Anterior La exfiscal venezolana Luisa Ortega, huida a Brasil, afirma tener pruebas de corrupción contra Maduro Siguiente La célula de Alcanar: claves de su radicalización Arriba Ir arriba
El Gobierno espera recaudar 7.000 millones de euros entre 2010 y 2011 con la subida del IVA

Los españoles afrontan la primera subida del IVA en 15 años, que costará 290 euros por familia

  • El tipo general sube del 16% al 18% y el reducido del 7% al 8%

  • Afectará más aquienes menos ganan, que destinan más renta al consumo

|

Sube la vivienda nueva, pero no la de segunda mano. Sube la gasolina, pero no el pan. Los consumidores españoles afrontan la primera subida en 15 años del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), que se trasladará a los precios de todos los bienes y servicios que adquieran a partir de este jueves... aunque con algún matiz.

La subida del IVA -un 1% el reducido y un 2% el general- fue anunciada a mediados de 2009, con el objetivo no sólo de reducir el déficit aumentando la recaudación -el Gobierno estima que la Agencia Tributaria ingresará 5.000 millones de euros más al año-, sino de estimular el gasto: ante la perspectiva de que suba el impuesto, es habitual que los consumidores adelanten sus compras.

En las previsiones del Gobierno, sin embargo, había un cálculo incorrecto, ya que se esperaba que la salida de la crisis estuviera ya encarrilada cuando entrara en vigor la medida. Sin embargo, el crecimiento apenas ha despegado y la subida del IVA puede ser un lastre más para la demanda, es decir, para la recuperación.

El Gobierno puede argumentar que los precios están subiendo de forma moderada desde hace más de un año, pero se ha esforzado en trasladar el mensaje de que el aumento del IVA apenas se notará.

El IVA sube en España el próximo 1 de julio

Las últimas han sido la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, que ha asegurado que la subida tandrá "una traslación a los precios muy reducida".

La subida será escasa en los alimentos

En algunos productos, es cierto que la subida no tendrá incidencia alguna; en concreto, aquellos que están sujetos al IVA superreducido, que se mantiene sin cambios en el 4%. Son esencialmente productos básicos, desde alimentos frescos (pan, harinas, leche, huevos, verduras, hortalizas) a medicamentos.

Sin embargo, el resto de productos si notarán la subida tanto del tipo reducido, que pasa del 7% al 8%, como del tipo general, que se eleva del 16% al 18%, ya que el IVA es un impuesto pensado para que lo costee el consumidor final, por lo que las empresas, en teoría, lo trasladarán a los precios finales y actuarán como meros recaudadores.

Acudiendo a ejemplos concretos, más de la mitad de la renta del consumidor medio se reparte en tres capítulos: alimentación, vivienda y transporte. En el primer caso, los alimentos -que no sean frescos- se rigen por el tipo reducido.

En el caso de la vivienda hay varias posibilidades, ya que quienes vivan de alquiler no notarán la subida, puesto que los arrendamientos de viviendas están exentos de IVA. Quienes compren se enfrentan a partir de ahora a un nuevo incentivo: la vivienda nueva tributa IVA reducido, mientras que la vivienda de segunda mano paga Impuesto de Trasmisiones Patrimoniales.

Hasta ahora, ambos coincidían -un 7%-, pero ahora el IVA sube al 8%, por lo que, a igual precio, es más barata una vivienda de segunda mano. Por ejemplo, comprar un piso de 300.000 euros tributará 21.000 euros si es antiguo, mientras que si es nuevo, pagará 3.000 euros más, hasta 24.000 euros.

Sube el transporte público y privado

En el caso del transporte privado, comprar un coche -sujeto al IVA general- costará entre 400 y 450 más, según la patronal de los concesionarios. Ante la duda, se podría optar por reparar el viejo, pero también eso costará más caro, ya que se calcula que la reparación media subirá de 980 euros hasta los mil euros, 20 más.

Una vez funcione el vehículo, la gasolina, que según el último Boletín Petrolero de la Unión Europea cuesta 1,099 euros por litro en España, se encarecerá en algo más de 20 céntimos, hasta los 1,013 euros por litro. El gasóleo, por su parte, subirá de 1,175 euros por litro hasta 1,1985 euros por litro.

En el caso del transporte público, sujeto normalmente a un precio regulado, dependerá de si cada administración traslada el IVA a sus precios. Por ejemplo, el precio del billete de metro en Madrid no subirá por el momento, ya que se revisa cada mes de diciembre, pero el Ministerio de Fomento subirá el precio de los billetes de autobuses interurbanos un 0,7%, pese a que la revisión anual de tarifas debería reducir el coste del billete. Si se viaja al extranjero, la subida del IVA no afecta... dado que habrá que pagar el del país de destino.

Otros artículos que subirán serán los de vestido y el calzado, aunque la Asociación Empresarial de Comercio Textil y Complementos ha avanzado que, por el momento, no van a trasladar la subida del IVA a sus costes.

El tabaco, en cambio, añadirá el incremento del IVA a las recientes subidas decididas por las tabaqueras. Así, un paquete de Fortuna, que ahora cuesta 3.40 euros, pasaría a costar 3,468 euros si la subida se traslada por completo, aunque el redondeo podría dejarlo en 3,45 euros.

290 euros más por familia

En cuánto a las comunicaciones, la conexión a Internet mediante ADSL, que según la Asociación de Internautas cuesta 29,5 euros al mes en España, subiría más de un euro hasta los 30,9 euros mensuales. Y también subirán de precio el móvil, el cine, los restaurantes, pero no los libros ni los periódicos, que disfrutan del IVA superreducido.

Producto a producto, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) calcula que la subida del IVA tendrá un coste medio de 290 euros por familia, a partir de la última encuesta de presupuestos familiares del INE, que cifraba el gasto medio por hogar en 31.953 euros en 2008.

La asociación de técnicos de Hacienda (Gestha) ha denunciado, en este sentido, que serán las familias con menos ingresos quienes asuman principalmente la subida, en concreto, los 26 millones de españoles que ganan menos de 30.000 euros.

Esto se debe a que dedican la mayor parte de su renta al consumo, mientras que los contribuyentes de más renta dedican un porcentaje elevado al ahorro, que no está gravado por el IVA.

En cualquier caso, todo dependerá en última instancia de si las empresas trasladan o no la subida a sus precios, ya que, en ocasiones, prefieren asumir el coste para no perder clientes. A partir de este jueves, se comprobará hasta que punto los consumidores pierden capacidad de compra.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente