Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

María Intxáustegui es una arqueóloga subacuática que se vio bloqueada por el confinamiento en Ushuaia, en Argentina, en un velero bergantín. Entonces decidió recorrer diez mil millas, hasta Holanda de donde tenía bandera el barco. Con 18 tripulantes a bordo y varios pasajeros que buscan la aventura, vivieron una aventura real en alta mar. Buena parte del recorrido tuvieron que usar las velas ante la imposibilidad de saber  si podrían o no repostar gasoil. 

Entre 150.000 y 200.000 marineros permanecen bloqueados en todo el mundo por el bloqueo derivado del coronavirus. Luz Baz, Coordinadora de la Federación Internacional de transporte en España, reconoce que la pandemia ha afectado pero también los propios turnos de los marineros que a veces no han tenido relevo. Hay un caso concreto, el del buque Celanova en el que están embarcados 2 españoles, y que permanece frente a las costas de Filipinas desde diciembre. Su situación es dramática En este caso -dice Baz- se junta el caso de bloqueo a un abandono de marinos por parte del armador. 

En 1998 Eva Menéndez, mecánica-náutica, experimentó en toda su crudeza la discriminación laboral a bordo de un barco pesquero en Avilés (Asturias). Cinco años después el Instituto de la Mujer le concedió un premio por su lucha para conquistar espacios de igualdad para la mujer en un terreno tan masculinizado como el náutico pesquero. Eva abandonó el sector y hoy trabaja en la empresa siderúrgica Arcelor Mittal de Avilés como maestra de obras y conservación, al frente de un equipo de hombres.

En Gijón encontramos el caso de Mari Carmen Álvarez, el "bicho raro" de la flota asturiana. Dueña de una lancha, es la única armadora que sale a faenar desde el puerto de Gijón.

El sector náutico pesquero sigue siendo un mundo de hombres. Solo un 2'4% de mujeres se emplean a bordo de barcos. El desequilibrio entre sexos es radical: De las 32.508 personas que trabajan en pesca marítima en España, 780 son mujeres.

La línea de ferrys que une Santander con los puertos de Plymouth y Portsmouth es la única estable entre España y Gran Bretaña, desde 1978. Está operada por la empresa francesa Brittany Ferries. El 'Armorique' fue el primer barco que realizó el trayecto. Con 150 vehículos a bordo y doscientos pasajeros comenzó una historia que dura ya 42 años. En 1986 España entra en la Comunidad Europea y rápidamente aumenta el número de pasajeros y vehículos entre los dos países.

Ahora el buque estrella, el 'Port Aven', es capaz de transportar seiscientos vehículos y camiones y dos mil doscientos pasajeros, con seis escalas semanales. La empresa se enfrenta ahora a un nuevo reto: el Brexit, que entrará definitivamente en vigor el 31 de diciembre de este año. La compañía ya ha establecido planes de contingencia para hacer frente a los previsibles controles aduaneros y a la caída de la libra que podrían afectar al tráfico marítimo.

Brittany, sea como sea el Brexit, tiene además planes para el futuro inmediato. La incorporación de un nuevo superferry, el Galicia, con mayor capacidad de pasajeros y vehículos a finales de 2020. Y la de un nuevo buque propulsado con gas natural en 2023 que permitirá reducir las emisiones de CO2 en esta ruta marítima. Todo para mantener abierta en el futuro esta autopista del mar.

En ¿Te acuerdas? hablamos con Julia Pereira una de las primeras españolas que  pisó la cubierta del 'Armorique', el ferry que hizo el viaje inaugural entre el puerto británico de Plymouth y Santander en 1978. Julia ha trabajado en estos barcos durante más de 40 años. Recuerda las primeras escenas del desembarco y decenas de anécdotas que han sucedido a lo largo de los años. Y la importancia que tienen para el empleo las líneas que unen Santander con el Reino Unido e Irlanda.

Antonio Cuesta ha sido marinero, dicente y práctico. España Directo nos contaba el 20 de julio de 2017 en TVE uno de sus últimos días de trabajo. Como él mismo dice acabó su carrera profesional haciendo "lo que más me gusta, que además es un puesto que envidia cualquier marinero, que es ser marino en casa, durmiendo en casa".

Este reportaje de España Directo, de TVE, recoge una de sus últimas jornadas de trabajo en el puerto de Santander. El contacto con uno de los barcos que va a atracaren el puerto, la salida de la lancha de los prácticos hasta cerca de la isla de Mouro, el abordaje y la relación con el capitán del buque, al que asesora para un correcto amarre.

Para Antonio, como buen santanderino, el mar es su vida. "La gente de Santander -nos cuenta- tanto los profesionales de la mar como los que no lo son, casi todos los días nos asomamos a la bahía, nos asomamos a ver el mar. Hemos visto la evolución del puerto los cambios en los muelles y la magnitud que van adquiriendo los buques con el tiempo cada vez más grandes, más modernos y más feos. La vinculación con el puerto se mantiene se mantiene siempre".

Con Roberto Castilla hablamos del pasado, presente y futuro de Brittany Ferries, la única compañía estable que une por las autopistas del mar España con el Reino Unido. Son 42 años de travesías entre los puertos de Santander y Plymouth y Portsmouth en Gran Bretaña y Cork en Irlanda. Aunque esta linea se ha trasladado hace poco a Bilbao. Roberto recuerda para ¿Te acuerdas? los primeros viajes y hace balance de las cifras de Brittany en el puerto de Santander, del que es el primer cliente por pasajeros y uno de los primeros en mercancías. Y del futuro inmediato con el Brexit, para el cuál ya han establecido planes de contingencia.
 

El informativo regional del centro territorial de TVE en Cantabria emitía en 2018 un reportaje sobre los cuarenta años de la compañía Brittany Ferries, que une el puerto de Santander con los británicos de Plymouth y Portsmouth. Un servicio que empezó en 1978, después de que varias navieras intentaran establecer líneas similares durante esa década. Esas rutas se dirigían a Southhampton y tardaban 37 horas en realizar la travesía. El nuevo servicio redujo ese tiempo a 23 horas, lo que implicaba pasar una sola noche a bordo en lugar de dos.

El buque Armorique inauguró las travesías un 18 de abril. España aún era un país aspirante a entrar en la Comunidad Europea. Los pasajeros y las mercancías debían pasar controles aduaneros y de pasaportes. Desde 1986, ya con España en la CE, la demanda de los viajes se multiplica y crece el número de turistas, camiones de mercancías y vehículos. Al mismo tiempo aumenta también el tamaño de los barcos. De unos pocos centenares de pasajeros y 150 camiones en aquel primer viaje del Armorique, a las dos mil doscientas plazas y seiscientos vehículos de capacidad del moderno Pont Aven.

En este reportaje nos recuerdan esa historia sus protagonistas: Modesto Piñeiro, hijo del primer consignatario de la línea que hizo posible su llegada a Santander, Manuel pascual, director de Brittany Ferries en España o Julia Pereira, trabajadora de los servicios de limpieza y una de las primeras españolas en pisar el Armorique.

Antonio Cuesta ha dedicado su vida al mar. Marinero durante 17 años, docente en varias escuelas de pesca y en la Escuela de Naútica de Barcelona y Práctico Mayor del puerto de Santander. En la entrevistas para este ¿Te acuerdas? nos habla de su vida profesional y de su relación con los ferrys que en los últimos 20 años ha guiado por las aguas de la bahía de Santander.

Dos de los pasajeros del crucero Diamond Princess han muerto por el coronavirus, el Covid-19. El barco ha estado en cuarentena 15 días, atracado en un puerto de Japón con 3.700 pasajeros a bordo. Un aislamiento que, según denuncian algunos médicos, ha resultado ser una incubadora para la enfermedad.

A celebrar los días 19,20 y 21 de mayo la octava edición de Navalia, la feria internacional de la construcción naval de Vigo, ya casi tiene el cartel de completo. Javier Arnau es el director del certamen.

En 1519 partía desde España la expedición capitaneada por el portugués Fernando de Magallanes con la intención de encontrar el paso marítimo que conectase el Atlántico con las islas del sur. Australis quiere conmemorar el V Centenario del descubrimiento del Estrecho de Magallanes con una serie de cruceros por las inhóspitas tierras patagónicas que descubrieron los exploradores, ofreciendo charlas históricas y música de la época a bordo.

A la espera de confirmación oficial, los primeros análisis excluyen el coronavirus en la pareja china del crucero procedente de España y bloqueado en aguas italianas. La mujer tenía fiebre y síntomas de gripe y se ha seguido el protocolo de prevención. Los 6.000 pasajeros del barco, entre ellos españoles, siguen sin poder desembarcar. Informa Sagrario Ruíz de Apodaca.
 

Cádiz amanece pendiente de las tareas de búsqueda por tierra, mar y aire del Rúa Mar, el pesquero que naufragó el jueves. Los peores pronósticos se han cumplido porque se ha encontrado el cadáver del patrón. Nada se sabe de cinco marineros que viajaban a bordo. El Clara Campoamor de Salvamento Marítimo se acerca a la zona en la que puede haberse hundido.

Salvamento Marítimo ha reanudado la búsqueda del pesquero gaditano Rúa Mar, que desapareció en la madrugada del jueves con seis tripulantes a bordo en aguas marroquíes. La radiobaliza del barco, con seis tripulantes a bordo, emitió una señal de emergencia y, desde entonces, no se ha sabido más. "Lo estamos pasando muy mal porque no sabemos nada, porque es muy raro que hayan encontrado una boya así y un barco gigante desaparezca así", asegura la mujer del patrón del barco, Desiré Serrano. Las autoridades se plantean buscar a mayor profundidad.

Las labores de búsqueda del pesquero gaditano ‘Rua Mar’ continúan. La embarcación desapareció durante la pasada madrugada en aguas marroquíes y con seis tripulantes a bordo. Las malas condiciones climáticas están afectando a los servicios de rescate. Durante toda la noche se mantendrá en la zona el buque SAR Mastelero y al amanecer se reincorporarán el avión y el helicóptero de salvamento marítimo.