Enlaces accesibilidad

Portugal adelanta a octubre la subida del IVA de gas y electricidad del 5% al 23%

  • Pretende ingresar 100 millones de euros para equilibrar el desvío en las cuentas
  • La UE, el FMI y el BCE subrayan que "Lisboa está haciendo los deberes"
  • La troika y el gobierno luso destacan que se cumplirá el objetivo de déficit este 2011

Ver el especial sobre la crisis de la deuda en Europa

Por
Bruselas y el FMI aprueban la forma en que Portugal aplica el plan de ajuste

El ministro portugués de Finanzas, Vítor Gaspar, ha anunciado la anticipación de nuevas medidas de recortes para equilibrar el desvío en las cuentas públicas del 1,1% del PIB (unos 2.000 millones). Entre ellas destaca el aumento del IVA en octubre de la electricidad y el gas natural del 5% al 23%, con la que se quiere ingresar 100 millones de euros. Esa subida de los impuestos no afectará a las familias con pocos recursos, ya que tendrán una "tarifa social".

El gobierno conservador de Portugal ya había anunciado el pasado julio la existencia de un "desvío" en las cuentas públicas de unos 2.000 millones de euros en el primer trimestre de este año que obligaba a reforzar las medidas de contención del gasto para cumplir con los compromisos del préstamo.

Por eso, el ministro de Finanzas ha recordado este viernes que el objetivo de déficit para 2011 es irrenunciable y que, para ello, además del Estado, los municipios, las regiones autónomas y el sector empresarial del Estado tendrán que reducir sus gastos.

La troika respalda a Lisboa

La misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea (UE) ha asegurado que el Gobierno de Portugal está haciendo progresos "muy importantes" y que está cumpliendo con el programa establecido, aunque han avisado de la necesidad de que el sector bancario aumente su capital y reduzca los efectos del endeudamiento financiero.

En una rueda de prensa conjunta, los representantes de la troika han señalado que superar la dificultad de la banca lusa para acceder a los mercados es clave para la recuperación económica del país. Rasmus Ruffler, representante del BCE, resaltó que es necesario "cortar el vínculo entre sector bancario y público" para que el crédito se canalice a los "sectores más productivos de la economía".

Los representantes de BCE, UE y FMI han comentado, no obstante, que el éxito del programa dependerá de la apertura de la economía portuguesa, donde se necesitan crear nuevas empresas "dinámicas" que creen empleo y aumenten la competitividad.

Los desafíos "más difíciles están por venir"

Paul Thomsen, representante del FMI, ha comentado que el programa de rescate está "en el camino correcto", aunque ha señalado también que los desafíos "más difíciles están por venir". Asimismo, ha pronosticado que el objetivo del déficit (5,9 % este año) será alcanzado, y ha confiado en que, después de los tres años del auxilio, Portugal "pueda regresar a mercados".

El jefe de la delegación de la CE, Jurgen Kroger, ha tildado la primera evaluación al programa de "muy positiva" y ha destacado que lo "importante" es reforzar competitividad externa a través de la flexibilización del mercado de trabajo y la reducción de los costos en el sistema de salud, entre otras medidas.

Portugal, que ya recibió unos 20.000 millones de euros, va a ver cómo se desbloquea un nuevo paquete de ayudas por valor de 11.500 millones de euros, correspondientes al préstamo de 78.000 millones concedido en el rescate financiero, en septiembre, cuando se aprueben las conclusiones que se han dado a conocer este viernes. De ese dinero, 7.600 millones corresponden a la UE y 3.900, al FMI.

Noticias

anterior siguiente