Enlaces accesibilidad

El precio de gasoil y gasolina comienza a pasar factura a los profesionales del volante de España

  • Taxistas y camioneros, los más afectados por la subida de las gasolinas
  • Algunos transportistas trabajan en pérdidas tras el incremento del gasoil
  • Los conductores siguen usando el coche para entrar a las grandes ciudades

Por
Numerosos coches circulan por una carretera al anochecer
Numerosos coches circulan por una carretera al anochecer. EFE KAI FÖRSTERLING / EFE

La subida del precio de los carburantes en España está empezando a afectar a la vida de los españoles. Sobre todo, a los profesionales del volante que, con el gasóleo y gasolina en máximos históricos, ven cómo aumentan sus gastos mientras los ingresos se mantienen, en el mejor de los casos.

Los taxistas, por ejemplo, aprecian ya que sus beneficios se van reduciendo. "Es como si cada vez que sube el gasoil, a ti, empleado por cuenta ajena, te bajan el sueldo", explica a RTVE.es José Antonio González, dueño de un taxi en Valencia.

Su realidad es que ahora "ya no buscas sacarte el sueldo de hace unos años, como cuando se celebró aquí la Copa América". Él, como otros muchos profesionales, lo que hacen en estos tiempos de crisis es ver cuánto necesitas cada día para pagar gastos y para vivir "y hasta que no haces ese dinero, no te vas, lleves las horas que lleves", cuenta.

Cada subida de gasoil es una bajada de nuestro sueldo

"En Madrid", apunta Antonio, otro taxista de la capital, "si echas nueve horas conduciendo, no sacas más de 1.400 euros al mes limpios. Por eso mucha gente lo que hace ahora es conducir de 12 a 16 horas. Con eso, con 16 horas, ya estamos hablando de que puedes sacar unos 2.000 euros limpios".

"Es que se te reduce el margen de beneficios por la subida del gasóleo y de los impuestos, pero también porque la gente usa menos el taxi por la crisis: es un gasto extra", añade.

Un 33% más en gasóleo

"Decir que estamos en pérdidas es un poco exagerado, pero con la subida de impuestos y de las gasolinas, llegaremos a decirlo", asegura José Antonio, desde Valencia.

Él tiene contratado a un conductor por las noches, lo que implica que el taxi circula casi las 24 horas del día, ahora gasta 800 euros de gasoil al mes. "Hace dos años me llegaba con 600 euros al mes", recuerda.

Y eso que, en casi todas las provincias, hay varias estaciones de servicio donde los taxistas que pertenecen a su asociación gremial repostan combustible un poco más barato.

"El descuento que nos hacen en Madrid es de un 3-4%", afirma Antonio a RTVE.es, quien subraya que "no es más porque no podemos competir con las gasolineras de las grandes compañías: ellos compran más cantidad, y a más cantidad...".

"Pero que la gente no crea que es por la cara. Nosotros pagamos una cuota para tener estos beneficios y mantenerlos, que también hay empleados a los que pagar", apunta José, también taxista de Madrid.

Camioneros a punto de dejarlo

La subida no solo afecta a los taxistas, sino también a otros colectivos como los camioneros. Desde Federación Nacional de Asociaciones de Transportes de España (Fenadismer) aseguran que muchos camioneros “están por dejar los camiones” ante la subida de los precios: el coste de llenar un depósito (unos 1.200 litros de media para un camión pesado), supera ampliamente los mil euros, pese a algunos acuerdos y descuentos que, según el presidente de la patronal, Julio Villaescusa, “no palian ni solucionan nada”.

Villaescusa recalca además la práctica imposibilidad de repercutir esas subidas en los cargadores, los intermediarios del transporte, que “se aprovechan de la parte más débil”, por lo que muchos transportistas “continúan trabajando en pérdidas”.

La subida del gasoil es la puntilla para los camioneros

Miguel Cánovas, un camionero de Madrid que regenta con sus hermanos una empresa de transportes con 10 camiones, asegura que la subida del gasóleo “es la puntilla” para el sector y denuncia que el precio del carburante está ahora en los mismos niveles que en 2008, cuando el barril de crudo rozaba los 150 dólares, y los camioneros españoles paralizaron el país con una huelga.

Cánovas critica los elevados impuestos que gravan los hidrocarburos, que se unen a una estructura de comercialización que beneficia al intermediario y a la morosidad como los principales factores que están precipitando los cierres: “Se están cargando camiones y empresas a mansalva y empieza a quedarse carga en los muelles”, advierte.

En su caso, durante 2010 pararon cuatro de los camiones de su empresa y este año prevén que tengan que parar otros cuatro, lo que ha resultado en el despido de seis conductores. “Mis hermanos y yo sobreviviremos, pero se está perdiendo mucha riqueza”, lamenta.

Las carreteras no lo notan

Sin embargo, los particulares no están ajustando todavía su consumo en el coche y las carreteras siguen tan llenas como de costumbre. Un ejemplo son los movimientos de entrada y salida de Madrid, que son similares estos días a los de 2010. 

Según los datos facilitados por la DGT a RTVE.es, y que engloban a la A-1, A-2, A-3, A-5, AP-6, A-42, M-501 y M-607, el pasado miércoles 23 de febrero se contabilizaron un total de 697.445 desplazamientos. Un año antes, el miércoles 24 de febrero de 2010, fueron 702.999.

Los datos no varían demasiado si comparamos el jueves 24 de febrero de 2011 (694.437) y el jueves 25 de febrero 2010 (699.565). La diferencia es de unos 5.000 movimientos menos, una cifra "poco significativa" para la DGT.

Buscar gasolina más barata

Uno de los que no renuncian al coche es Luis Fernández, vecino de Valencia. "Hay que ir a trabajar y no nos queda otra", cuenta a RTVE.es.

Él pone gasóleo a su vehículo. Llena el depósito cada 15 días. "Hace un par de meses me costaba llenar el depósito unos 50 euros. Ahora, 60 o 61, depende de la estación de servicio a la que vaya", asegura.

El caso de Luis es el de millones de personas. Algunas de las gasolineras más baratas son las que están ligadas a las grandes superficies.

Estas gasolineras han notado un aumento significativo de clientes desde el verano de 2010, cuando los combustibles comenzaron a encarecerse con la subida del IVA. No en vano, ofrecen unos precios hasta un 2% menores que en el resto de las estaciones de servicio, según han asegurado a RTVE.es.

Noticias

anterior siguiente