Enlaces accesibilidad

El líder de la derecha griega envía una carta a la UE y al FMI apoyando el nuevo plan de rescate

  • Dice que la labor del Gobierno será materializar las decisiones del 26 de octubre
  • Se desconoce si satisface lo pedido para desbloquear la ayuda a Atenas

Por

El líder del partido conservador griego Nueva Democracia, Antonis Samaras, ha enviado una carta este miércoles a la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la que apoya los términos del plan de rescate aprobado para Grecia, y cuyo fin es salvar al país de la bancarrota. Sin embargo, en la misiva solicita cambios en algunas políticas que permitan a su país recuperarse más rápido de la recesión que sufre desde hace años.

Ninguna de las dos instituciones ha aclarado si la misiva satisface su petición para liberar los 8.000 millones de euros del sexto tramo del primer rescate, bloqueados tras el anuncio de referéndum por parte del ex primer ministro, Yorgos Papandréu.

El líder del partido conservador Nueva Democracia, Antonis Samaras, siempre se ha opuesto a firmar una carta dirigida a los socios europeos en la que se comprometiera a aplicar un paquete de medidas acordadas con los prestamistas internacionales más allá del breve periodo del gobierno de coalición.

En Berlín, la canciller alemana, Angela Merkel, ha reiterado ante el Bundestag (parlamento) que sin el apoyo explícito de los principales partidos políticos al programa de Gobierno de Papadimos no se enviará a Atenas el sexto tramo del primer rescate, sin el cual el país se vería abocado a la bancarrota en diciembre.

Compromiso de Nueva Democracia

El líder conservador ha escrito en su misiva que "la labor del nuevo gobierno será materializar las decisiones asumidas por el Consejo Europeo el 26 de octubre y aplicar las políticas económicas relacionadas con esas decisiones".

Samaras afirma en la misiva que "Nueva Democracia se ha comprometido a apoyar al nuevo primer ministro", quien se ha comprometido a su vez a cumplir con esa misión. "Nueva Democracia está fuertemente dispuesta a que resulte exitosa la consolidación fiscal y las reformas estructurales, la recuperación de la confianza de los mercados internacionales y el impulso al crecimiento económico", añade.

Pero Samaras no deja de notar que "tenemos la opinión de que hay algunas políticas que deben de ser modificadas con el propósito de garantizar el éxito del programa (de reformas fiscales y medidas)". Resalta que esos cambios son necesarios especialmente "cuando Grecia será en 2012 el único país de la zona del euro que tendrá recesión consecutiva por quinto año" consecutivo, con una caída prevista del PIB del 2,8%, debido a los efectos de las medidas de austeridad.

Samaras declara que su partido "tiene la intención de traer ese asunto a negociación, estrictamente dentro del marco que se describe en el programa" acordado con la UE y el FMI.

Los presupuestos helenos de 2012, que pronostican un quinto año de contracción económica y más desempleo, serán debatidos en el Parlamento a partir del 3 de diciembre y, previsiblemente, se aprobarán cuatro días más tarde.

Las cuentas públicas prevén que gracias a la quita del 50% de los bonos griegos en manos privadas, el déficit se situará en el 5,4% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2012, desde el 9% de este año.

Advertencia del banco central griego

Mientras, el primer ministro de Grecia, el tecnócrata Lukás Papadimos, se ha entrevistado este miércoles en Fráncfort con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, para presentarle su programa de gobierno, que sigue las directrices de la UE para recibir el último tramo del primer rescate y el segundo plan de ayuda, como se acordó en la cumbre de la UE del 26 y 27 de diciembre.

Papadimos seguirá presentando este jueves su programa a las autoridades comunitarias. Mientras, el Banco de Grecia, del que Papadimos también fue director y que como las anteriores instituciones no previeron la grave crisis financiera, ha advertido de que el país cuenta con

una última oportunidad de transformar su economía

y permanecer en el euro, evitando así un retroceso de "décadas" en su posición internacional.

"La presente coyuntura supone el periodo más crítico en la historia de Grecia desde la posguerra; lo que está en juego es si el país permanecerá en la eurozona en el futuro", ha advertido la entidad en un informe este miércoles.

Además, el banco central ha pronosticado que la economía helena se contraerá un 5,5% ó quizás más este año y la recesión se prolongará en 2012 con un retroceso del 2,8%, mientras que para 2013 espera una incipiente recuperación en el entorno del 1%.

Asimismo, prevé que la tasa de paro cierre 2011 en el 17% y se eleve un punto porcentual el próximo año, lo que "tendrá efecto sobre la cohesión social".

Noticias

anterior siguiente