Anterior Descubren un nuevo antepasado de los humanos que dejó su ADN en las islas Andamán Siguiente Un cura muere degollado en una toma de rehenes en una iglesia de Normandía Arriba Ir arriba
La policía belga ha puesto nombre a los terroristas suicidas de los atentados de Bruselas
Atentados en Bruselas

La policía belga identifica a los tres suicidas de los atentados de Bruselas

  • Ibrahim al Bakraoui se inmoló en el aeropuerto y su hermano Jalid, en el metro

  • Turquía asegura que deportó a Ibrahim en 2015 y avisó de que era peligroso

  • El otro suicida del aeropuerto es Najim Laachraoui, ligado a los ataques de París

  • Un cuarto terrorista huyó de allí sin estallar su carga y se le busca "activamente"

  • Los investigadores hallan la vivienda en la que se habrían preparado los ataques

  • Han encontrado más explosivos y una carta de despedida de Ibrahim al Bakraoui

|

La Policía belga han puesto nombre este miércoles a los tres terroristas suicidas de los atentados de Bruselas, al tiempo que buscan "activamente" a un cuarto terrorista que escapó del aeropuerto de Zaventem sin detonar su carga. Además, los investigadores han hallado 15 kilos de explosivos en una vivienda del barrio de Schaerbeek en la que se supone que los terroristas prepararon los ataques, que causaron al menos una treintena de muertos.

El fiscal federal belga, Fréderic van Leeuw, ha informado en una rueda de prensa de la identificación de los hermanos Ibrahim y Jalid al Bakraoui, de nacionalidad belga, como dos de los terroristas que se hicieron estallar este martes: Ibrahim se suicidó en el aeropuerto de Zaventem, mientras que Jalid lo hizo en el metro de Maelbeek.

Tras confirmarse la identidad de los dos hermanos suicidas, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado desde Ankara que Ibrahim al Bakraoui fue detenido en territorio turco en julio de 2015 y que fue deportado a Holanda, aunque quedó en libertad pese a que tanto las autoridades holandesas como las belgas fueron informadas de su peligrosidad.

El último terrorista suicida sería Najim Laachraoui, según han confirmado dos fuentes policiales a la agencia AFP y varios medios belgas, como las televisión pública francófona RTBF y el diario flamenco De Standaard. Laachraoui estaba buscado desde finales del año pasado por su presunta complicidad en los atentados de París, ya que su rastro genético apareció en los explosivos utilizados en la capital francesa, por lo que se sospecha que participó en su fabricación.

Un cuarto terrorista sigue huido

Al margen de los suicidas, el fiscal federal de Bélgica ha confirmado que un cuarto terrorista se dio a la fuga en el aeropuerto de Zaventem sin hacer estallar su carga explosiva y, aunque no ha confirmado si ha sido identificado, ha señalado que se le busca "activamente".

La bomba de ese tercer sospechoso huido, que contenía la mayor carga de todas, fue desactivada en el lugar de forma controlada por los artificieros. Van Leeuw ha indicado, además, que no se encontró ningún arma de guerra en el aeropuerto, desmintiendo así que hubiera un fusil kalashnikov, tal como informaron algunos medios belgas.

El terrorista prófugo aparece junto a Ibrahim al Bakraoui y Najim Laachraoui en las imágenes de las cámaras de seguridad de Zaventem que han sido distribuidas por la Policía: al igual que Al Bakraoui, que aparece en el centro de la fotografía, lleva un guante negro en una sola mano, que los investigadores creen que servía para ocultar los detonadores.

Además, las fuerzas del orden han arrestado en el distrito de Schaerbeek a una persona en relación con los atentados, pero la Fiscalía no ha comunicado su identidad ni ha dado detalles sobre su posible implicación. Otra persona ha quedado en libertad tras ser interrogada en el distrito de Anderlecht.

En busca del tercer sospechoso de los atentados de Bruselas

Vínculos con los atentados de París

La indentificación de los tres terroristas suicidas no solo refleja los avances en la investigación, sino que revela los vínculos de los atacantes de este martes con los terroristas que perpetraron los atentados de París en noviembre del años pasado. Así, Jalid al Bakraoui sería, según varios medios belgas, quien alquiló con nombre falso el piso del barrio bruselense de Forest donde se hallaron las huellas de Salah Abdeslam, terrorista prófugo de los ataques en la capital francesa que fue detenido esta semana.

Con todo, es Najim Laachraoui quien establece un lazo directo entre ambos ataques terroristas, puesto que su ADN se detectó en los explosivos utilizados en París, por lo que baraja la hipótesis de que participase en su fabricación. Asimismo, alquiló con el nombre falso de Sufiane Kayal una casa una casa en la localidad belga de Auvelais, en el sur del país, que habría sido utilizada para preparar los atentados de París, en los que murieron 130 personas, y que fue objeto de un registro policial el 26 de noviembre de 2015.

Los vínculos van más allá, puesto que Laachraoui fue detectado en un control, también como Sufiane Kayal, cuando cruzaba la frontera entre Austria y Hungría a bordo de un Mercedes en el que también viajaban Salah Abdeslam y Mohamed Belkaïd, un argelino de 35 años que murió la semana pasada abatido por la policía belga en una redada en Forest, otro barrio de Bruselas, de la que Abdeslam consiguió escapar.

Laachraoui nació en Marruecos el 18 de mayo de 1991, aunque creció en el barrio bruselense de Schaerbeek, el mismo en el que se ha hallado la vivienda que se supone habría servido para preparar los ataques de Bruselas, en los que las primeras pesquisas le atribuían el papel de cerebro de los atentados, actuando además como artificiero de la célula yihadista. Incluso se le ha dado por huido, aunque finalmente parece ser uno de los suicidas, autor material directo de la masacre.

Los dos hermanos Bakraoui se inmolaron en el aeropuerto y en el metro de Bruselas

Fichados por la policía

En el caso de los Bakraoui, también eran viejos conocidos de la policía belga, en principio por delitos comunes: Jalid estuvo en la cárcel por robar coches en 2011 y su hermano Ibrahim fue condenado a nueve años de prisión en 2010 por disparar a los agentes de la policía durante un atraco frsutrado, aunque después salió en libertad condicional.

Sin embargo, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado que el 14 de julio de 2015 las autoridades turcas detuvieron y expulsaron a Holanda a Ibrahim, aunque Bélgica lo dejó libre: "Uno de los autores de los ataques de Bruselas es una persona que detuvimos en junio de 2015 en Ganziatep y fue deportado. Informamos a la embajada belga sobre la deportación el 14 de julio. Bélgica lo dejó libre", ha dicho en una rueda de prensa en Ankara.

Pese a nuestras advertencias de que esta persona era un combatiente extranjero, Bélgica no pudo determinar sus vínculos con el terrorismo

"Pese a nuestras advertencias de que esta persona era un combatiente extranjero, Bélgica no pudo determinar sus vínculos con el terrorismo", ha asegurado Erdogan, que no ha dado el nombre del detenido, aunque fuentes de la presidencia turca han confirmado posteriormente que se trataba de Ibrahim al Bakraoui. "También informamos a Holanda", ha recalcado el presidente turco.

Erdogan ha especificado que el supuesto yihadista fue arrestado en la provincia de Gaziantep, una zona del sur de Turquía fronteriza con Siria que es habitual lugar de paso para los europeos que intentan unirse al Estado Islámico.

Encuentran en Bruselas el mismo tipo de explosivo empleado en los atentados de París

La base de los terroristas

Al margen de la identificación de los terroristas, la Fiscalía federal belga ha dado detalles sobre la casa de Schaerbeek en la que se cree que se prepararon los ataques y a la que se ha llegado, tal como ha confirmado el fiscal Fréderic van Leeuw, gracias al testimonio del taxista que llevó a los atacantes hasta el aeropuerto de Zaventem, al que le extrañó que sus clientes no le dejaran ayudarles con sus maletas.

Según su versión, recogida en La Derniere Heuretenían más bultos, una maleta más, pero no cupieron en el maletero. En cualquier caso, su testimonio condujo a la Policía hasta la vivienda ubicada el distrito de Schaerbeek, que fue registrada durante toda la tarde del martes y hasta pasada la medianoche.

El fiscal federal ha detallado que se han encontrado 15 kilos de explosivo TATP, 150 litros de acetona, 30 litros de agua oxígenada y otro material para la fabricación de bombas, además de una bandera del Estado Islámico.

Junto a la vivienda, en una papelera en la calle, los investigadores belgas han hallado un ordenador con abundante información, incluida una carta de despedida de Ibrahim en la que anunciaba su intención de suicidarse.ya que decía sentir que la policía le pisaba los talones y que si perdía tiempo corría el riesgo de "terminar en una celda" como otro hermano, que está en prisión. "Dice que no sabe qué hacer, que teme acabar en prisión si no hace nada", ha explicado Van Leeuw, que espera que todos esos indicios pueden ayudar a esclarecer el primer atentado yihadista cometido en la capital de Europa.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente