivo, sin embargo, no cuenta con unos presupuestos para 2019.

Por ello, Montero ha asegurado que el Ejecutivo "trabaja ya en la contención del déficit" para dejarlo en el 2% -por encima de la meta oficial del 1,3% del PIB- "y no en el 2,2% o 2,4%" como preveía con anterioridad el propio Ejecutivo (el Banco de España cree que será del 2,5%). "[Esto] pone de manifiesto el compromiso de España con las reglas presupuestarias de la UE", ha añadido, y aporta "credibilidad".

Comunidades autónomas y ayuntamientos cumplen

Por administraciones, las únicas que cumplen con el objetivo oficial que se les marcó fueron las comunidades autónomas y las corporaciones locales. El déficit de las primeras se redujo hasta los 2.810 millones de euros, un 33,6% menos que en 2017 y un desfase equivalente al 0,23% del PIB (por debajo del 0,4% fijado). Montero ha destacado el esfuerzo de todas las CCAA y ha destacado que cinco registraron superávit: Asturias, Canarias, Galicia, Navarra y País Vasco.

Las corporaciones locales presentaron un superávit de 6.292 en 2018, por debajo de los 7.139 millones del ejercicio 2017, de forma que en términos de PIB supuso el 0,52%. Para ellas el Gobierno ha aprobado un real decreto por el que se les permite destinar el superávit del año pasado este 2019 a inversiones financieramente sostenibles "tal y como aprobó el anterior Ejecutivo en marzo de 2018".

El incumplimiento viene, un año más, por parte de la Administración Central del Estado, que registró un déficit de 18.121 millones de euros. Esta cifra, que fue inferior en un 15,8%, equivale al 1,5% del PIB, que es más del doble de su objetivo (0,7%).

Tampoco cumplió la Seguridad Social, que aumentó su déficit hasta los 17.088 millones de euros, un 1,8% más. En términos de PIB se situó en el 1,41%, por debajo del 1,44% del año 2017, pero por encima del 1,1% fijado como objetivo, según recoge Europa Press. 

La recaudación tributaria alcanzó el récord histórico de 208.685 millones

Mientras, el déficit primario -es decir, sin tener en cuenta los intereses de la deuda- se ha reducido un 75,5%, desde el 0,5% del PIB en 2017 (6.086 millones) al 0,1% del PIB (1.490 millones) en 2018. Además, los ingresos de las administraciones crecieron un 6%, sostenidos gracias a la recaudación tributaria, mientras los gastos se incrementaron un 4,7%.

La recaudación tributaria alcanzó el récord histórico de 208.685 millones de euros, un 7,6% más, sostenido en los grandes impuestos: el IRPF ingresó 82.859 millones, un 7,6% más; el IVA, 70.177 millones, un 10,3% más; sociedades, 24.838 millones, un 7,3% más, y los impuestos especiales, 20.528 millones, un 1,1% más.

La deuda en el 97,2% del PIB

La deuda de las Administraciones Públicas se situó en el 97,2% del PIB en el cuarto trimestre de 2018, según el protocolo de déficit excesivo que se envía a la Comisión Europea en la notificación de primavera con datos del Banco de España.

El volumen total de la deuda de las Administraciones Públicas alcanzó a finales del mes de diciembre un saldo de 1,174 billones de euros con lo que, en relación al PIB norminal de 2018, la ratio deuda/PIB bajó un punto porcentual respecto al cierre de 2017.

En términos absolutos, la deuda pública alcanzó su nivel anual más alto de la historia, con 1,174 billones de euros, por encima del ejercicio 2017 (1,144 billones de euros), 2016 (1,107 billones de euros) y 2015 (1,073 billones de euros).

Más deuda en la Administración Central

El endeudamiento del conjunto de las Administraciones Públicas aumentó un 2,6%, en términos interanuales. Creció más la deuda de la Administración Central, un 3,7%, mientras que la de las comunidades autónomas avanzó un 1,7%. Las corporaciones locales lograron disminuir su endeudamiento un 11,3%.

En concreto, la deuda de la Administración Central se elevó a 1.048 billones, lo que representa el 86,7% del PIB, y se concentró en emisiones de valores a medio y largo plazo del Estado. El saldo de deuda de la Seguridad Social se situó en 41.000 millones de euros, con un crecimiento interanual del 50,4%. Este incremento se debe a los préstamos concedidos por el Estado a la Tesorería General de la Seguridad Social en junio y noviembre incluidos en los presupuestos.

La deuda de las comunidades autónomas creció hasta los 293.000 millones de euros el año pasado, el equivalente a un 24,3% del PIB. En detalle, sólo cuatro autonomías aumentaron el pasado año su deuda, mientras que once la disminuyeron y en dos se mantuvo.

Así, los mayores endeudamientos con respecto al PIB autonómico correspondieron a la Comunidad Valenciana (41,7%), Castilla-La Mancha (35,4%) y Cataluña (34%). Al otro lado, las comunidades menos endeudadas fueron el País Vasco (13,5%), Madrid (14,6%) y Canarias (14,6%).

Los ayuntamientos reducen su endeudamiento

Por el contrario, la deuda de municipios, mancomunidades, agrupaciones inframunicipales, diputaciones, consejos y cabildos insulares se redujo hasta 25.800 millones de euros en el cuarto trimestre del año pasado, lo que representa un 2,1% del PIB, cuatro décimas menos que un año antes.

De entre las principales ciudades españolas, solo Murcia, Zaragoza y Bilbao aumentaron su deuda -en 21, 20 y 2 millones, respectivamente-, en tanto que Las Palmas mantuvo su deuda a cero. Madrid recorta 662 millones, aunque sigue siendo la ciudad más endeudada, con 2.762 millones de euros, una cifra alejada de su máximo histórico (7.733 millones en 2012), le siguen Zaragoza (855 millones), Barcelona (837 millones), Valencia (439 millones) y Málaga (408 millones).

Las empresas públicas acumularon 36.116 millones de euros de deuda, 2.117 millones menos que en 2017, lo que supuso que el total de la deuda se situara en el 3% del PIB, tres décimas menos que un año antes.

Noticias

anterior siguiente