Enlaces accesibilidad

Las primeras sanciones de EE.UU. a Irán entran en vigor y Teherán se prepara relajando las restricciones sobre divisas

  • Washington bloquea las transacciones financieras, así como la venta a Irán de dólares, oro y otras materias primas
  • Las prohibiciones sobre el sector energético y el banco central iraní se aplicarán en noviembre

Por
Dos mujeres iraníes miran el escaparate de una joyería en Teherán
Muchos iraníes tratan de proteger sus ahorros invirtiéndolos en oro o en divisas como el dólar, cuyos valores se han disparado en los últimos meses. EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH

La Administración Trump aplica desde este martes la primera ronda de sanciones contra Irán, que supone el bloqueo de las transacciones financieras con Irán y de las importaciones de ese país de oro y otras materias primas, así como la penalización de ventas de automóviles y aviones comerciales. Aunque las sanciones más importantes serán las que comiencen el próximo 4 de noviembre -que afectarán al sector petrolero y gasista y al banco central iraní-, los analistas aseguran que esta primera batería también tendrá impacto en la ya renqueante economía persa.

Además, Washington revocará los permisos que permiten importar alfombras y alimentos iraníes como los pistachos.

Trump ha insistido en que la reimposición de sanciones busca "frenar las actividades malignas" del régimen iraní y abrir una vía hacia "la prosperidad del pueblo iraní". En un comunicado, el presidente estadounidense ha insistido este lunes en que el régimen iraní "o bien cambia su actitud amenazante y desestabilizante -y podrá volver así a entrar en la economía mundial-, o bien continúa sobre la ruta de aislamiento económico".

Trump dice estar "abierto" a negociar y Teherán desconfía de esa oferta

Sin embargo, Trump ha subrayado que sigue "abierto" a un acuerdo más global que afectaría al conjunto de sus actividades nefastas [de Teherán], incluidos su programa balístico y su apoyo al terrorismo".

En una entrevista en la televisión iraní, el presidente de ese país, Hassan Rohaní, ha rechazado la posibilidad de negociar con Washington tras la imposición de sanciones.

"¿Cuál es el significado de negociar cuando impones sanciones al mismo tiempo? Es como si alguien saca un cuchillo para apuñalar a un rival o un enemigo en el brazo mientras al mismo tiempo dice: 'Deberíamos hablar y negociar'. La respuesta en ese caso debería ser: 'Quita el cuchillo del brazo y tíralo lejos'", ha señalado Rohaní, quien ha concluido: "Creo que el verdadero propósito aquí es empezar una guerra psicológica y sembrar la división entre los iraníes mientras, al mismo tiempo, se gana capital político de cara a las próximas elecciones legislativas" en EE.UU.

Para tratar de mitigar los daños que puedan causar las sanciones, Teherán ha presentado este domingo un plan para suavizar las restricciones a la compraventa de divisas que impuso en abril pasado, una flexibilización con la que intenta frenar el hundimiento de la divisa iraní, el rial, que ha perdido la mitad de su valor en estos últimos cuatro meses.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó la reimposición de sanciones al régimen de Teherán después de decidir la retirada unilateral de EE.UU. del acuerdo nuclear firmado con ese país durante el Gobierno Obama junto a otras cinco potencias (Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia) y por el cual se levantaron las penalizaciones comerciales sobre Irán a cambio de que limitara su programa nuclear

La UE protege a sus empresas de las sanciones

El resto de países firmantes de ese acuerdo han criticado la actitud de Trump. Este lunes, la Unión Europea ha lamentado el restablecimiento de sanciones a Irán y ha recordado que también el martes entra en vigor la respuesta de la UE para proteger a sus empresas de los efectos de esas medidas.

Así lo han indicado en un comunicado conjunto la alta representante de la UE para Política Exterior, Federica Mogherini, y los ministros de Exteriores de Francia, Alemania y Reino Unido.

Esa legislación (conocida como "Estatuto de Bloqueo") busca limitar el impacto de las sanciones estadounidenses y se centrará en conservar y mantener los canales financieros comunitarios con Irán, al tiempo que se asegura la importación de gas y petróleo iraní.

La nueva normativa, inicialmente encaminada a apoyar la implementación del acuerdo, incluye la posibilidad de que las empresas europeas puedan recibir compensaciones por los potenciales perjuicios provocados por las sanciones extraterritoriales de EE.UU.

Además, anulará en territorio comunitario los fallos de tribunales extranjeros basados en dichas sanciones y prohibirá a ciudadanos europeos su cumplimiento.

Esta revisión del estatuto, lanzada el pasado 6 de junio por la Comisión Europea, entra en vigor tras dos meses de escrutinio en el Parlamento y el Consejo.

En particular, el comunicado asegura que Europa se mantendrá firme en su protección de los actores económicos que hagan negocios con la República Islámica conforme a lo dispuesto por el Consejo de Seguridad de la ONU y el derecho comunitario.

La UE reafirma asimismo su compromiso con el acuerdo y sus expectativas de que Irán continúe fiel a las responsabilidades vinculadas al documento, a pesar de la retirada de EE.UU. Además,  los Gobiernos europeos firmantes señalan que seguirán trabajando las próximas semanas para que más países puedan suscribirse al acuerdo, cuyo objetivo es asegurar que el programa nuclear de Teherán sea completamente pacífico.

La UE sigue decidida a continuar con el acuerdo nuclear dados sus buenos resultados y a normalizar sus relaciones comerciales y económicas con Irán, para lo que además aseguran estar trabajando en medidas precisas para mejorar su cooperación con Teherán en sectores clave como banca y finanzas, comercio e inversión, petróleo o transportes.

Protestas ciudadanas

A partir de la retirada de EE.UU. del acuerdo, empresas y ciudadanos iraníes han tratado de poner a salvo su capital y ahorro invirtiendo en divisas y valores-refugio como el oro, lo que ha derivado en el desplome del rial frente al dólar y la fuerte subida de la inflación.

Estos desequilibrios han empeorado la ya complicada situación económica del país y han provocado nuevas manifestaciones de protesta por los altos precios de bienes básicos -un problema agravado también por la fuerte sequía que vive el país- y la corrupción política, que han acabado con gritos contra el Gobierno del presidente Hassan Rohaní, un moderado muy criticado por los grupos más conservadores del régimen de los ayatolás.

Las restricciones y el control sobre los medios de información en Irán hacen imposible verificar con fuentes independientes el origen y la amplitud real de esas protestas, así como las imágenes que circulan en redes sociales.

En un intento de demostrar su mano dura contra los corruptos, las autoridades iraníes han confirmado la detención de más de 30 personas, acusados de especular con el cambio de divisas y adquirir dólares a precios ventajosos. Entre los últimos siete detenidos está el vicegobernador del banco central de Irán y jefe del departamento de cambio de divisas, Ahmad Araghchi, arrestado este domingo junto a varios gestores de divisas.

Flexibilización del mercado de divisas

El pasado mes de abril, Teherán prohibió la compra-venta de riales fuera del cambio oficial marcado con el dólar (42.000 riales por cada dólar) e impuso castigos ejemplares para quien lo inclumpliera.

Sin embargo, ahora, ese veto se levantará parcialmente al permitir a las oficinas de cambio vender divisas a precios distintos al oficial para determinados fines, por ejemplo, los viajes al extranjero.

Además, para animar a los iraníes a poner de nuevo en circulación su dinero en efectivo, el Gobierno permitirá al banco central abrir cuentas de ahorro en dólares a particulares.

Por otro lado, los exportadores de bienes no petrolíferos podrán vender divisas a importadores iraníes y no habrá ningún límite para traer oro o divisas a Irán.

Noticias

anterior siguiente