Enlaces accesibilidad

La eurozona pacta un segundo rescate a Grecia de 158.000 millones, casi un tercio de los bancos

  • Los bancos aportarían, siempre de forma voluntaria, casi 50.000 millones
  • Se aplaza el vencimiento de la deuda griega y se reducen los tipos de interés
  • También se flexibiliza el fondo de rescates, que podrá comprar deuda
  • El objetivo es frenar el contagio de la crisis griega a países como España

Por
El Eurogrupo acuerda el segundo rescate a Grecia

Los líderes de la zona euro han conseguido alcanzar un acuerdo para tratar de aplacar a los mercados con la concesión de un segundo rescate financiero a Grecia, que ascenderá a 109.000 millones de euros más la participación de los bancos, que se estima en cerca de 50.000 millones de euros, aunque será voluntaria.

En concreto, el fondo de rescate europeo y el Fondo Monetario Internacional aportarán 109.000 millones de euros -con un reparto aún por determinar-, mientras que el resto, otros 49.000 millones, provendrán de los acreedores privados. En concreto, 37.000 millones serán una "contribución voluntaria" de los bancos, mientras que otros 12.600 millones serán aportados mediante la recompra de títulos griegos en el mercado.

El presidente de la Unión Europea, Van Rompuy, ha recalcado que la participación de la banca en el rescate se contempla en este caso, "solo con Grecia", porque se trata de una situación "única". El acuerdo se extiende a las agencias de calificación crediticia, que han rebajado la calificación de los títulos griegos, sobre las que consideran que la "credibilidad" debería ser reducida.

A largo, plazo, según ha estimado el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, la aportación de las entidades financieras ascenderá a 135.000 millones de euros mediante la refinanciación de bonos a lo largo de 30 años.

Se suavizan las condiciones del rescate a Grecia

Los líderes de la eurozona han acordado también una reducción de los tipos de interés y plazos de vencimiento más largos para Grecia, con la participación privada, para mejorar la sostenibilidad de la deuda griega.

En concreto, los jefes de Estado y de Gobierno de la zona euro ampliarán al máximo posible los plazos de devolución de los préstamos procedentes del fondo de rescate, la Facilidad Europea de Estabilización Financiera (FEEF), desde los actuales siete años y medio a 15 años (con posibilidad de hasta 30 años y un período de gracia de diez años).

Además, se reducirán los tipos de interés de los créditos de este instrumento hasta aproximadamente el 3,5%. Estas medidas "aseguran la sostenibilidad de la deuda griega" a largo plazo, ha asegurado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Las condiciones para el segundo rescate de Grecia, se aplicarán también a los rescates aprobados para Irlanda y Portugal, aunque, según matiza el comunicado del Eurogrupo, en el caso de Irlanda, cuentan con la voluntad del Gobierno para participar de "forma constructiva" en las discusiones para armonizar el impuesto de sociedades en la zona euro.

El fondo de rescates podrá comprar deuda

El acuerdo también contempla, tal como recogía el primer borrador elaborado durante la cumbre extraordinaria celebrada en Bruselas, la posibilidad de que el fondo de rescates, denominado Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF,en sus siglas en inglés), amplie sus funciones y sirva para recapitalizar bancos de países en apuros y, sobre todo, para adquirir deuda pública, tanto en el mercado primario como en el mercado secundario, cuando el Banco Central Europeo autorice la operación.

Esta era una de las medidas reclamadas por la autoridad monetaria europea, que hasta ahora había tenido que actuar como cortafuegos comprando bonos de los países que sufrían la presión de los mercados, con el riesgo que conlleva de elevar la inflación, ya que las compras por parte del BCE suponen monetizar esa deuda.

Ahora, serán los propios países los que compren los títulos a través del EFSF, con lo que se pretende evitar que la crisis de deuda se extienda a otros países de la eurozona como Italia y España, sin poner en riesgo la independencia monetaria del BCE.

Las bolsas europeas anticiparon el acuerdo y reaccionaron con fuertes subidas. La confirmación de la noticia también ha sido bien acogida en Wall Street, cuyo índice principal ha cerrado en alza del 1,21%. Las grandes plazas asiáticas también ha empezado en positivo este viernes.

Noticias

anterior siguiente