Enlaces accesibilidad

Ryanair advierte: si le prohiben imprimir las tarjetas de embarque, no dejará subir a los viajeros

  • El Juzgado Mercantil nº 1 de Barcelona considera la cláusula abusiva
  • Señala que esta condición está en un contrato que el cliente no puede negociar

Por
Ryanair ha sido multada con 31.500 euros
Uno de los aviones de Ryanair en el aeropuerto de Marsella. REUTERS REUTERS/Jean-Paul Pelissier

Ryanair recurrirá ante la Audiencia Provincial de Barcelona la  sentencia que declara nula por abusiva la cláusula que obliga a los  pasajeros a realizar la facturación 'on-line' y advierte de que si la  Justicia le prohíbe imprimir las tarjetas en el aeropuerto no dejará  subir a los pasajeros que no las tengan, según fuentes de la  aerolínea.

Las mismas fuentes explicaron que "si es necesario" la compañía  pedirá un pronunciamiento al respecto al Tribunal Superior de  Justicia de la Unión Europea (TSJUE) y al Tribunal Europeo de  Derechos Humanos.

La aerolínea irlandesa ha advertido de que, en caso de que los  tribunales prohíban finalmente la utilización de esta cláusula, la  compañía se verá obligada a retirar el servicio de impresión de  tarjetas de embarque en el aeropuerto.

En este caso, si el pasajero acudiera sin la tarjeta o la perdiera  por el camino, ante la imposibilidad de facilitarle la impresión, la  compañía le impediría subir al avión, tal y cómo sucede cuando el  viajero carece del Documento Nacional de Identidad (DNI) o  pasaporte.

Sentencia pionera

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Barcelona ha dictado una sentencia pionera que declara nula, por abusiva, la cláusula de Ryanair por la que obliga a los pasajeros a realizar la facturación 'on-line'  e imprimir la tarjeta de embarque para evitar pagar 40 euros por su emisión en el aeropuerto.

El demandante, Dan Miro García, ha explicado que "la sentencia es muy importante porque dota a los usuarios de la capacidad de poder ir a un tribunal y reclamar", pero ha aclarado que "el fallo no es firme".

En la sentencia se puede leer que se "declara abusiva y por tanto nula, la cláusula contractual consistente en la obligación de la compañía aérea Ryanair impone al pasajero, de ser éste quien lleve impresa la tarjeta de embarque para poder viajar so pena de sufrir una penalización de 40 euros", según el fallo de la sentencia dictada el pasado 22 de diciembre.

La juez explica que la cláusula está inserta en las condiciones generales de un contrato suscrito entre una empresa y un consumidor,  que carece de capacidad para negociarla debiendo aceptarla si desea  volar con la compañía, lo que "altera las obligaciones que la ley impone a cada una de las partes contratantes provocando así un desequilibrio en las prestaciones".

La sentencia estima parcialmente la demanda presentada por el afectado que se encontró con la imposibilidad de viajar por no tener la tarjeta de embarque "que las compañías tienen la obligación de imprimir" ha aclarado. Por esta razón, ha explicado que entienden que "se ha vulnerando la buena fe contractual".

Ryanair considera que la impresión de tarjeta es "un servicio de último recurso" que la compañía ofrece al pasajero para "ayudarle",  pero que no está incluido en el contrato de compra del billete porque  todo su servicio es 100% 'on-line'. "Si se pudiera imprimir el DNI se  haría", apuntan las mismas fuentes.

Además, la aerolínea de bajo coste defiende que ya proporciona la  tarjeta de embarque con el envío electrónico al pasajero del  documento en formato PDF, lo que corresponde cuando se trata de un  servicio íntegramente 'on-line'.

El pasado 22 de diciembre, el Juzgado de lo Mercantil número 1 de  Barcelona declaró nula la cláusula que obliga a los pasajeros a  realizar la facturación 'on-line' e imprimir la tarjeta de embarque  para evitar pagar 40 euros por su emisión en el aeropuerto.

La sentencia concluye que las leyes tanto internacionales como  nacionales de navegación aérea obligan a todas las compañías a emitir  los billetes para los clientes y que su condición de negocio de bajo  coste no le legitima para alterar las obligaciones contractuales  básicas y repercutirlas al cliente.

Que la sentencia sirva de ejemplo

El afectado ha puntualizado que espera "que el conflicto acabe ante el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea" y ha asegurado, que la denuncia se ha efectuado con el animo de conseguir que las compañías  "sobre todo las 'low cost', estén enmarcadas en la legislación vigente" y ha añadido que muchas de ellas "abusan del oligopolio en la circunscripción europea".

"De esta manera hemos pretendido que las compañías entiendan que no pueden poner cláusulas abusivas en los contratos y abrir el debate de la legislación en el mercado europeo, respecto a las compañías aéreas y las 'low cost' en particular" ha señalado Miro.

Al respecto, Ryanair alegaba que los pasajeros siempre son informados y que libremente aceptan las condiciones generales del contrato de compra. Además, que el pasajero puede imprimir la tarjeta  de embarque en cualquiera de los terminales del aeropuerto si lleva el archivo PDF, cuestión que la juez considera no demostrada.

La juez deniega también la petición de la compañía de plantear la cuestión prejudicial ante el TSJCE antes de dictar sentencia. Para no pagar los 40 euros, la aerolínea de bajo coste permite a los  pasajeros realizar la facturación 'on-line' entre 15 días y 4 horas antes a la salida del vuelosu página web.

Noticias

anterior siguiente