Enlaces accesibilidad

Qué se sabe hasta ahora de los atentados en Bruselas

Por
Dudas y certezas en la investigación del atentado de Bruselas

El terrorismo yihadista golpeó Bruselas el pasado 22 de marzo dejando 32 muertos y 300 heridos en dos atentados suicidas en el aeropuerto internacional de Zaventem y en la estación de metro de Maelbeek. El ataque, reivindicado por el autodenominado Estado Islámico, se produjo cuatro días después de la detención en la capital belga de Salah Abdeslam, el décimo terrorista huido de la célula que atentó en París en noviembre. [Atentado en Bruselas, minuto a minuto].

Según la investigación, los atentados de Bruselas fueron perpetrados por al menos cinco terroristas. Tres de ellos murieron al hacerse estallar: los hermanos Ibrahim y Jalid al Bakraoui, que se suicidaron en el aeropuerto y en el metro, respectivamente, y Najim Laachraoui, vinculado a los atentados de París, que se inmoló en Zaventem. Los tres tienen nacionalidad belga.

El cuarto atacante estuvo en Zaventem, tal como revelaron las imágenes de seguridad del aeropuerto, pero escapó sin hacer estallar su carga explosiva. Las autoridades belgas han buscado durante casi tres semanas a este individuo, conocido como el hombre del sombrero, hasta la detención de Mohamed Abrini, otro presunto terrorista vinculado a los atentado de París, quien ha confesado ser el fugitivo; sin embargo, la Fiscalía federal belga no ha confirmado ese extremo.

También se busca a un quinto terrorista, vinculado en este caso al ataque del metro, ya que las cámaras de seguridad muestran a un hombre hablando con Jalid El Bakraoui, el suicida de Maelbeek, poco antes del atentado

Un doble ataque yihadista en Bruselas mata a una treintena de personas en el corazón de Europa.

Esto es lo que se sabe por ahora de los atentados de Bruselas:

Doble atentado suicida en el aeropuerto y el metro

El primer ataque tiene lugar el martes 22 de marzo en el aeropuerto internacional Bruselas-Zaventem, donde se producen dos explosiones de dos terroristas suicidas en el vestíbulo de salidas a las 7.58 horas con un intervalo de apenas nueve segundos, según los datos confirmados por el fiscal federal belga, Frédéric Van Leeuw. La primera bomba estalla a la altura de la fila 11 de mostradores y la segunda, de la fila dos, sembrando el terror y el caos entre pasajeros y trabajadores.

El atentado es perpetrado por tres terroristas que a primera hora de la mañana se desplazan al aeropuerto en taxi desde el barrio bruselense de Schaerbeek con varias maletas llenas de explosivos, pero solo dos de ellos se hacen estallar. El tercer terrorista huye abandonando su bomba. Era el paquete que contenía la mayor carga y solo estalló posteriormente, debido a la inestabilidad de los explosivos, una vez que estaban allí los servicios de desactivación.

La pista de los tres miembros del comando se pudo remontar gracias al testimonio del taxista que los llevó hasta el aeropuerto y que explicó a los investigadores que iban cargados con varias maletas que no le dejaron coger para colocarlas en el maletero. Eso llevó hasta la casa en la que presuntamente se habrían preparado los ataques, en el distrito bruselense de Schaerbeek, donde se encontró abundante material para fabricar explosivos; muy cerca, en una papelera en la calle, había un ordenador que, entre otra información, contenía el "testamento" de Brahín El Bakraoui.

El terrorismo golpea Bruselas con tres explosiones en el aeropuerto y el metro

Una hora más tarde, se produce el segundo atentado suicida en la estación de metro de Maelbeek, a apenas 300 metros de la sede de la Comisión Europea. Un terrorista suicida se inmola detonando una bomba en el segundo vagón de un tren que llevaba dirección Arts Loi cuando este todavía estaba en la estación. Se busca a otro presunto terrorista que habló con él antes de la explosión.

Reivindicación del Estado Islámico

El grupo terrorista autodenominado Estado Islámico reivindica el mismo 22 de de marzo los atentados por medio de un comunicado difundido en la agencia de noticias Amaq, vinculada a la organización yihadista.

"Combatientes del Estado Islámico abrieron fuego dentro del aeropuerto de Zaventem, antes de que varios de ellos detonaran sus cinturones explosivos; además, un mártir detonó su cinturón explosivo en la estación de metro de Maalbeek", precisa la nota, que relaciona los atentados en Bruselas con la participación de Bélgica "en la coalición internacional contra el Estado Islámico" en Siria e Irak.

En busca del tercer sospechoso de los atentados de Bruselas

Los autores de los ataques

La imagen de tres presuntos terroristas en el aeropuerto fue difundida a las pocas horas de los atentados por la Policía. En ella se ve a los tres yihadistas con las maletas cargadas de explosivos en carros de equipaje ataviados con un guante en una sola mano, que podría haber servido para ocultar los detonadores de los explosivos.

Los dos suicidas del aeropuerto son Ibrahim al Bakraui -en el centro en la foto de abajo- y Najim Laachraoui -a la izquierda, en la imagen. Según Turquía, Ibrahim El Bakraui fue detenido en su territorio y deportado a Holanda el año pasado.

El que aparece a la derecha de la fotografía, vestido de claro y con un gorro oscuro, permanece huido y sin identificar hasta el viernes 8 de abril, cuando es detenido Mohamed Abrini, que un día después confesará ser el conocido como terrorista del sombrero; en cualquier caso, los investigadores no han confirmado la veracidad de esa confesión. Abrini estaba buscado como cómplice de los atentados de París, ya que se le vio con Salah Abdeslam dos días antes de esos ataques, en una gasolinera de la frontera franco-belga.

La Fiscalía belga sí ha confirmado también que el hermano de Ibrahim, Jalid al Bakraui, fue el terrorista que se inmoló en el metro. Los Bakraui, de nacionalidad belga, estaban fichados por la Policía belga por delitos comunes. En relación con el atentado en la estación de Maelbeek, la policía busca a un segundo sospechoso que fue captado junto a Jalid por las cámaras de seguridad llevando un gran bolso.

Bélgica confirma la implicación de un quinto terrorista

La vinculación con los atentados de París

La identificación de los autores de los atentados de Bruselas refuerza su relación con los ataques yihadistas de París. Así, Jalid al Bakraui, de 27 años, alquiló una vivienda, utilizando la identidad falsa de Ibrahim Maaroufi, en la calle Fort de Charleroi, que habría servido de escondite para los miembros de la célula implicados en los atentados de París. Esa vivienda fue objeto de un registro por parte de la policía belga el 9 de diciembre de 2015.

La Fiscalía federal belga también ha confirmado que el ADN de Najim Laachraoui, de 25 años, se encontró en los restos de explosivos de los atentados de París, por lo que se sospecha que pudo intervenir en su elaboración, así como en "un trozo de tela" hallado en la sala Bataclan. También alquiló, con el nombre falso de Sufiane Kayal, una casa en la localidad belga de Auvelais, en el sur del país, que habría sido utilizada para preparar los ataques en París y que fue objeto de un registro policial el 26 de noviembre de 2015.

Los vínculos van más allá, puesto que Laachraoui fue detectado en un control, también como Sufiane Kayal, cuando cruzaba la frontera entre Austria y Hungría a bordo de un Mercedes en el que también viajaban Salah Abdeslam y Mohamed Belkaïd, un argelino de 35 años que murió la semana pasada abatido por la policía belga en una redada en Forest, otro barrio de Bruselas, de la que Abdeslam consiguió escapar.

La confirmación de que Abrini es efectivamente el tercer terrorista de Zaventem, el prófugo conocido como el hombre del sombrero, ratificaría los estrechos lazos entre ambos ataques e incluso permitiría hablar de una única célula yihadista como responsable de los dos, puesto que Abrini fue visto con Salah Abdeslam tan solo dos días antes de los ataques en la capital parisina, meses antes de convertirse el mismo en autor material de los ataques de Bruselas.

Noticias

anterior siguiente