Enlaces accesibilidad

El Gobierno aprueba el real decreto que regula el autoconsumo eléctrico

  • El autoconsumidor no pagará impuestos ni peajes si no está "enganchado a la red"
  • Mantiene la contribución a los costes generales para los que estén conectados
  • El objetivo es impulsar la utilización de las energías renovables, según Soria

Por
El Gobierno aprueba el real decreto que regula el autoconsumo eléctrico

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el real decreto sobre autoconsumo eléctrico que mantiene la contribución a los costes generales del sistema para los autoconsumidores que estén conectados a la red. El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha dicho que este real decreto tiene por objetivo "impulsar la generación distribuida" y "darle un impulso a la utilización de las energías renovables".

Soria ha destacado que el autoconsumidor no pagará el importe de la energía, ni los impuestos, ni los peajes, siempre que la instalación no esté "enganchada a la red", pero sí que contribuirá como cualquier otro consumidor a los costes de partidas como el sistema eléctrico, el déficit eléctrico acumulado, los gastos extrapeninsulares, los incentivos a las renovables y los pagos por capacidad, porque de no hacerlo "estos deberían repartirse entre el resto de consumidores, elevando así su factura".

El reglamento reconoce dos exenciones a las que se les exime de estos costes; los pequeños consumidores de potencia contratada hasta 10 kilovatios (kW) y los extrapeninsuales (Canarias y Baleares). En este caso, Soria ha reconocido que la exención para los territorios extrapeninsulares es necesaria, ya que el coste de producir electricidad en ellos es "hasta cuatro veces superior" a la Península.

Según ha explicado Soria, habrá dos modalidades de autoconsumo. La primera para instalaciones por debajo de 100 kW de potencia instalada en la que el autoconsumidor podrá verter a la red la energía sobrante pero sin cobrarla; y la segunda para instalaciones de más de 100 kW, en la que sí se permitirá vender esa energía aunque para ello deberá estar inscrito en el nuevo registro de productores de electricidad. El real decreto contempla un plazo de seis meses para que los consumidores, instaladores y demás agentes se adapten a la norma.

"Frena el desarrollo de la autoproducción de energía"

El Ejecutivo tenía previsto que el decreto hubiera visto la luz antes del verano, aunque aparcó su decisión final para mejorarlo basándose en el informe de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), que defendía el cobro de peajes a los autoconsumidores, aunque pedía una "metodología clara" para los cobros que fuera coherente con la de los peajes de acceso.

Sin embargo, el resultado final no ha sido bien recibido por la Unión Española Fotovoltaica (Unef), que ha apuntado que los cargos pretenden frenar el desarrollo de esta actividad, cuando, a su juicio, el Gobierno debería impulsarlo como medida de ahorro y eficiencia energética que, además, contribuiría a aumentar la competitividad de las empresas de servicios y pymes.

Mientras, la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) ha tachado la normativa de "esperpéntica" por haberse aprobado "sin consenso político ni territorial, sobre argumentos falaces y sin la legitimación social exigible".

Por su parte, la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) ha advertido de que los propietarios de una instalación de autoconsumo pagarán por cada kilovatio hora de energía el doble de peajes de acceso que un usuario que lo compre directamente al sistema eléctrico.

Por último, las principales organizaciones ecologistas españolas han considerado "absolutamente inaceptable" el decreto aprobado y han coincidido en que se ha "primado el interés de las grandes empresas frente al general".

Noticias

anterior siguiente