Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La lucha contra la pandemia nos ha conducido a medidas impensables en todo el planeta hace solo unos meses que han cambiado nuestra vida confinamientos, restricciones de movilidad y de relaciones sociales, que en algunos países, en algunas poblaciones, se mantienen desde hace meses. Esas medidas impopulares, que nunca habíamos visto antes, han creado una grave depresión económica, malestar social, y un fuerte impacto sicológico. Vamos a fijarnos en el Reino Unido, Argentina e Irán, tres paises representativos de tres regiones del mundo golpeadas por el virus. Sus ciudadanos cuentan en este reportaje de Aurora Moreno cómo estan sobreviviendo a esta crisis sanitaria y económica. 

Delegaciones de Baréin y de Emiratos Árabes Unidos (EUA) han ratificado un acuerdo para normalizar sus relaciones con Israel en Washington. Junto a Egipto y Jordania, ya son cuatro las naciones árabes que establecen relaciones con el Estado israelí, todas ellas con Irán como enemigo común.

El acuerdo, además, es un tanto a favor del presidente de EE.UU., Donald Trump, en su política internacional: logra normalizar relaciones entre Israel y algunos países árabes y de paso debilita a Irán. Israel, por su parte, mejora su posición en la región. Ya no está tan aislado. Y Baréin y EAU, dos estados del Golfo, ganan comercialmente.

Los acuerdos ponen más presión sobre el régimen de los ayatolás, que ve cómo sus enemigos se acercan entre ellos, mientras los palestinos se sienten traicionados por los países árabes que ya han reconocido a Israel.

Este martes en la Casa Blanca, Emiratos Árabes y Bárein firmarán el nuevo acuerdo que normalizará las relaciones con Israel. Un pacto que supondrá un cambio de equilibros en Oriente Medio y un espaldarazo para la imagen de Trump como negociador internacional. Estos acuerdos suponen todo un cambio de paradigma en Oriente Medio. Refuerza a Israel y hunde aún más las aspiraciones de los palestinos de crear su propio Estado. Se refuerza también la alianza de Estados Unidos, Israel y las monarquías del Golfo contra el enemigo común: Irán

El acercamiento entre Israel y Emiratos Árabes Unidos supone un golpe sobre la mesa en Oriente Próximo. Con Estados Unidos de intermediario en ese acuerdo, se ha despertado la política geoestratégica.

Este movimiento permitirá también que Arabia Saudí e Israel, a priori enemigos, tengan la posibilidad de negociar en público a través de los Emiratos que podría ejercer de intermediario. Precisamente los dos tienen un enemigo común: Irán y su creciente influencia regional en Líbano, Siria o Yemen, donde los saudíes mantienen una guerra con los rebeldes huthíes, apoyados por Teherán. Desde Beirut, el ministro de exteriores iraní ha calificado el acuerdo de teatro estadounidenses para intentar imponer su criterio en Oriente Próximo, una puñalada, ha dicho, a los palestinos, pero también a todos los libaneses y a todos los musulmanes. Turquía ha amenazado con romper relaciones con los Emiratos Árabes, aunque la propia Turquía tiene embajada en Israel. Como Egipto y Jordania, países musulmanes que también tratan con Israel. Naciones Unidas o la Unión Europea han aplaudido cualquier negociación que sirva para avanzar en la paz de una región convulsa. Informa Santiago Barnuevo.

El 27 de julio de 1980 fallecía en Egipto el sha Mohammad Reza Pavlevi. El último representante de la realeza persa dirigió Irán durante 38 años, tiempo en el que mezcló políticas que buscaban occidentalizar el país con una forma de gobernar absolutista y alejada de las necesidades reales de la población. Su reinado y posterior exilio provocó un cambio geopolítico en Irán que sigue muy vigente a día de hoy. Nos lo cuenta en este reportaje Pablo Herrero. 

Bashar al-Ásad es el único dirigente que queda tras la primavera árabe. Llegó al poder hace dos décadas tras la muerte en accidente de su hermano, bajo promesas de cambio y esperanza que se han convertido en una guerra interminable que ha destrozado la región. En 2011 decidió reprimir las movilizaciones populares que enfrió la primavera. 20 años después de su toma de posesión gestiona, con el apoyo de Rusia e Irán, un país en ruinas, en el que la mitad de la población ha huído de sus hogares y sumido en una gran crisis económica. Lo cuenta Cristina Sánchez, corresponsal.

En nuestro Cinco Continentes, hablamos hoy de la victoria de Andrezj Duda en la segunda ronda de las elecciones presidenciales en Polonia. Estamos también pendientes de la evolución de la pandemia en Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Colombia. Recordamos la firma hace cinco años del acuerdo nuclear iraní y analizamos en que punto se encuentra con el investigador del Real Instituto Elcano Félix Arteaga. Además, comentamos el informe anual del hambre en el mundo de Naciones Unidas con Alicia García, responsable de comunicación de Acción contra el Hambre.

El 14 de julio de 2015 se rubricaba en Viena el Plan de Acción Integral Conjunto, más conocido como acuerdo nuclear iraní. El texto, firmado por los 5 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU (EE.UU., China, Rusia, Francia, Reino Unido), Alemania, la Unión Europea e Irán, ponía limites al programa nuclear de Teherán a cambio de una retirada progresiva de las sanciones económicas al país. Cinco años después, el acuerdo multilateral está muy debilitado. Lo analizamos hoy con Félix Arteaga, investigador principal del Real Instituto Elcano y profesor del Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado.

Hassan Rohani afirma que "no hay otro camino" durante una reunión del  Comité de Lucha contra la pandemia la solución "sería cerrar la economía pero el pueblo protestaría contra el caos y el hambre". Palabras del presidente de Irán que el pasado jueves comunicó el mayor número de muertes en 24 horas desde el inicio del contagio el pasado febrero y después de que creyeran tener controlada la epidemia. Irán se encuentra en una gran recesión desde que Estados Unidos impusiera sanciones económicas. 

En Oriente Próximo el gobierno de Egipto ante el aumento de contagios por la Covid-19 ha decidido imponer el toque de queda durante la noche y el cierre de comercios desde las seis de la tarde. Los contagios en los últimos días se han elevado por encima de los 1.600 y el número de muertos se acerca a los 70. En Irán viven una situación similar, mientras que en Israel, después de la apertura total, en las dos últimas semana los casos han duplicado los del todo mes de mayo. El primer ministro Benjamín Netanyahu no tiene intención de dar marcha atrás y responsabiliza a la sociedad por no respetar las normas de seguridad. 

México, que cuenta con 41 casos de contagio por coronavirus, todavía no ha aplicado medidas restrictivas. Tampoco lo ha hecho Cuba, que sigue dejando entrar a turistas. El Gobierno mexicano sigue permitiendo la celebración de actos multitudinarios como conciertos en los que la única media sanitaria es tomar la temperatura de los asistentes, pero ha cerrado estadios de fútbol. En Cambio, Colombia ha expulsado a tres españoles por no cumplir las medidas de aislamiento. Nicaragua, que no cuenta con ningún caso, ha ya aprovisionado el material médico necesario por si el virus entra en sus fronteras, e Irán, que se encuentra en estado de alarma, continúa desinfectando las calles y aplicando medidas restrictivas con el objetivo de frenar la propagación de la pandemia del coronavirus. 

Al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no le preocupa la propagación del coronavirus Covid-19 en su país. A grandes rasgos y con más de 106.000 casos detectados en el mundoAsia mejora y América está en su peor fase. En China, los medios destacan ahora las curaciones. Corea del Sur ha instalado un sistema de desinfección de vehículos e Irán anuncia nuevas restricciones.