Enlaces accesibilidad

Irán, Corea del Norte y Siria tumban en la ONU un nuevo Tratado de Armas

  • Alegan que existen "demasiadas cláusulas y vacíos legales"
  • México intentó sacar adelante el texto "por mayoría" pero la ONU no lo aceptó
  • Los partidarios del tratado: "Su aprobación es solo cuestión de tiempo"

Por
Irán, Corea del Norte y Siria tumban en la ONU un nuevo tratado de armas

Las negociaciones en la ONU para un nuevo Tratado sobre el Comercio de Armas han finalizado sin el "consenso" requerido para su aprobación por el bloqueo de Corea del Norte, Irán y Siria y tras un frustrado intento liderado por México de sacar adelante el texto "por mayoría".

Después de dos intensas semanas de negociaciones maratonianas en la ONU, y cuando una abrumadora mayoría de países daba por hecho que el tratado se adoptaría, Irán, Corea del Norte y Siria bloquearon a última hora el acuerdo, como ya ocurrió en julio pasado cuando Estados Unidos y otras naciones pidieron "más tiempo" para negociar.

En el arranque de la última jornada de la Conferencia, en una abarrotada sala de la ONU que llegó a ser desalojada al sobrepasar el aforo permitido, los representantes de los tres países hicieron una primera advertencia de que no estaban dispuestos a apoyar un texto que incluía "demasiadas cláusulas y vacíos legales".

El presidente de la Conferencia, el embajador australiano Peter Woolcott, suspendió entonces temporalmente la sesión para intentar 'in extremis' una nueva ronda de consultas con los tres países que habían puesto objeciones al tratado, para tratar de convencerles de que debían sumarse al resto de países.

Una vez que se reanudó la sesión, los representantes de Corea del Norte, Irán y Siria volvieron a tomar uno a uno la palabra para bloquear "de forma clara y cristalina" el último borrador del tratado porque seguía sin recoger los planteamientos de todos los países.

México pide sacar el tratado por mayoría

Fue entonces cuando México propuso que el tratado fuera aprobado "por mayoría" al considerar que la definición de consenso no estaba clara, propuesta que fue apoyada por una abrumadora mayoría de países pero que finalmente se rechazó porque suponía modificar unas reglas del juego que han regido la ONU desde su constitución.

El representante de Kenia pidió también la palabra para proponer que el presidente de la Conferencia enviara el último borrador del tratado al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para que a su vez proceda a trasladarlo a la Asamblea General para su votación "lo antes posible", donde podría ser aprobado por mayoría.

Esa votación podría tener lugar la semana que viene, ya que está previsto que el 2 de abril el embajador australiano presente ante la Asamblea General su informe final sobre la última ronda de negociaciones.

Frustración tras el rechazo del tratado

Uno de los primeros en reaccionar ha sido el secretario general, quien a través de un comunicado de la oficina del portavoz de la ONU, ha asegurado estar "profundamente decepcionado" por la imposibilidad de que las negociaciones concluyeran sin un nuevo tratado sobre el comercio de armas.

Antes incluso de que concluyera la sesión, la Coalición para el Control de las Armas, que agrupa a ONG internacionales como Oxfam o Amnistía Internacional, han expresado también su "inmensa frustración" por el bloqueo de las tres delegaciones que impidió sacar adelante el nuevo tratado.

"El mundo ha sido secuestrado por tres estados (...) no debería permitirse que países como Irán, Siria y Corea del Norte dicten al resto del mundo la manera en que se debe regular la venta de armas", ha afirmado Anna Macdonald, de Oxfam Internacional, quien ha añadido en todo caso que el tratado es "cuestión de tiempo".

El tratado es cuestión de tiempo

Por su parte, el director de la Fundación por la Paz, el español Jordi Armadans, ha lamentado que "una vez más" la oposición de "unos pocos estados" imposibilitara hacer realidad un tratado que exigía "la mayoría".

"El proceso para la regulación de las armas, sin embargo, no tiene vuelta atrás. Llevamos más de quince años pidiendo que el comercio de armas se regule igual que muchos otros productos. Y, pese al fracaso de hoy, en breve la Asamblea General aprobará el tratado".

El mensaje de la Fundación por la Paz se ha sumado al de la Coalición para el Control de las Armas. "No nos damos por vencidos. El tratado saldrá adelante, es solo cuestión de tiempo (...) Tenemos un mensaje claro para los violadores de derechos humanos: vuestro tiempo se agota".

Noticias

anterior siguiente